Saltos de partido y votaciones apuradas a horas del recambio

 Opositores pasaron al oficialismo antes de asumir sus bancas. Se aprobaron expedientes que todos dicen no haber visto. Mañana se espera otra sesión con polémica. El martes juran los nuevos ediles.
domingo, 8 de diciembre de 2013 · 00:00

 


por Diego Schejtman d.schejtman@pilaradiario.com

La prolijidad no será el signo que más se recuerde cuando la historia escriba el breve párrafo que le corresponderá al recambio legislativo 2013 en Pilar. 
Poco antes de que el Concejo Deliberante despida a 10 de sus miembros –dos de los cuales renovaron sus bancas- y le dé la bienvenida a sus nuevos 12 integrantes, hubo de todo: saltos de partido, votaciones apresuradas y hasta la aprobación de un expediente que implica un contrato millonario que todos, o casi todos, aseguran no haber leído jamás.
Mañana, un día antes de la jura de los 12 ediles que obtuvieron sus bancas en las elecciones del 27 de octubre, los concejales actuales tendrán su última sesión con la antigua conformación. Y será polémica.
Es que el tema principal será un canje de tierras que el country Tortugas, uno de los más antiguos del distrito, tiene pendiente con el Municipio.
El expediente debió votarse el jueves, pero se devolvió a comisión cuando se detectaron algunas falencias. Entre otras, la falta de tasaciones que recomendaba el propio departamento legal del Ejecutivo.
Difícilmente esos papeles aparezcan para mañana, por lo que la despedida de la mitad de los concejales podría deparar, también, un debate duro.

A los saltos
Los saltos de partido son, también, uno de los sellos del recambio legislativo. Primero fue el de dos que se van el martes: el sindicalista químico Sixto Desanto y la ex macrista Silvana Aguilar. 
Al menos para ésta última, el pase de partido comenzó a rendir sus frutos: la concejal admite que apenas venza su mandato tendrá trabajo en el Municipio, aunque aún no sabe si será en el Concejo Deliberante o en el Ejecutivo.
Los otros dos saltos corresponden a concejales por asumir. Y también tuvieron como destino el oficialismo.
En este caso, se trata de Gustavo Trindade y Hugo Rosso, elegidos por una colectora del Frente Renovador que se presentó a la sociedad como “el massismo sin Zúccaro”. Ahora, Rosso será parte del bloque zuccarista mientras que Trindade busca resistir al máximo manteniendo su bancada unipersonal, pero trabajando en interbloque con los representantes del gobierno.
Rosso explicó que la decisión fue una orden del propio Massa y de su conductor regional, el senador Jorge D’Onofrio. “Es un dilema”, reconoció. Y dijo que cuando se lo comunicó a sus seguidores “algunos lo entendieron y otros no”.
Trindade también admitió que se trató de “una bajada de línea” de sus conductores, pero aseguró que lo suyo no será “obediencia debida”. 

A ciegas
El último de los antecedentes del recambio legislativo se dio en la última sesión ordinaria del año, el jueves pasado, cuando el Concejo votó un expediente vinculado a la contratación de la empresa encargada del alumbrado público en una zona del distrito. La falta de precisiones de esa votación guarda pocos antecedentes. 
Hasta ayer, al menos una decena de ediles y un funcionario de alto rango consultados por la prensa aseguraban desconocer el contenido del expediente que habían votado –muchos por la positiva- o analizado, según el caso.
Nadie pudo decir si fue un llamado a licitación o una extensión del contrato a la actual prestataria, Lesko. Tampoco la duración del acuerdo ni el monto previsto.
Ayer, en una entrevista radial, el massista Trindade fue el primero en dar ciertas precisiones. Aseguró que, en realidad, se trató de una autorización al Departamento Ejecutivo para que selle un contrato en forma directa y sin licitación por cuatro años con alguna empresa, sin muchos más datos.
El expediente, a su vez, quedó fuera del alcance de la vista de los periodistas y concejales opositores que solicitaron, sin suerte, tenerlo ante sus ojos.

Lo que viene
El martes asumirá un nuevo Concejo que, a primera vista, asoma más plural, aunque el oficialismo seguirá teniendo la mayoría y hasta conservará los dos tercios de las manos merced al pase de Trindade y Rosso.
Varios de los que asumen tienen proyectos políticos que buscan consolidar de cara al 2015 –incluidos los grupos massistas, más amontonados que unidos- y tendrán en el Concejo un escenario donde mostrar sus proyectos, ideas y capacidades.
Varios de los que asumen prometen llegar con baterías de proyectos para presentar antes de fin de año. Y hasta comenzaron diálogos entre fuerzas de raigambre ideológica muy diversa pero con ideas concretas que pueden confluir. 
La jura coincidirá con el 30º aniversario de la restitución democrática. Todo un símbolo de esperanza en un país que venía acostumbrado a las interrupciones frecuentes y violentas de sus gobiernos populares. Una luz que puede ayudar a disipar ciertas opacidades que aún persisten. n


Los que asumen 
Frente Renovador: Ricardo Male, Alberto Zapata, María Guillermina Sánchez, Alfredo Hermida y Marcela González.
Frente para la Victoria: Santiago Laurent y Juan Luna.
Unión Popular: Gustavo Trindade y Hugo Rosso (se sumarán al Frente Renovador). 
Unidos por la Libertad y el Trabajo: Nicolás Ducoté y Osvaldo Pugliese.
Frente Social: Sebastián Pérez.
 
 
Los que se van
Frente Renovador: Miguel Saric, Alberto Zapata (reelecto), Liliana Alfaya, Walter Roldan, Cristina Gómez, Oscar Larramendi.
Unión Pro: Noemí Barrio, Sixto Desanto, Silvana Aguilar,  Gustavo Trindade (reelecto).
 

Comentarios