Más constancia y más exigencia, las claves para la vuelta al gimnasio

 Cientos de pilarenses volvieron al gym en las últimas semanas. Las inscripciones se incrementaron entre un 30 y un 40% desde agosto. Influidos por las nuevas tendencias, exigen las actividades físicas de moda.  

domingo, 8 de septiembre de 2013 · 00:00

  

por Celeste Lafourcade

 

Cuando la placa roja de un célebre canal de noticias apura la cuenta regresiva para la llegada de la primavera y los primeros calores dejan al descubierto aquello que la ropa de abrigo supo esconder, hombres y mujeres ubican en su escala de prioridades el regreso a la actividad física.

Los gimnasios locales coinciden en que el número de inscriptos se incrementó entre un 30 y un 40% desde el mes de agosto pasado. Es que, a diferencia de años anteriores, la temporada alta arrancó más de un mes antes del cambio de estación.

Al mismo tiempo y como parte del mismo fenómeno, señalan que la merma que se produce pasado el verano cada vez es menor. Más constancia y más exigencia, el nuevo paradigma del público de los gimnasios locales.

“Este año se ha notado una baja menor a la habitual cuando termina la temporada de primavera-verano, la gente está empezando a tomar conciencia de que la actividad física es buena no solo por lo estético”, opina José Vázquez, propietario del gimnasio Domus Athletic.

De todos modos, admitió que desde el mes de agosto hasta la fecha la cantidad de inscriptos se incrementó entre un 20 y un 30%. Situación similar a la descripta por Patricia Jarkowsky de Fitness Studio, en Villa Morra, quien pese a contar con “un grupo bastante estable” reconoció que “en esta época siempre hay gente que llega porque le agarra la desesperación por hacer ejercicio”.

 

Superpoblación

Aun cuando el centro de Pilar parecía haber llegado al límite de su capacidad para albergar nuevos gimnasios, en los últimos años hicieron pie en los grandes centros comerciales del distrito dos de las grandes cadenas de gimnasios que funcionan en la ciudad de Buenos Aires.

Con tres sucursales, Sport Club es la firma que mayor presencia tiene en el distrito. Desde la sede que funciona en Las Palmas del Pilar, Luciana Cavallaro, administrativa de ventas, destacó que en el último mes se ha inscripto en el gimnasio que cumplirá dos años en febrero y que cuenta con 2200 socios, “entre un 30 y un 40% más de gente”. De todos modos, coincidió en que “hay más conciencia de que los resultados están vinculados al largo plazo”.

Llamativamente, frente a la amenaza que podría significar la llegada de las grandes “marcas” al distrito, los gimnasios de barrio no se achican. Por el contrario, siguen sumando gente apoyándose en su fortaleza: la atención personalizada.

“El entrenamiento en Fitness Studio es muy personalizado, aunque son clases grupales trato de que cada uno tenga su espacio y estar encima”, explicó Jarkoswky para agregar que “veo una persona caminar y me doy cuenta si tiene pie plano o escoliosis, apunto a que se mejore la postura y luego la estética”.

Por su parte, Vázquez, cuyo gimnasio cumplió 8 años, señaló que “tenés que ir variando cosas pero lo más importante es la atención, tratamos de que sea relativamente personalizado y el hecho de ser kinesiólogo y profesor de educación física es un valor agregado”.

 

 

Cambio
Las nuevas técnicas que hacen punta

• CrossFit: es un programa de entrenamiento con ejercicios funcionales mediante sesiones de alta intensidad y corta duración. “Es un entrenamiento funcional en circuitos, con ejercicios de fuerza más dinámicos como los que se pueden ver en el entrenamiento deportivo”, sumó José Vázquez de Domus Athletic.

• Kangoo Jumps: Es un calzado transformado en trampolín que permite realizar gran cantidad de actividades físicas. Los ejercicios se basan en saltos para fortalecer musculatura y quemar grasas. Es la actividad más elegida por las mujeres en la actualidad.

• Power Jump: Actividad realizada sobre mini-camas elásticas individuales basadas en los saltos. Tiene un gran impacto positivo en el sistema cardiovascular.

• Stiletto: Baile con tacos. Ocupa un importante lugar entre las preferencias femeninas. “Es más entretenido porque tiene una orientación hacia lo sexy y se gastan más calorías”, afirmó Laura Castro, gerente de Sport Club de Paseo Champagnat.

• Spinning: Ejercicio aeróbico realizado en una bicicleta fija. Es un clásico pero debido a sus buenos resultados sigue ganando público.

• Pilates: Es un sistema de entrenamiento físico y mental que une dinamismo y fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación. Tiene más de una década en el mercado pero no pierde vigencia entre las mujeres.

 

 

Exclusivos para ellas
Gimnasios libres de “histeria”

Territorio de levantes al paso, amores clandestinos y miradas indiscretas, los gimnasios cargan con una fama difícil de revertir. Por eso, en los últimos años Pilar ha sumado a sus ofertas espacios exclusivos para mujeres.

Al precursor La Plaza Gym de Villa Morra se le sumó la sede exclusiva para damas de Sport Club que funciona en Paseo Champagnat. Desde allí, su gerenta Laura Castro explicó que “acá las mujeres se sienten menos observadas, no está la histeria, no hay maquillaje, vienen a hacer gimnasia y las mujeres con exceso de peso se sienten muy cómodas”.

En cuanto a la constancia de las mujeres, reconoció que “acá se nota más la influencia que tiene lo hormonal, muchas veces de eso depende que sigan o no”. A esto se le suma que “el gimnasio es un espacio para nosotras y sin embargo se deja para lo último, las obligaciones terminan siempre en primer lugar”.

De todos modos, destacó que las mayores de 30 son más fieles “las más jovencitas vienen hasta diciembre porque terminan la facultad y porque en poco tiempo alcanzan la musculatura deseada, las más grandes vuelven en marzo”.

“Desde agosto y sobre todo los lunes vienen bastante a averiguar, cuando arranca el calor se miran al espejo y quieren empezar ya”, concluyó.

  

Comentarios