Zúccaro reasumió con fuerte mensaje a los empresarios

Los convocó a trabajar para completar el plan de desarrollo del distrito. Anticipó que habrá coletazos de la crisis.  Pero confirmó las obras anunciadas para el 2012.

sábado, 10 de diciembre de 2011 · 00:00

 

Sí, juro. Zúccaro, entre el presidente y el secretario del Concejo y la mano sobre la biblia. Reasumió ante 2.000 personas. 

 

El intendente Humberto Zúccaro inauguró ayer su tercer mandato consecutivo al frente del Municipio de Pilar con un fuerte llamado a los empresarios, a quienes pidió acompañamiento tanto para completar el plan estratégico de desarrollo local como para afrontar los coletazos de la crisis internacional, que calificó como inevitables.

A cambio, se comprometió a ejercer desde el Estado municipal las gestiones necesarias para favorecer el marco de inversiones en el distrito.

Durante los 42 minutos que demandó su discurso, Zúccaro confirmó también las principales obras que ya había anunciado para el 2012 con fondos propios: la ampliación del centro de rehabilitación Pilares de Esperanza y la construcción de un edificio propio para el monitoreo de las cámaras de seguridad.

En tren de anuncios, confirmó la creación de un Consejo de Juventud dentro del gabinete, orientado específicamente a la inserción laboral y adelantó que propiciará el llamado a una consulta popular para definir la autonomía de Presidente Derqui (ver aparte).

El acto comenzó pasadas las 19.30, poco después de lo previsto, con la jura propiamente dicha. El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Castillo, fue el encargado de pronunciar la fórmula de rigor que, con la mano sobre la Biblia, un Zúccaro de impecable traje oscuro con camisa y corbata blancas, respondió con un sonoro “sí, juro”.

En torno al escenario, montado de espaldas al palacio municipal, sobre la calle Rivadavia, unas dos mil personas, entre invitados especiales, representantes de instituciones, militantes y vecinos dieron el marco al acto (ver aparte).

 

Consenso

Apenas tomó el micrófono para comenzar el discurso que, como es habitual, no leyó, Zúccaro lanzó al auditorio la palabra que sería luego su eje fundamental: consenso.

“Queremos un Pilar para todos donde se puedan hacer las cosas simples, pero no por decreto, sino por consenso. En la política no se impone, se convence y se seduce”, lanzó.

Pronto dejaría en claro que su mensaje no estaba dirigido a una oposición que, de por sí, carece de peso específico para ser un contrapeso válido del poder, sino a los representantes empresarios, a quienes el protocolo había reservado un lugar destacado en el auditorio.

Entre las primeras filas sobresalían el desarrollador Eduardo Gutiérrez, presidente del Grupo Farallón, Marcelo Benaglia, de Autopistas del Sol; representantes de las privatizadas como Eduardo Romero Oneto, de la iluminadora Lesko, Carlos Varela, de Transur y Francisco Mamone, del correo municipal Blue Mail.

También hubo referentes del Parque Industrial, el Parque Tecnológico Austral y hasta uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina, Adrián Kaufmann Brea.

A ellos se dirigió cuando pidió colaboración para completar el plan de desarrollo estratégico que su gobierno trazó con miras al 2020.

“El plan 2020 está a mitad de camino. Hicimos muchas cosas, pero necesito de ustedes para completarlo, es necesaria la articulación entre lo público y lo privado. Sin esa sinergia, no hay desarrollo”, disparó.

En ese marco destacó el rol de las políticas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) y el rol del Estado para favorecer las inversiones.

“Tengo la obligación de velar también por los que más tienen y golpear las puertas para que a los empresarios les vaya no bien sino muy bien”, sostuvo.

Así, anticipó tiempos duros por venir en materia económica y volvió a referirse al impacto que tendrá la quita de subsidios al consumo energético. En ese sentido, reiteró que además de pedir que el beneficio se mantenga en los sectores del distrito sin gas, agua corriente o cloacas, decidió postergar la creación de la tasa Seguridad hasta el segundo semestre del 2012. Y anticipó que abrirá el juego de las decisiones en materia de prevención del delito a “todos los actores” de la sociedad.

Tras hacer hincapié en la educación y la necesidad de generar empleo genuino como ejes del desarrollo, Zúccaro resaltó la importancia de mantener la humildad y “seguir aprendiendo todos los días de la gente”.

De esa manera, sostuvo que “el intendente que se crea que sabe todo lo que tiene que saber, debe dar un paso al costado”. Una decisión que, en su caso, recién asumido y con el más amplio apoyo popular desde el regreso democrático, lejos está siquiera de imaginar.


Autonomía

Una consulta popular para Derqui

Estaba finalizando el discurso de reasunción del intendente Humberto Zúccaro cuando, entre la multitud, se oyó el grito de un vecino, seguramente derquino: “Autonomía”.

“Quieren que hable de la autonomía, voy a hablar -recogió el guante Zúccaro-. Soy un convencido de que en el 2019 Derqui tiene que ser autónomo, pero también de que cada vecino tiene que poder decidir dónde quiere vivir”, dijo.

Así, adelantó que propiciará una consulta popular para conocer la opinión de las comunidades tanto de Derqui como de La Lonja y Astolfi, localidades que quedarían dentro del nuevo distrito pero desde donde comienzan a escucharse voces de profundo rechazo a esa posibilidad.

 

Consejo de Juventud

Uno de los anuncios que Zúccaro dejó ayer en su discurso de reasunción fue la creación de un Consejo de Juventud dentro del gabinete. Y aunque anticipó que el área –cuya integración no fue anunciada- tendrá interacción con el resto de las dependencias municipales, su función principal será la de “golpear las puertas de las fábricas para conseguirle trabajo a los jóvenes”.

Comentarios