LOS BENEFICIARION RECIBEN $10.000

Comenzarán a pagar el 8 de junio nueva ronda del IFE

Alcanzará a los 9 millones de personas que lo cobraron la primera vez. Los pagos se completarán en un período de entre 4 a 5 semanas.
martes, 2 de junio de 2020 · 08:06

La directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, confirmó ayer que el Gobierno nacional abonará nuevamente los $ 10.000 del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a los casi 9 millones de personas que lo cobraron la primera vez, con un cronograma de pagos que arrancará el 8 de junio.
En ese sentido sostuvo que los pagos se completarán en un período de entre 4 a 5 semanas, a través de las cuales se buscará también generar una cuenta bancaria para los beneficiarios que aún no están bancarizados.
“El cronograma del segundo pago del IFE va a tratar de llegar al 100% de los 9 millones de argentinos, no solo con los 10.000 pesos sino también con una cuenta bancaria”, aseguró Raverta ayer a la tarde, durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada, en la que estuvo junto al secretario de Política Económica, Haraldo Montagú, y la directora nacional de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro.
La titular de la Anses dijo que la misión del Gobierno es montar “un cronograma prolijo y con el que no se agolpe gente en la calle” y que para quienes no pueden asistir en la fecha asignada por tener Covid-19 u otro motivo “habrá nuevamente una fecha remanente para que reciban el beneficio”.
Los pagos, aseguró Raverta, comenzarán el próximo lunes para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y quienes declararon una CBU con DNI terminado en cero. Luego el pago irá avanzando día a día en base al número de terminación de cada DNI, y en el tramo final se abonará a quienes no tienen cuenta bancaria.
Los detalles del cronograma de pagos estarán definidos en un decreto presidencial que, según confirmaron a Télam desde la Anses, será publicado en el Boletín Oficial hoy o el miércoles a más tardar.
Según un informe de los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Trabajo publicado este fin de semana, el IFE evitó que entre 2,7 y 4,5 millones de personas caigan transitoriamente en la pobreza y es una de las medidas de transferencia más grandes llevadas a cabo en el marco de la pandemia de la coronavirus.
También contribuyó a ampliar la cobertura estatal de los sectores más vulnerables mediante transferencias monetarias que alzaron al 89% del sector más pobre de la población.
Uno de los grandes desafíos del IFE, aseguró el informe, fue pagar a todos sus beneficiarios ya que la mitad de las personas que calificaron para recibirlo no tenía una cuenta bancaria en donde depositar los $10.000.
Además, entre quienes tenían una cuenta bancaria, muchos mostraron dificultades para acceder ellas, por lo que finalmente optaron por desplazarse al cajero automático para retirar la totalidad del dinero en efectivo.
Por este motivo, confirmó ayer Raverta, el objetivo de la segunda ronda del IFE es que se pueda “avanzar en un mecanismo para aumentar la inclusión de las personas que hoy no tienen una cuenta bancaria” y, para eso, puedan tramitar una Clave Bancaria Uniforme (CBU) y “seguir adquiriendo inclusión en todos los sentidos”. El IFE está destinado a la asistencia de grupos familiares de trabajadoras o trabajadoras informales y de casas particulares, así como de monotributistas sociales y de categorías A y B. 

Comentarios