Gestión de residuos

El cambio clave que sufrirán los barrios cerrados en la Provincia

Las autoridades destacaron que la separación y el correcto tratamiento de residuos en barrios cerrados tienen un enorme impacto ambiental y social.

3 de julio de 2024 - 16:00

El Ministerio de Ambiente bonaerense estableció que los clubes de campo y barrios cerrados de la provincia que sean grandes generadores de residuos, deberán separar y tratar sus residuos sólidos urbanos (RSU). Tal como se detalla en la Resolución 190/2024, firmada por la ministra Daniela Vilar, la iniciativa ante el crecimiento de las urbanizaciones cerradas en diversos municipios.

¿Qué dice la medida que impacta de lleno en los barrios cerrados?

A su vez, en el marco de promoción de la Economía Circular y del Programa Mi Provincia Recicla, se ampliaron las obligaciones de estos generadores a la gestión de otras corrientes de residuos como los residuos orgánicos, los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), y los residuos de construcción y demolición (RCD).

Cabe destacar que la anterior Resolución del año 2013 sólo obligaba a las urbanizaciones radicadas en la Región Metropolitana de Buenos Aires y apenas alrededor de un 10% se encontraba inscripta en el Ministerio provincial.

Las gestiones de los RSU de las urbanizaciones no inscriptas significan una carga adicional para la recolección municipal que se traducen en logística y costos económicos para los gobiernos locales.

"La separación en origen y el correcto tratamiento de residuos tiene un enorme impacto ambiental y social: disminuye considerablemente la cantidad de residuos que terminan en basurales y genera trabajo para los recuperadores urbanos", explicó Vilar, al tiempo que agregó: "Es importantísimo para que la industria del reciclado crezca impulsar que las instituciones y complejos habitacionales que generen grandes cantidades de residuos separen en origen y gestionen sus reciclables".

Además, con esta nueva Resolución, el Ministerio extiende la vigencia de los Planes de Gestión de uno a dos años, lo que permitirá mejorar el proceso de evaluación y de inspección y a su vez facilitará la progresividad en la incorporación de nuevas corrientes de residuos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar