SECRETOS EN REUNIÓN

domingo, 4 de diciembre de 2011 · 00:00

 

Secretario

El casamiento del secretario del Concejo Deliberante, Estanislao Álvarez (felicitaciones para él) generó una situación atípica en el recinto. Es que alguien debía reemplazarlo en su fundamental tarea y el elegido no fue otro que el concejal denarvaísta Diego Ranieli.

Durante toda la sesión –la última con la actual conformación del cuerpo- el reelecto opositor leyó cada uno de los expedientes a tratar, aunque estuvo impedido de opinar, debatir, o votar cualquiera de ellos. Igual, para lo que hay que decir…

 

Nombre

A punto de dejar su banca tras cuatro años de mandato, el macrista Marcelo Criniti rompió su costumbre y participó de la última sesión, la del jueves pasado. No sólo eso: esta vez, fue él quien estuvo encargado de justificar la ausencia de otra edil, en este caso su casi aliada Rosa Baiz.

Eso sí, para no romper todas las rutinas, el macrista volvió a errarle al apellido de su compañera, a la que, como desde hace cuatro años, llamó Báez.

 

Vopolipigopomapa

El histórico Juan Carlos Gaynor dejó en los últimos días la Dirección de Prensa del Concejo y, por el momento, no se anunció quién será su reemplazante. Pero esta semana, sin embargo, no faltó el orden del día de la sesión enviada por mail a las redacciones periodísticas.

Desde el anonimato, quien redactó el texto introdujo un error que causó sorpresa. En uno de los expedientes, donde debía leerse “Bapro Pagos” decía “Pabro Papo”. Al principio pudo creerse en un homenaje al gran Carpo, pero no, era un pifie de tipeo nomás.

 

Aumento

La secretaria de Hacienda, Viviana Aranzasti, porfiaba ante los periodistas que la tasa de Seguridad que se incluye en la boleta del ABL no sufrirá modificaciones el año que viene. En cierto modo tenía razón, ya que el monto seguirá fijo en dos pesos.

Claro que, desde el 2012, en lugar de cobrarse bimestralmente como hasta ahora, se hará de manera mensual, con lo cual el aumento será del 100%.

 

Gente honesta

Esta vez, el error no es de un político sino de un periodista. Y para demostrar el nivel de autocrítica que podemos tener, el responsable es un trabajador de El Diario.

Resulta que el viernes, tras cubrir una conferencia de prensa en el palacio municipal, el reportero dejó olvidada una cámara de fotos en el salón V Centenario. Por suerte, un empleado del área de Privada del Municipio, se comunicó más tarde con la redacción para dar cuenta del olvido y devolver la cámara.

No todas son malas en las oficinas públicas ni todas buenas en las redacciones.

 

Pelea perdida

El intendente Humberto Zúccaro viene ganando elección tras elección desde el 2003. En eso no tiene rivales. Pero en lo personal, hay una pelea que viene perdiendo por paliza: la que lleva adelante contra su adicción al tabaco.

Por eso, resultó contradictorio verlo el martes en la inauguración local de la planta de la tabacalera Nobleza Piccardo, en el Parque Industrial.

Comentarios