Furor

La moda de los patitos en la cabeza llegó a Pilar: dónde conseguirlos

La tendencia nació en Oriente y no tardó en hacerse popular en el resto del mundo. En los últimos días llegaron a Pilar los curiosos accesorios que se llevan tanto en el pelo como en la cabeza.

17 de mayo de 2024 - 09:25

Con la fuerza imparable de las redes sociales, lo que es tendencia en la otra punta del planeta tarde o temprano termina imponiéndose en estas latitudes. Modas efímeras que, mientras duran, se convierten en furor y revolucionan el consumo. La más reciente llegó desde Taiwán con una combinación de excentricidad y ternura: los patitos Kawaii (bonito o tierno, en japonés) de amarillo que se colocan en la cabeza o en la ropa.

En Pilar, los animalitos comenzaron a asomarse todavía de forma tímida durante la semana pasada en puestos de venta ambulante de pochoclos y dulces para niños. Aunque no fue hasta los últimos días cuando las miradas esquivas que los pasaban por alto comenzaron a posarse sobre ellos a fuerza del protagonismo que fueron ganando en TikTok.

Siempre atento a las últimas tendencias, Casa Ventura (Tomás Márquez 1295) es uno de los primeros comercios en Pilar en sumar a su stock los curiosos patitos. En el día de ayer llegaron al local y desde entonces son de los productos más buscados.

Cada unidad se vende a $1.100 pesos, tanto los modelos decorados (patitos con coronas en la cabeza) como los simples. Cabe aclarar que en la ciudad de Buenos Aires los mismos cuestan hasta $2.500 cada ejemplar. En el Barrio Chino, en tanto, rondan los $1500.

Moda

La moda de los patitos en la cabeza nació en las calles de Filipinas, China y Japón y no tardaron en popularizarse en el resto del mundo.

Cabe destacar que en Asia el color amarillo se asocia con la felicidad, la alegría y la energía positiva, de modo que llevar este accesorio representa optimismo.

Asimismo, en Taiwán los patitos amarillos representan la buena suerte, por lo que al usarlos se están atrayendo buenos augurios. De hecho, en este país asiático existe una celebración en torno a la figura del pato de goma que se conmemora con un inflable gigante que se ubica en la costa de la ciudad de Kaohsiung, y por la que los ciudadanos y turistas llevan los broches típicos para conmemorar la ocasión especial.

Sin embargo, no son pocos los que le adjudican el origen de esta moda a una disputa política, entendiendo que se trata de un gesto desafiante por parte de los ciudadanos de Filipinas hacia la República Popular China.

En una convención de cosplay de animé que se realizó en la ciudad filipina de Baguio en octubre de 2023 comenzaron a verse los primeros "patitos en la cabeza" entre los participantes.

El conflicto original se originó por protestas de los chinos filipinos hacia distintas medidas aplicadas por la república oriental.

Históricamente, los patos de goma eran vistos como un símbolo de Hong Kong, que solía tener unos inflables gigantes atracados en el puerto para que sean visitados por los turistas. En el año 2013, la figura del animal se convirtió en un símbolo de resistencia contra el gobierno de Xi Jinping, cuando los activistas intervinieron una obra de arte de un conocido pato de goma gigante del artista holandés Florentijn Hofman en las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989.

Por este motivo y curiosamente, todavía los resultados de la búsqueda en internet de “gran pato amarillo” continúan bloqueados en China.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar