Medios

Deportes, periodismo y pandemia

Con un calendario de eventos deportivos supeditado a la evolución del COVID-19, la profesión sufre una transformación que incluye repensar la especialización y ampliar la formación. Por Ana Laura García Luna*
miércoles, 2 de septiembre de 2020 · 15:11

Por Ana Laura García Luna*

 

La suspensión total de los acontecimientos deportivos obligó al periodismo a reconfigurar su agenda y convertirse en un analista de la pandemia y su impacto en el deporte o en un buceador de archivos, de estadísticas significativas, y de historias destacadas pero quizás no tan reconocidas en la arena mediática.

En este sentido, la Asociación de Medios de Información (AMI) que representa a los medios españoles organizó en junio el tercer webinar internacional sobre “Cómo cautivar audiencias deportivas sin deporte”. En este espacio se concluyó que la clave es atravesar todas las temáticas, incluir información generalista aunque no esté vinculada directamente con el mundo deportivo.

Este nuevo escenario supone un desafío para las escuelas y facultades que dictan la carrera de periodismo deportivo. El cambio repentino del contexto informativo posibilitó e invitó a volver la mirada hacia otros temas que, si bien no están ligados con la estricta actualidad de un acontecimiento deportivo, deberían conquistar el interés de las audiencias.

De este modo, surge una enorme oportunidad para poner en valor prácticas que no son nuevas en el periodismo deportivo pero que quizás quedaron eclipsadas por la inmediatez del resultado de la fecha, el relato de la mejor jugada o el ganador de la competencia. Un ejercicio valioso para correrse del aquí y ahora.

Buscar y contrastar fuentes, contextualizar datos, investigar, usar las posibilidades que ofrece las nuevas narrativas transmedias para sumar otras maneras de contar una historia sigue siendo un recurso vigente y necesario en la labor periodística.

Quizás en los últimos años el periodismo (como otras disciplinas) sufrió un fuerte corrimiento hacia la hiperespecialización que, el nuevo contexto de COVID-19 (y quizás, también, la “nueva normalidad” de la pospandemia) ha puesto en cuestión.

Entre otras cosas, la pandemia nos está enseñando que el nuevo escenario del profesional del periodismo deportivo debe reconocer nuevas áreas de actuación que deben ser incluidas en la formación del comunicador social en general: nuevas competencias tecnológicas, incorporación de miradas diferentes respecto de  las nuevas prácticas y rutinas que vinculan al periodismo con el deporte.

Tenemos que pensar en trayectos curriculares adecuados para la inserción laboral de los futuros periodistas, contemplando no sólo expectativas de trabajo en los sectores públicos o privados, sino brindando además herramientas para un desempeño auto gestionado, dado que todavía no se puede mensurar el impacto de la caída económica para la industria de los medios de comunicación, el entretenimiento y la publicidad.

Es fácil advertir que nos espera un futuro plagado de incertidumbres: se están discutiendo protocolos para jugadores, entrenadores, ayudantes y también para las coberturas periodísticas desde un campo de juego. Aún no está del todo claro cómo se retomarán, a nivel nacional, varias de las competencias deportivas más importantes.

Sin embargo, la incertidumbre también puede ser entendida como una oportunidad. Según un estudio de la Universidad de Michigan, en el pico de la crisis producida por el COVID-19 en Estados Unidos, los lectores se volcaron hacia los medios y el periodismo considerado de calidad.

Entonces, a pesar de los embates que golpean nuevamente a la profesión, el periodismo tiene por delante un gran desafío: contar buenas historias que interesen a las audiencias y que marquen una diferencia sustancial de calidad entre toda la oferta de información que circula en el ecosistema mediático.

*Directora de la Licenciatura en Periodismo Deportivo

(Universidad del Salvador)

Comentarios