AVENTURA

Salió de Manzanares en bicicleta y planea llegar a La Quiaca

Lucas Ledesma tiene 23 años. Partió el 15 de julio y planea llegar hasta Jujuy. Trabaja “de lo que sea” en cada pueblo en el que para.

Salió de Manzanares en bicicleta y planea llegar a La Quiaca

EN SANTA FE. Una de las paradas de Lucas, rumbo a Jujuy.

El lunes 15 de julio a las 12 del mediodía, Lucas Ledesma, vecino de Manzanares de 23 años, encaró el hasta ahora proyecto más importante de su vida: tomó su bicicleta y empezó una travesía que tiene a La Quiaca, en Jujuy, como destino final.
Hijo de padre mochilero, las ganas de explorar nuevos lugares son parte de su ADN y, más allá de que fue una decisión que tuvo que analizar mucho tiempo, decidió salir de su zona de confort y no quedarse con el deseo trunco de conocer la Argentina.
Entrevistado por El Diario, Lucas contó que “el sueño estuvo siempre, y cuando me compré la bicicleta les conté a mis amigos que quería hacer un viaje con ellos, pero entre idas y vueltas pasaban los días y no salíamos nunca, hasta que un día dije pongo fecha y salgo a ver qué es lo que me espera”.
Así, buscando despertar “el aventurero que tengo adentro”, preparó sus cosas, puso en óptimas condiciones la bici y partió. Por el momento, sus paradas fueron San Antonio de Areco; Arrecifes; Pergamino; Hughes y Venado Tuerto, en Santa Fe; Arias, Canals, La Carlota, Río Cuarto y Berrotarán, en Córdoba. Hoy, se encuentra en Córdoba Capital, donde planea quedarse unos días.
En cada uno de los pueblos y ciudades que recorre, Lucas se las rebusca para trabajar y así poder solventar los gastos de comida, sobre todo. Eso siempre y cuando algún vecino gentil no lo invite a comer. Desde bachero hasta lavacopas o mozo, cualquier oferta es bienvenida.
Justamente una de las experiencias más gratas con las que el joven de Manzanares se encontró hasta el momento fue la amabilidad de otros viajeros y también lugareños que le ofrecieron una mano cada vez que pudieron hacerlo.
En este sentido, narró: “Tengo que agradecer a la Agrupación de Cicloturismo de Pergamino que me dio alojamiento. En Canals, compartí un cordero y jugué al fútbol con un grupo de amigos que me llamaron y hasta cenamos juntos y me dieron hospedaje”.
Pero uno de las anécdotas que al menos por ahora guarda un lugar especial en el corazón de Lucas fue mientras recorría Canals que “la gente me recibió de una manera increíble”. “También en el kilómetro 550 de la ruta 8 me encontré con un grupo de camioneros comiendo un asadito y me gritaron ‘a dónde vas tan apurado, venía a comer un asado con nosotros’”, sumó.
La única “complicación” que se le presentó hasta el momento fue cuando entre Canals y Río Cuarto su celular dejó de funcionar “e iba pidiéndole a la gente para poder llamar a mis papás para avisarles que estaba bien”. “Me gusta explorar nuevos horizontes y qué más lindo que nuestro país”, remató Lucas, que cuenta con el apoyo incondicional de su familia y amigos. 

45
8
Comentarios Libres