Los jóvenes como protagonistas del cambio

27 de febrero de 2011 - 00:00

 

por Jorge Álvarez

 

De acuerdo a los datos parciales que arrojó el último censo, más de un tercio de la población de nuestro país vive en el 1% del territorio nacional, esto es la sumatoria de la ciudad de Buenos Aires y el denominado conurbano bonaerense.

Esta situación tiende a una cada vez mayor concentración de los recursos educativos, culturales, y también de las oportunidades de trabajo, en un radio muy pequeño de territorio en desmedro del resto del país, generando así una matriz de desigualdades de todo tipo donde las noticias de este pequeño territorio pasan a ser las noticias del país.

A ello debemos sumarle los trastornos que dicha concentración genera en el tránsito en las rutas de acceso a la gran capital, el descalabro de los servicios públicos de transporte, la inseguridad ciudadana, la contaminación, el hacinamiento y la pobreza entre muchos de los tantos males que luego de ocho años de superávit fiscal no han sido modificados.

En cierta medida el debate político de nuestro país gira en torno a este pequeño radio territorial, consolidando cada vez más su poder político electoral en desmedro de los padrones electorales más pequeños.

El cuadro parece además agravar una característica histórica de transferencia de recursos humanos y materia gris de la periferia al centro, profundizando así cada vez más la brecha existente entre “la Capital” y el resto del país, conformando un país federal en los papeles y un país unitario en los hechos.

Es preciso comprender la necesidad de renovar las ideas que nos permitan pensar a nuestra sociedad en el mediano y largo plazo, no se trata de discursos aburridos sobre el debate al respecto de la coparticipación fiscal, ni de las entelequias sobre las autonomías regionales.

Se trata de planificar un proyecto de sociedad sustentable en el tiempo con ideas nuevas para problemas viejos.

Es necesario desarrollar un programa de nación que tenga a los jóvenes como protagonistas y agentes del cambio, para lograrlo deberíamos destinar los recursos del excedente del agro y el contexto económico favorable con el objetivo de:

1. Incentivar la migración interna de cien mil jóvenes hacia 100 ciudades intermedias del interior de nuestro país para todos aquellos jóvenes que hayan terminado sus estudios secundarios, terciarios o universitarios, menores de treinta y cinco años loteando tierras fiscales para permitirles acceder como propietarios a la escritura de un lote de tierra.

2. Desarrollar una línea de crédito especial para construir allí una vivienda e instalarse profesionalmente a todas aquellos jóvenes que soliciten ser beneficiados de este programa.

3. Descentralizar las estructuras de los organismos centrales del estado nacional hacia estas ciudades emergentes. Por ejemplo, Canal 7 hoy se encuentra enclavado en los metros cuadrados más caros del país y podría ser trasladado a una de estas ciudades federalizando los contenidos y brindándoles oportunidades a miles de voces que hoy no tienen posibilidad de acceder a la agenda nacional.

Con este programa serían los jóvenes los agentes del cambio en nuestro país, disminuyendo las desigualdades territoriales existentes, que hoy distorsiona el acceso igualitario de oportunidades en todo el territorio nacional.

Esas ciudades serían además un modelo de ciudades verdes, con mucho cuidado de la naturaleza, con tratamiento especial de los residuos, libres de humo y con mucha tecnología e innovación. Estamos en condiciones de pensar la Argentina del Siglo XXI dotando a las nuevas generaciones de un relato épico que permita brindarles un lugar en la historia de nuestro país que no sea la de meros espectadores.

Se trataría de renovar el país, no de refundarlo como sucede con cuanto gobierno que asume, en manos de nuevas generaciones y nuevas ideas.

 

*Concejal UCR San Isidro, Presidente IADEPP http://alvarezsi.blogspot.com

 

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar