Una pareja de ancianos volvió a encontrarse después de un año

Roberto estaba internado en un hogar, María Ofelia en un neuropsiquiátrico. Tenía el alta pero hacía 4 meses que PAMI no la habilitaba. Se destrabó luego de que fuera publicado por El Diario.
miércoles, 4 de septiembre de 2013 · 00:00

El desesperado pedido de los cuatro hermanos Guzmán, que pretendían reencontrar a sus padres Roberto y María Ofelia de 70 y 72 años, finalmente se pudo concretar la semana pasada. Fue luego que se resolviera favorablemente el trámite que desde hacía 4 meses los mantenía peleando para que su madre pudiera ser trasladada de un neuropsiquiátrico donde le habían dado el alta. Desde el martes vive en un geriátrico de La Lonja junto a su marido.

Hace dos semanas El Diario reflejaba en sus páginas el esfuerzo que Lucas Guzmán y sus tres hermanos hacían para poder concretar el traslado de su madre hacia el asilo donde desde hace un tiempo está su padre. Es que hace unos 20 años atrás, Roberto, ahora de 70, sufrió un pico de presión que obligó a su esposa, María Ofelia (72), a cuidarlo, pero fue hasta que él debió ser llevado a un geriátrico hace un año debido a que ella ya no se encontraba capacitada para cuidarlo.

La mujer, con el diagnóstico de demencia senil, fue derivada a un neuropsiquiátrico y si bien hacía 4 meses que le habían dado el alta, recién hace 2 semanas el trámite logró destrabarse para finalmente ser recibida en el hogar Santa Rita de La Lonja.

“Me respondieron en la semana y me dijeron que en el lugar pusieron una cama extra hasta que ella tenga su habitación”, contó el hombre, quien indicó que el traslado estaba apalabrado pero que desde PAMI no se podía resolver.

 

El traslado

“La cara de ella ya era otra. Estuvo toda la tarde hablando con mi viejo, durmió siesta”, recordó Lucas Guzmán sobre el primer día de la mujer en el asilo, el martes pasado. Es que hasta hace un tiempo ella estaba bajo los efectos de las drogas que la mantenían dopada, pero también alejada de sus seres queridos que la iban a visitar.

“Nada que ver a lo que estaba antes. Le volvió la cara a su lugar, estaba muy dopada. La volví a encontrar, me volvió a mirar a los ojos y charlé muy bien con ella y ella lo entendía y me respondía perfecto”, continuó el hombre, contento del progreso que logró la mujer en tan poco tiempo.

“Mi vieja está bien. Para mí le volvieron los años en estos días. Porque antes la veía que estaba tirando la toalla. Ahora la vi comer y con hambre. En otro momento no podía llegar a ella”, volvió a explicar su satisfacción por haber reunido a sus padres, junto con la evolución lograda por la mujer.

En cuanto al problema que impedía que la mujer fuera trasladada desde el neuropsiquiátrico hacia el asilo, Lucas desconoce cómo fue que se destrabó pero cree que alguien que se hizo eco de la preocupación de la familia, brindó su ayuda: “Mi viejo me contó que alguien llamó y se accedió a que ella ingresara. Creo que fue por la buena energía que brindó la gente. Aparte, que el tema se escuchó por todos lados”, continuó.

Así, PAMI se hará cargo de la internación de la mujer, mientras que los cuatro hermanos, junto con el dinero de la jubilación de su padre, podrán costear su internación.

Comentarios