Fútbol - Primera D

No lo para ni la lluvia

Por el mal clima, Real Pilar entrenó en un predio sintético y techado. Quedó concentrado a la espera de la revancha con Liniers. “No renunciaremos a atacar”, resaltó Chimeli.
viernes, 14 de junio de 2019 · 00:00

Real Pilar está contando las horas para llegar a la revancha de la gran final del Reducido de la Primera D ante Liniers, para soñar con el ascenso a la C. Y no hay mal tiempo que frene su trabajo. Las lluvias hicieron que el plantel no pueda utilizar el Carlos Barraza para la jornada, pero se mudaron al predio El Hangar de la ruta 25 (ex Femsa) para realizar movimientos en el campo sintético y bajo techo.
El Monarca se enfocó en ejercicios técnicos, especialmente para la zona media y comenzaron con el período de recuperación para que lleguen bien al sábado, explicó el entrenador Tomás Arrotea.
Tras el día de trabajo, Real quedó concentrado con miras a la revancha del sábado a las 14 ante Liniers. Desde ese lugar, habló Wilson Chimeli con La liga para describir el sentimiento del equipo que está a  90 minutos de su gran objetivo de la 2018-19.

Con todo
“Un día más de concentración merecía esto. Los dirigentes están a punto y nosotros llegaremos con todo a la final”, describió el goleador del Monarca sobre esta posibilidad de empezar a enfocarse en la final desde ayer.
Algunos integrantes del plantel tienen que ir a trabajar, pero los que pudieron se acomodaron en sus horarios para realizar la concentración y aprovechar el esfuerzo dirigencial.
“Es el partido más importante del año”, sentenció Chimeli, que rápidamente pisó el freno. “Hay que tomarlo con serenidad, le metemos cautela”, aseguró. “El 2-0 es un buen resultado, pero no podemos relajarnos y mucho menos creer que tenemos el objetivo cumplido. El grupo está concientizado en eso, estamos trabajando al 120 por ciento para llegar de la mejor manera al sábado”, subrayó.

Revancha
“La característica de la cancha no es buena. Hubiera sido lindo poder hacer un lindo fútbol, pero esa no será la realidad”, aclaró sobre el estadio del campo que esperará por la revancha.
“Es una cancha que después de la lluvia estará blanda, con mucho barro. Entonces será un partido de mucha fricción, de pelotazo, pelota aérea. Estamos conscientes de eso”, confió.
“Hay que adaptarse a lo que hay y trabajamos día a día para tratar de contrarrestarlo. Vamos a hacer un plantel inteligente para sacar adelante el partido”, aseguró Wilson.
“Hay que estar más metidos que nunca y hacer el gran partido en los 95 minutos. Ellos están obligados a buscar el partido, nosotros tenemos que mantener el orden y aprovechar los espacios que pueda dejar Liniers atrás”, advirtió.
“Hacer fuerte las líneas será el gran secreto. Y no renunciar a atacar. No nos vamos a ir a defender nada más. Creo que vamos a contar con chances de llegar al gol. Y si nos encontramos con un gol a favor ayudaría mucho a con seguir el objetivo”, concluyó Chimeli. 

Comentarios