ESCAPADAS POR LA PROVINCIA

La "Ruta del vino" en la Provincia de Buenos Aires

La "Ruta del Vino" en Buenos Aires cuenta con una gran cantidad de bodegas en su territorio que ofrecen degustaciones y propuestas de enoturismo. Los detalles.

Por Redacción Pilar a Diario 25 de noviembre de 2023 - 08:43

¿Sabías que la provincia de Buenos Aires también tiene su ruta del vino? Con una actividad vitivinícola recuperada luego de más de sesenta años de prohibición, en la provincia de Buenos Airesexisten viñedos y bodegas en zonas serranas, en la costa, y hasta en el conurbano. Malbec, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Chardonnay, son las variedades de uvas que crecen en tierra bonaerense y se utilizan para la producción de un sector que crece a gran velocidad.

En el año 1934, tras la Gran Depresión del 30' y por presión de las provincias cuyanas tras la, el entonces presidente Agustín P. Justo promulgó la ley que imposibilitó a la provincia de Buenos Aires y la de Entre Ríos producir vino. Hubo que esperar más de seis décadas para la derogación de la norma y la posibilidad de revivir la industria vitivinícola bonaerense. Como mencionan muchos bodegueros locales, aquella política generó en la conciencia nacional la idea de que el vino sólo se produce en Mendoza y en zonas similares.

Con la influencia de las sierras, el mar, los médanos y la llanura, también se logró instalar la fabricación de vino, que poco a poco aportó a la consolidación de una nueva imagen identitaria de los bonaerenses.

Además de disfrutar de una buena degustación, visitar algunos viñedos puede significar una experiencia sin comparación. Mucho más en esta temporada estival en la que millones de argentinos están en busca de lugares turísticos poco usuales para conocer. En esta línea, las bodegas bonaerenses ofrecen paisajes distintos, que se acoplan a las necesidades de los foráneos y les permiten aprovechar una opción atípica.

Visitas guiadas, catas dirigidas, degustaciones, y gastronomía temática con maridaje también se dan cita en la provincia más poblada del país para honrar la producción vitivinícola. Las bodegas bonaerenses proponen diversas actividades turísticas para atraer a los apasionados del vino y les permiten aprovechar una opción atípica.

La provincia de Buenos Aires ocupa el décimo puesto del total de provincias argentinas inscriptas y elaboradoras de vino. Con sus diferentes tonos y aromas, el vino invita a experiencias singulares y a continuación te contamos dónde y cómo podés recorrer los diferentes establecimientos dedicados a la producción y el enoturismo.

Conoce cuáles son las diferentes paradas obligadas en la Ruta del Vino en la provincia de Buenos Aires para disfrutar sin necesidad de llegar hasta la Cordillera de los Andes.

Descubrir las bodegas bonaerenses. (Revista Huespedes)..jpg

  • LA RUTA DEL VINO BONAERENSE: ENOTURISMO

Ya hay 10 localidades que poseen bodegas productoras. Acá te contamos cuáles son, por si te dan ganas de recorrerlas.

1. CAMPANA. A pocos kilómetros de Pilar, en cercanías de la Reserva Otamendi, Casa Gamboa viña & Bodega ofrece en Campana algo más que vinos. A sus visitantes ofrece una experiencia completa, enológica y sensorial. Se puede visitar, hacer un picnic en el viñedo, degustar quesos y vinos y hasta participar de la vendimia. Además, organiza eventos privados, que incluyen un fogón. Posee 43 hectáreas de campo.

Lo peculiar es que los vinos fueron concebidos con la idea de ser consumidos solamente en el restó Casa Gamboa, para disfrutar de un maridaje perfecto con los platos que allí se elaboran. El restaurante en medio del viñedo atiende sábados y domingos, con reserva previa, que incluye un paseo guiado por la finca, a las 11:30 o a las 16:00. Allí se puede optar por opciones de tapeo o a la carta, con menú especial de maridaje.

Dentro de las cepas cultivadas, encontrarán las tradicionales pero también otras menos convencionales como riesling. Las etiquetas son de producción limitada.

Además, el año pasado desarrollaron el proyecto Mi Finca, por la que se puede acceder a la compra de un pedazo de tierra o parcela de alguna cepa para que cada uno elabore su propio vino, con el asesoramiento del equipo enológico de Gamboa.

Ideal para escapada corta pero efectiva.

Bodega Gamboa. (argentina.ladevi.info).webp

2. BERISSO. La Cooperativa de la Costa de Berisso se encuentra en Av. Montevideo 6420. Son los organizadores de la Fiesta Provincial Vino de la Costa, que se realiza todos los años en julio y, desde 2008, elaboradora sus propios vinos.

Se trata de producciones familiares pequeñas, que funcionan como una cooperativa. Organizan visitas guiadas a la quinta de alguno de los productores, en la que cuentan cómo es la producción de uva, pero también de otras frutas. El recorrido sigue en la planta elaboradora de vinos de la cooperativa donde se explica el proceso. Incluye degustación.

3. CAÑUELAS. Se encuentra, en Paraje a la noria 300, Cañuelas, a tan solo 8 kilómetros de Uribelarrea. La bodega se llama Finca Don Atilio que, desde fines de 2017, recibe a los visitantes y organiza degustaciones de sus vinos.

Se emplaza sobre dos hectáreas cultivadas con syrah, merlot, sauvignon blanc, pinot noir y tannat.

Para la elaboración del vino no se utilizan aditivos; se optó por el camino tradicional heredado de los antepasados de cosechar, moler las uvas y pasar al proceso de fermentación. Ofrecen cinco vinos: dos tintos, uno blanco, uno rosado y un espumante, todos con una esencia natural y casera.

Finca Don Atilio. (infocañuelas.com)..jpg

4. TANDIL. La bodega familiar Cordón Blanco, fundada en 2008, es otro de los grandes atractivos turísticos que ofrece la región, junto con el paisaje y la producción de embutidos. La bodega vinifica carmenere, syrah, sauvignon blanc, semillon, merlot y cabernet franc.

Comenzó en 2008 como un proyecto familiar con la implantación de un viñedo al oeste de Tandil. Probaron distintas cepas y fueron seleccionando las de mejor desarrollo. En 2012 abrieron el segundo viñedo, al sur de la ciudad, en donde ensayan otras variedades buscando diferenciación de suelo.

El nombre hace referencia al cordón serrano que forman las sierras de Tandil y al cuarzo blanco, que es un mineral conocido por ser muy energético y que abunda en el primer viñedo, de ahí Cordón Blanco.

Las visitas se hacen todos los días e incluye una degustación. El recorrido es dos horas y permite adentrarse en la historia de la bodega contada por un enólogo. Por el momento no se ingresa al establecimiento, solo se recorren los viñedos.

5. BALCARCE. No demasiado lejos de Tandil se ubica la bodega Puerta del Abra, con viñedos plantados a 600 metros del pie de la sierra, propiedad de Jorge Pérez Companc.

Es una bodega de la provincia de Buenos Aires que no está abierta para visitas ni cuenta con desarrollo turístico, solo se dedica a la elaboración del vino en un valle rodeado de sierras.

Sus vinos se pueden encontrar en vinotecas, restaurantes y Wines Bar. Actualmente, produce unos 20.000 litros de vino y cuentan con 12 hectáreas plantadas de chardonnay, albariño, riesling, pinot noir, cabernet franc. tannat y bonarda.

Puerta del Abra. ( vinetur.com)..webp

6. CHAPADMALAL. ¿Quién dijo que los vinos sólo eran de montaña? Hace poco más de un lustro, Trapiche inauguró la primera bodega de influencia oceánica de la Argentina en una localidad que en los últimos años tuvo una explosión inmobiliaria, a sólo 26 kilómetros de Mar del Plata. Es la bodega Costa y Pampa, un producto que vale la pena probar.

A diferencia de la Cordillera, acá las lluvias son abundantes y eso da lugar a otros vinos. La bodega se especializa en blancos y espumantes, entre los que se destacan el Sauvignon Blanc, Riesling, Gewürztraminer, Pinot Noir -la única variedad de tinto- y una de las joyas: el Albariño, una variedad blanca de Galicia. Organizan catas y, en primavera y verano, actividades al aire libre en su campo.

7. CORONEL PRINGLES. No demasiado lejos de la Sierra de la Ventana se creó un pequeño emprendimiento vinícola a cargo de la bodega Myl Colores.

Myl Colores cuenta con 2,5 hectáreas de viñedos a 303 metros de altura sobre el nivel del mar, en las Sierras de Pillahuinco, sobre la ruta 51. Los viñedos son de uva malbec, chardonnay, pinot noir y tannat. La especialidad de la casa son los espumantes de alta gama.

En octubre comienzaron con las visitas guiadas por el viñedo, con degustación, pero todo el año está abierta la casa de huéspedes con vista a la viña, que cuenta con tres habitaciones en suite.

Bodegas Myl Colores. (www.semanarioextra.com.ar)..jpg

8. SIERRA DE LA VENTANA. La bodega Saldungaray es una de las pioneras que se lanzó a elaborar vinos en territorios no convencionales. A este emprendimiento, que se ubica muy cerca de la Sierra de la Ventana, se sumó la vecina Cerro Colorado, en Villa Ventana.

Cuenta con 20 hectáreas de viñedos con uvas como sauvignon blanc, chardonnay, pinot noir, malbec, merlot, tempranillo, cabernet sauvignon y cabernet franc.

Abre sus puertas de jueves a domingos y feriados durante todo el año, con visitas guiadas, catas dirigidas y tienda de vinos. Los recorridos se realizan cada una hora, sin reserva previa, desde las 11:00 hasta las 18:00. Duran 30 minutos e incluyen una degustación. También brinda un servicio de catas dirigidas con reserva. En enero, febrero y vacaciones de invierno abren todos los días, en los mismos horarios.

Bodega Saldungaray. (Turismo de la provincia de Buenos Aires)..jpg

9. MEDANOS. En el sur de la provincia, cerca de Bahía Blanca, se encuentra Al Este Bodegas y Viñedos. Esta fue la primera bodega bonaerense, fundada en el año 2000.

Se trata de un predio de 300 hectáreas en el kilómetro 732 de la Ruta 22, en la localidad de Médanos, partido de Villarino.

Produce unas 60.000 botellas al año, entre malbec, cabernet sauvignon, merlot, tannat, syrah, tempranillo, petit verdot y su uva estrella, chardonnay. Para contar su historia cuenta con visitas gratis de lunes a viernes de 7:00 a 15:00 y los sábados hasta las 12:00. No hace falta reservar.

También organiza reuniones empresariales y de amigos; fiestas familiares; casamientos, y almuerzos o cenas a pedido.

Bodegas Al Este - Villarino. (noticiasmercedinas.com)..jpg

10. JUNÍN. Se trata de una región bonaerense completamente virgen para la producción vitivinícola que, además, nadie se imaginó que pudiera prosperar allí una bodega, por el tipo de suelo y clima que posee, más propicio para la agroganadería. Finca Las Antípodas(su nombre lo dice todo) apostó por probar en la zona y por ahora le está dando resultado.

Su producción incluye malbec y cabernet franc y se pueden degustar en el fin de semana allí mismo, junto con una picada con fiambres regionales y una charla explicativa del proyecto

También, ofrece alojamiento en containers dentro del viñedo y con vista a la finca. Además, un día del fin de semana -generalmente los sábados- abre las puertas para quien quiera conocer la bodega y pasar la tarde en la finca. No hace falta reservar, solo averiguar qué día está disponible. El ingreso es sin costo, solo se paga lo que se consume. La propuesta busca recrear la oferta de puertas abiertas de las bodegas de California, Estados Unidos.

¡COPAS EN ALTO POR ESTE ORGULLO BONAERENSE!

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar