La tensión entre el Gobierno y la CGT también se sintió en Pilar

El camionero Oscar Larramendi es concejal oficialista. Defendió los reclamos de Hugo Moyano. Sus compañeros kirchneristas llamaron a poner a la patria por delante de los intereses particulares.

sábado, 17 de diciembre de 2011 · 00:00

 

Larramendi dialoga con la presidenta del bloque oficialista, Liliana Alfaya.       

 

La tensión generada por el titular de la CGT y líder del gremio de los camioneros, Hugo Moyano, con su crítico discurso hacia el Gobierno nacional se coló en la política local.

Es que en el bloque del Frente para la Victoria del Concejo Deliberante conviven referentes del kirchnerismo más puro con otros indiferentes a la política nacional y hasta con confesos antikirchneristas. En esa mezcla, aparece también el secretario general de los camioneros de Pilar, Oscar Larramendi.

La sesión del jueves, el mismo día del discurso incendiario que el sindicalista arrojó en el estadio de Huracán, todos se vieron las caras en una sesión del Concejo Deliberante. Y pese a la urgencia de los temas locales –esa noche se aprobó el presupuesto 2012, por caso- hubo lugar para la cuestión nacional.

En diálogo con El Diario, Larramandi reivindicó el discurso de Moyano y subrayó el carácter masivo del acto del que él mismo había participado. “En el discurso. Moyano no rompió con nadie, reclamó con coherencia lo mismo que viene reclamando siempre”, sostuvo, y recordó que tras su renuncia al PJ el camionero dijo que no abandonaría la lucha.

- ¿Quién estará enfrente en esa lucha? — preguntó El Diario.

- Hugo siempre dijo que cuando algún gobernante ataca a los trabajadores él se va a cruzar de vereda. Y si siente que se está a atacando a los trabajadores, seguramente lo va a hacer. Pero no rompió lazos con nadie, simplemente habló de seguir negociando.

Cuando El Diario le preguntó si creía que el kirchnerismo atacaba a los trabajadores, Larremdi eligió tirar la pelota afuera: “Hay que preguntarle al gobierno”, eludió.

Por otro lado, cree que la situación no va a afectar en Pilar. “Mi conductor político a nivel local es Humberto Zúccaro si bien pertenezco al gremio de camioneros, mi otro jefe es Hugo Moyano, uno es el político y el otro sindical”.

Cuando se le preguntó cuál es su rol cuando se sienta en la banca, Larramendi fue más directo: “Yo soy camionero”.

 

Réplica K

El primero de los kirchneristas en hablar del tema en la sesión del jueves fue el recién asumido Fabio Gómez. Tras saludar desde su banca a Larramendi por el día del camionero, se metió lateralmente con el discurso de Moyano.

“Espero que podamos encontrar la concordia para consolidar el proyecto nacional y popular”, arrancó, y pidió “grandeza para poner por delante los intereses de patria y no los sectoriales”.

La presidenta del bloque del FpV, Liliana Alfaya, recogió el guante y, minutos más tarde, señaló que “no hay incompatibilidad” entre el Gobierno y la CGT y adjudicó los chisporroteos  a “las pujas distributivas que se dan en un país estable y con crecimiento”.

Comentarios