En un clima hostil se aprobó la rendición de cuentas

Tuvo los once votos necesarios en las manos del oficialismo. La oposición mostró seis negativos, una abstención y una ausencia. Quedó ratificada la Dirección Gremial.
jueves, 13 de mayo de 2010 · 00:00

Las manos. Concejales oficialistas le dan luz verde a los números.

 

En la tarde noche de ayer y en un salón de sesiones que rememoró viejas épocas con unas 250 personas en el recinto, fue aprobada la rendición de cuentas 2009. Desde las manos oficialistas, el expediente recibió los once votos necesarios para ser ratificado.

La oposición presentó seis votos negativos, la abstención del macrista Marcelo Criniti y la ausencia de la edil de la Coalición Cívica, Marcela Campagnoli.

Apenas leído el expediente, el denarvaísta Diego Ranieli pidió la palabra para justificar su voto por la negativa, asegurando no haber tenido acceso a todos los expedientes requeridos.

Pero la palabra de Ranieli se vio empañada por el abucheo e insultos que llovieron desde el público que presenció la sesión, el cual estaba compuesto en un 90 por ciento por empleados municipales, funcionarios y punteros políticos.

Con más de diez interrupciones en el extenso análisis de Ranieli y la poca autoridad que mostró el presidente del HCD Marcelo Castillo para pedir que se permita el debate o tomar la drástica medida de desalojar la sala, hizo que la sesión se prolongara por casi dos horas.

Lejos de lo que se esperaba, la respuesta hacia el denarvaista, no la dio el presidente de la comisión de hacienda del HCD, el oficialista Walter Roldán, sino que tomó la palabra Liliana Monje.

Además del bullicio generado por el público presente, los ediles ensuciaron aún más lo que debería haber sido un debate serio, llenándolo de chicanas de un lado a otro.

Luego de la palabra oficialista, fue Gustavo Trindade quien tomo el micrófono y otra vez los insultos, los golpes, los cánticos y las chicanas, hicieron imposible que la sesión extraordinaria convocada para tratar los números municipales fuera seria.

El reclamo llegó una vez más por los expedientes no vistos y el ex zuccarista acusó al gobierno de “esconder la mugre debajo de la alfombra”

Pero desde el oficialismo, la jefa de bloque Liliana Alfaya, arremetió contra Trindade y sus dichos, asegurando: “no permitiremos que venga a decir que se esconde la mugre debajo de la alfombra cuando tienen total acceso a la información pública”.

Luego de la palabra de Alfaya, sus compañeros de banca Marcelo Iglesias y Roldán, reforzaron la defensa de los gastos públicos. Con menos técnica numérica, Iglesias habló de obras y de salud: “el presupuesto está en las salas de primeros auxilios”, disparó el edil de villarrosense, que completó: “la de Villa Rosa parece una clínica de tantas especialidades que tiene”.

Por su parte Roldán, haciendo uso de su profesión particular en la contaduría, lanzó algunos cálculos matemáticos que los entreveró en un discurso tribunero y lleno de chicanas, resaltando “la gestión de obras de Zúccaro ante los gobiernos Nacional y bonaerense”.

 

Se ratificó su creación

Fue unánime el voto a la Dirección Gremial

El último punto de la sesión extraordinaria de ayer tuvo como protagonista un festejo sindical que incluyó la marcha peronista.

Los ediles aprobaron por unanimidad la creación de la Dirección Gremial con un presupuesto de 270 mil pesos anuales.

Desde sus bancas, los sindicalistas y ediles, Sixto Desanto (químicos), Silvana Aguilar (gastronómicos) y Oscar Larramendi (camioneros) hicieron uso de la palabra para agradecer y celebrar el voto a la nueva dirección municipal.

“En ella estarán representados todos los trabajadores que no tienen bandería gremial”, disparó Larramendi.

En el salón estuvo presente quien presidirá la nueva oficina, Jorge Juárez del gremio de la Alimentación.

 

Las voces en el recinto 

Diego Ranieli

 

“Hemos vivido lo de siempre que hay un expediente importante como el presupuesto o la rendición de cuentas, el oficialismo hace valer la mayoría y es correcto. Pero no es correcto desde lo institucional”

 

Liliana Monje

 

“Lo que hace el intendente Humberto Zúccaro no son gastos, son inversiones para el distrito. Y quisiera ver cuántos intendentes tienen las agallas que tiene el nuestro para administrar un Municipio”

 

Gustavo Trindade

 

“Nos preocupa que la información se oculte y que la basura se esconda debajo de la alfombra. Queríamos revisar unos expedientes pero no los pudimos hacer, pero los vamos a seguir reclamando”

 

Liliana Alfaya

 

“Que nadie insulte nuestra inteligencia, no somos levanta manos, votamos con convicción. La rendición de cuentas es tan simple como el balance que uno hace en su casa, cuando calcula los ingresos y lo que gasta”

 

Marcelo Iglesias

 

“El presupuesto está en las salas de primeros auxilios. La de Villa Rosa parece una clínica de tantas especialidades que tiene y antes la gente tenía que ir a Matheu para hacerse atender”

 

Walter Roldán

 

“Yo tengo palabra, la cumplo y no miento, dicen que no pudieron ver los expedientes y los expedientes fueron vistos. Yo mismo los acompañé a los concejales opositores”    

 

 

 

Las barras oficialistas entorpecieron el debate

La llegada del numeroso público que presenció la sesión extraordinaria de ayer, era de esperar, cuando apenas se ingresaba al salón de sesiones se veían ocho hileras de sillas acomodadas. Apenas llegaron los ediles, la gente comenzó a ingresar al recinto, las caras conocidas de varios funcionarios, punteros políticos y empleados municipales, coparon el salón, casi sin dejar lugar a un minúsculo grupo de sindicalistas que llegaban a presenciar cómo se confirmaba la creación de la Dirección Gremial.

Se podía oler en el ambiente que los llamados “autoconvocados” entorpecerían el debate y coartarían la posibilidad de objeciones. Y apenas los opositores mostraron intenciones de hablar, los insultos, las chicanas y los silbidos estuvieron a flor de piel. “Callate buchón”, fue lo más suave que recibió Diego Ranieli en cada intento de remarcar alguno de los números de la rendición.

Desde el público, los parecidos con personajes de la farándula y la política, a manera de insulto, no pararon para los opositores, ante las risas de varios ediles oficialistas que buscaban complicidad. Gustavo Trindade, expuso su discurso en medio del bullicio. Mientras que su compañero de banca, Sixto Desanto, recibió un proyectil cuando tras la aprobación de la Dirección Gremial, criticó la salida del oficialista Miguel Saric: “como no está de acuerdo, se levantó para no votar y huyó como rata”, disparó.

 

Alfaya contra los medios

Cuando pidió la palabra la jefa del bloque oficialista Liliana Alfaya, lanzó: “las cámaras deberían estar en todas las sesiones y no sólo cuando se trata la rendición de cuentas”. Pero ése no fue el único cintazo a los medios de comunicación, en parte de su discurso la edil acusó: “los medios de comunicación denigran la política y es una falta de respeto a la democracia” y hasta acusó a publicaciones contra la política local señalando: “nadie le vende el diario de Yrigoyen a nuestro intendente”.

 

 

 

Comentarios