Ahorrar en pesos: ¿En qué se diferencian el plazo fijo tradicional y el UVA?

lunes, 18 de abril de 2022 · 15:50

Por el contexto internacional, el conflicto bélico en Europa y la suba de las tasas para plazos fijos otorgados por el Banco Central De la República Argentina, el dólar (blue) sufrió una caída en su precio que se observa desde principios de marzo. 

¿Qué opciones tienen ahora los ahorristas que ya no ven rentable la compra de dólares?

 

Plazo fijo, UVA y otras inversiones: ¿Qué conviene? 

Para evitar una fuga desproporcionada de dólares de las arcas del Estado, el BCRA fijó tasas mayores para los plazos fijos con la intención de seducir a los ahorristas en moneda extranjera a invertir en pesos. La tasa efectiva será del 50,4% anual, pero la inflación para este año tiene proyecciones muy diferentes: la inflación proyectada para 2022 va de un 40% para el Gobierno, hasta un 60% según las consultoras privadas.

Si tomamos como base la inflación proyectada por el Gobierno, de 40%, entonces se ganaría casi 10 puntos de valor real al momento de invertir en plazos fijos tradicionales; el interés que estos tienen es de un 50,4%. Sin embargo, el Relevamiento de Estadísticas de Mercado (REM) asegura un aumento generalizado de los precios a un porcentaje de 54,8% y otras consultoras independientes proponen un valor cercano al 60%. En este caso, invertir en un plazo fijo no permitiría correr contra la inflación y mantener el poder adquisitivo del dinero depositado, en el mejor de los casos “no se pierde tanto”.

Habiendo considerado los pro y los contras del plazo fijo tradicional, el plazo fijo UVA (Unidad Valor Adquisitivo) parecen ser la opción preferida de muchos y la más recomendada por los economistas para aquellos que siguen apostando a los plazos fijos. No obstante, este tipo de inversión es de las menos conocidas y en Argentina no existía hasta hace unos pocos años.

 

¿En qué se diferencia de los instrumentos de inversión más tradicionales?

Se desconoce al momento de invertir cuánto se ganará ni qué interés se le aplicará. Se mide a partir de Unidades De Valor Adquisitivo (una medida vagamente equiparable a “puntos de inflación'') y se le agrega un interés “extra”.

Al retirar el dinero se obtendrá, entonces, el capital invertido y un interés que corresponderá a la inflación del período más un 1%.

  • Idealmente, con este formato, nunca se pierde poder adquisitivo y se gana “un poquito más”.
  • Hay que tener en cuenta que la UVA la fija el Banco Central.
  • El plazo en el que se puede retirar un plazo fijo UVA difiere si es precancelable o no precancelable.

 

¿Qué diferencias hay entre un UVA precancelable y uno no precancelable?

La opción de plazo fijo UVA "normal" se debe permanecer como mínimo, con los fondos encajados, durante 90 días. Y la renta brindada ajusta por inflación, cifra que durante todo el año pasado fue de 51% anual.

A su vez, el  UVA "precancelable" posibilita disponer de los fondos colocados luego de transcurridos los 30 días de plazo, es decir, hacer un rescate de los pesos invertidos en cualquier momento, después de haberse cumplido un mes de plazo.

Por supuesto, a cambio de esta ventaja de cancelación temprana, se percibe una retribución bastante inferior a la del plazo fijo UVA normal.

Si en el precancelable se retiran los fondos antes de los 90 días, se percibirá un interés del  34% de tasa nominal anual (TNA). Tasa  que es, incluso, inferior al que otorga un plazo fijo tradicional, que es del 39%, y cuyo plazo mínimo es también 30 días.


 

Comentarios