A dos kilómetros de la estación ferroviaria

Cumplió 48 años la Colonia Japonesa de Zelaya

En julio de 1972 las primeras familias de origen nipón se instalaron en esta localidad. Reparten sus días entre la floricultura y el fomento de sus costumbres.
sábado, 18 de julio de 2020 · 08:29

El 15 de julio de este año se cumplió el 48º aniversario de la conformación de la Colonia Japonesa de Zelaya, un proyecto que nació bajo la iniciativa de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA). Sin embargo, para encontrar los orígenes de su arraigo en el distrito hay que ir mucho más atrás en el tiempo.
Fue poco antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, que Isao Terashima y Yukinori Uesugi, se convirtieron en unos de los tantos pasajeros de un barco que partió desde Japón, en busca de un mejor destino, rumbo a América del Sur.
Tras 60 días de travesía marina, llegaron hasta el Continente Americano para instalarse en el Paraguay, lugar en el que se dedicaron al cultivo de flores y verduras. Pero años después, debido a la escasa producción y a la pobreza de ese país, decidieron cambiar de dirección para instalarse en otro sitio, uno que, al menos en ese momento, parecía más próspero. Así fue que llegaron hasta la Argentina, en donde fueron testigos y partícipes del nacimiento de la Colonia Japonesa de Zelaya.
Fue la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), la que inauguró un 15 de julio de 1972 el asentamiento que ocupaba 32 hectáreas en la parte sur de esa localidad, y a casi dos kilómetros de la estación ferroviaria.
Con el tiempo, el lugar se hizo famoso por su floricultura. En invernáculos y también al aire libre, se dedican al cultivo de rosas, claveles y crisantemos, que hacen de este lugar un sitio especial y son vendidos en sus hogares, sobre la Panamericana, en el mercado de las flores de Buenos Aires o en la Fiesta Nacional de la Flor, que se realiza de manera anual en Escobar. Todavía hoy, los adultos de la comunidad japonesa dedican gran parte de sus días al trabajo en el campo.
Más allá de la floricultura, hay otras costumbres y tradiciones que las familias japonesas instaladas en Zelaya, tampoco dejan de lado. Sobre todo aquellas que tienen que ver con sus platos típicos. Arroz con palito, sopa de pescado y el tradicional sukyaki – una especie de guiso con carne y verdura- son habituales en sus mesas.


Historia
Entre 1900 y 1970, la población de origen japonés fue casi la única población de Extremo Oriente que se estableció en el país. Además de Zelaya, la colectividad japonesa también se asentó en partidos vecinos como José C. Paz y Escobar, en el barrio porteño de Almagro y también en la provincia de Misiones.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios