Ocho listas van a las urnas para definir el nuevo escenario político

 El oficialismo llega como favorito, pero necesita ampliar diferencias. El kirchnerismo busca mejorar el resultado para tener más concejales. Cómo llegan y qué les espera hoy a los candidatos.

domingo, 27 de octubre de 2013 · 00:00

  

por Diego Schejtman d.schejtman@pilaradiario.com

 

Ocho listas son las que hoy, entre las 8 y las 18, conformarán la oferta electoral que tendrán disponibles los más de 191 mil pilarenses habilitados para votar. De los candidatos que se ofrecen, 12 hombres y mujeres serán elegidos como concejales para asumir sus bancas el próximo 10 de diciembre, el mismo día que se cumplirán 30 años de democracia y 10 del gobierno de Humberto Zúccaro en Pilar.

Las ocho listas que competirán hoy son las que sobrevivieron a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto, luego de haber dejado en el camino a las que no consiguieron el mínimo requerido del 1,5% de los votos. El Pro, Podemos, Unión con Fe y Lealtad y Dignidad fueron las fuerzas que no superaron el corte.

Pero las que están en carrera llegan a esta recta final con situaciones diferentes.

La lista del Frente Renovador, que encabeza Ricardo Male, fue clara ganadora de las PASO y llega a estas generales como favorita. Pero tiene una meta de oro: superar el 37,64% de agosto, el peor resultado de la década zuccarista.

Pero si eso preocupa, más todavía lo hace la diferencia de casi 13 puntos que Sergio Massa le sacó a la lista local encabezada por Ricardo Male. Achicar esa brecha es clave en la estrategia del zuccarismo para empezar a hacer frente a las internas que vienen de cara al 2015, cuando será el propio Zúccaro el que ponga su título en juego.

El Kirchnerista Frente para la Victoria, a su vez, enfrenta su primera elección local en condición de punto desde que llegó al gobierno en 2003. El 15,31% de las PASO es un piso que sus candidatos locales esperan ampliar. El 20% es la meta que persiguen, un blanco difícil de alcanzar pero que les significaría pasar de dos a tres concejales.

 

Para remontar

Unidos por la Libertad y el Trabajo, la lista denarvaísta encabezada por Nicolás Ducoté, recibió el 12,42% de los votos en agosto. Desde entonces, las encuestas dadas a conocer no fueron optimistas para su referente provincial, Francisco de Narváez.

Sin embargo, en Pilar son optimistas. Confían, primero, en los repuntes generales de la lista. Pero saben, además, que el Colorado suele sacar en Pilar más votos que su promedio provincial. Y no dejan de apostar a cierto nivel de corte a favor de la lista local en la que Ducoté es acompañado por Osvaldo Pugliese, el ex jefe de gabinete de Zúccaro convertido hoy en una especie de némesis del oficialismo.

El cuarto de las PASO fue el massista Gustavo Trindade, de Unión Popular, que obtuvo un 11,32% de los votos. Su resultado es una incógnita con explicaciones diferentes: en el zuccarismo, aseguran que en realidad buena parte de los votantes lo eligió por confusión, tomando la boleta de Sergio Massa; alrededor de Trindade, en cambio, sostienen que fue elegido por los que quieren un massismo sin Zúccaro.

Trindade fue apadrinado por el senador massista Jorge D’Onofrio, que ve en esta elección su plataforma de lanzamiento para comenzar a disputarle el territorio a Zúccaro de cara al 2015.

El Frente Progresista Cívico y Social debió resolver en agosto una interna que arrojó como ganador a Gabriel Lagomarsino, representante de la Coalición Cívica con pretensiones vecinalistas. Y aunque los que perdieron acompañan, quedaron lejos de ser una fuerza compacta.

En las PASO sumaron el 6,92%, cerca de 1900 votos menos de los que necesitarían ahora para que Lagomarsino llegue al Concejo por primera vez tras 10 años de presentarse a cada elección, consolidando un perfil de opositor duro.

Como el massismo, el kirchnerismo también tiene su colectora, en este caso del Frente Social que postula a la cabeza de la lista a Sebastián Pérez, que se quedó en agosto con el 6,89%. Muy cerca del Frente Progresista, está, también, a no mucho más de 2 mil votos de meterse en el Concejo.

Aunque hay otras dos fuerzas en juego, la izquierda del FIT y Compromiso Federal, las seis mencionadas hasta acá son las que tienen chances reales de meter representantes en el deliberativo. Una amplitud inédita en estas tierras, en las que no más de tres partidos suelen repartirse los cargos. De ahí que el resultado de hoy implicará nuevos desafíos para los actores políticos, tanto los que detentan el poder –el local y el nacional, por primera vez disociados- como para los que aspiran a alcanzarlo dentro de dos años.

Pero sobre todo, definirá si el próximo Concejo Deliberante tendrá más voces para el debate, mejores propuestas para la vida de los ciudadanos y un control más estricto de la gestión de gobierno.

En definitiva, si estará a la altura de esta democracia que, a punto de cumplir sus 30 años, se va asomando a la madurez. 

 

  

Desde lejos
Para dar testimonio

Desde lejos en la tabla de los resultados, sin chances de acercarse al Concejo Deliberante, el Frente de Izquierda de los Trabajadores, de Juan Manuel Sepúlveda Orange, y Compromiso Federal, con Daniel Liberé, cierran la lista de los anotados en las elecciones.

Sus situaciones son diferentes. El FIT viene en franco crecimiento, empujando para que Néstor Pitrola se convierta en el primer diputado nacional del Partido Obrero en representar a la Provincia de Buenos Aires en el Congreso.

Con su bastión en las fábricas, donde saben estar del lado de los trabajadores en los conflictos duros, vienen del 3,32% en la PASO y piensan crecer.

A Liberé, por su parte, la situación no le sonríe. Con los Rodríguez Saá en declinación, deberá enfrentar la elección con una boleta corta para tratar de defender el magro 1,6% con el que superó las PASO.

 

 

Edición especial
Mañana, El Diario pondrá en la calle una edición especial con la cobertura más completa de las elecciones.

Comentarios