El pueblo de Manuel Alberti homenajea al Padre Tomás

El próximo martes, Tomás Llorente cumplirá 50 años como sacerdote. Llegó a la localidad en 1982 y fue una figura fundamental para su crecimiento y desarrollo. Se realizará un evento para agasajarlo.
miércoles, 23 de junio de 2021 · 09:03

Sin dudas, el Padre Tomás Llorente es uno de los vecinos más destacados en la historia de Manuel Alberti, localidad que tiene poco más de medio siglo de vida y un recorrido marcado por muchos períodos de indiferencia por parte de las sucesivas administraciones.

El próximo martes, Llorente cumplirá 50 años como sacerdote, motivo por el cual los vecinos de Alberti han organizado un homenaje a la medida de uno de los habitantes que más luchó por el crecimiento y desarrollo de la localidad.

“Va a ser agasajado por vecinos e instituciones, junto a las parroquias Santa Rosa de Lima, Santa Teresita y Sagrada Familia”, explicó a El Diario Rosita Vargas, una de las coordinadoras del evento.

Así, el martes 29 desde las 9.30 Llorente recibirá un merecido homenaje por parte de la comunidad a la que vio crecer. El sitio elegido es el atrio de la parroquia Santa Rosa de Lima, donde -con protocolos y cuidados- se irán diciendo palabras alusivas “para agradecerle por todo lo que hizo por la localidad, es una persona muy importante para Alberti, que siempre trabajó para este lugar”.

Nacido en España, Tomás Llorente llegó a Manuel Alberti en 1982 como misionero de la Congregación de la Sagrada Familia. De inmediato se enamoró del lugar y ya nunca más lo abandonó. En ese momento puso manos a la obra en una iniciativa educativa que -tras mucho esfuerzo- decantó en el Colegio María Madre Nuestra.

Además, como recuerda Rosita, “insistió y gestionó por asfaltos, como el de la calle Yrigoyen hacia Panamericana, consiguió terrenos para lugares como el asilo de ancianos, participó de la creación del centro de jubilados y muchas cosas más”.

Además, junto a vecinos como José Iacurto (recordado exconcejal) logró que Manuel Alberti continuara siendo parte de Pilar en 1994, cuando la Provincia quería anexarlo al por entonces nuevo municipio de Malvinas Argentinas.

Siempre frontal, incómodo para varios políticos por su lengua filosa pero certera, el Padre Tomás Llorente se convirtió en un icono de Alberti, pueblo que le rendirá homenaje y un merecido “gracias” el próximo martes.

5
3
6%
Satisfacción
56%
Esperanza
12%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios