Todo listo para Artemis I: la misión de la NASA para volver a la Luna

sábado, 27 de agosto de 2022 · 08:12

La década de 2020 abrió consigo una enorme ventana para la exploración aeroespacial, pues desde el principio se anunció que sería el momento en que el hombre regresaría para pisar la Luna otra vez, luego de más de medio siglo de que Neil Armstrong diera ese gran salto para la humanidad.

La NASA ha dado luz verde a la misión Artemis I y mantiene para la mañana del 29 de agosto la fecha tentativa de su despegue dando el pistoletazo de salida a la nueva era de la conquista lunar.

A través de varios comunicados, la agencia espacial estadounidense ha informado que la primera misión del programa Artemis está destinada a hacer un viaje exploratorio alrededor de la Luna a bordo de la nave Orión, que será la encargada de hacer esta travesía.

Este primer vuelo tiene tres objetivos principales: demostrar que puede regresar a través de la atmósfera de la Tierra de manera segura; que puede trabajar de manera constante en un 'entorno de vuelo' desde el lanzamiento hasta el amerizaje; y, finalmente, que puede mantener a salvo a los astronautas tras la reentrada. De forma adicional, la nave tomará 'selfies' de sus paneles solares para mantener la atención de la sociedad sobre el viaje.

Además de servir como prueba piloto, esta primera misión también tiene el objetivo de investigar qué tanto peligro enfrentará la tripulación, por lo que a bordo del Artemis 1 estarán algunos maniquíes de prueba para evaluar el nivel de radiación que se puede captar en este viaje. Estos maniquíes estarán equipados con 5.600 sensores para medir la radiación; de los dos, solo uno usará un chaleco de protección contra la radiación AstroRad.

También los acompañará otro tripulante inanimado que además de recoger información sobre la aceleración y la vibración del viaje, tiene dos sensores de radiación para ver la exposición acumulada que involucra esta misión lunar.

A medida que la nave orbite alrededor de la Tierra, desplegará sus paneles solares y la etapa de propulsión criogénica provisional (ICPS) le dará a Orión el gran impulso necesario para abandonar la órbita de la Tierra y viajar hacia la Luna. A partir de ahí, Orión se separará del ICPS dentro de unas dos horas después del lanzamiento. Luego, el ICPS desplegará una serie de pequeños satélites, conocidos como CubeSats, para realizar varios experimentos y demostraciones de tecnología.

El último gran hito de la misión de Orión será un reingreso de alta velocidad a través de la atmósfera de la Tierra, con el objetivo de amerizar en la costa de San Diego. Descenderá al Océano Pacífico en paracaídas y, justo antes de llegar, realizará una maniobra de «orientación de aterrizaje» para deslizarse entre las olas del océano en el ángulo correcto.

Allí, la energía del vehículo permanecerá encendida durante aproximadamente dos horas para probar si Orión mantiene de forma adecuada la temperatura del interior de la cápsula. Después, un barco de la Marina de los EE. UU. recuperará la nave.

Después de la misión, vendrán meses de análisis para garantizar que SLS y Orión están listos para transportar humanos. El cronograma actual exige que Artemis II lleve una tripulación en órbita lunar en 2024 y que Artemis III, la primera misión humana de alunizaje desde el Apolo 17 en 1972, aterrice en la superficie a partir de 2025.

 

 

 

 

Comentarios