Viene el gobernador

Con Kicillof, se inaugura el primer centro de diagnóstico de coronavirus en Pilar

Funcionará en Villa Buide. Analizará la gravedad de los casos para determinar si requieren o no internación. Habrá otro en el Centro de Operaciones en el Km. 46,5 de Panamericana.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 20:29

Con presencia del gobernador bonaerense Axel Kicillof, el intendente Federico Achával inaugurará mañana el primer centro pilarense de diagnóstico exclusivo para casos de coronavirus, confirmaron a El Diario voceros oficiales.

El nuevo espacio funcionará en el edificio del centro de salud Tratado del Pilar, del barrio Villa Buide, que aún no había sido abierto aunque el edificio se encuentra terminado y listo para usarse.

Ese será el primero de una serie de centros de atención similares con los que busca contar el Municipio mientras dure la lucha contra la pandemia.

El segundo se montará en el Centro de Operaciones que el gobierno comenzó a construir en el kilómetro 46,5 de la Panamericana, en un terreno incautado por la Justicia en el marco de una investigación de narcolavado.

También podría haber más, en otros puntos del distrito. ¿Cuántos? “Todos los que podamos equipar y dotar de personal para que funcionen las 24 horas”, señaló a El Diario una alta fuente gubernamental.

Los centros de diagnóstico serán claves en la estrategia que traza el gobierno de cara a la etapa más dura del combate que se avecina contra la propagación del virus: la de la circulación local, que disparará los casos y, con ellos, la necesidad de atención.

“Hoy tenemos unas 300 consultas diarias de gente con alguno de los síntomas. Se atienden telefónicamente en el 107 y una ambulancia hace la evaluación clínica”, describió el vocero. Pero señaló que cuando los casos crezcan, “el sistema no dará abasto, por lo que se va a generar demanda espontánea”. Eso es lo que deberán absorber, gestionar y derivar los centros de diagnóstico.

Según el análisis de los especialistas, se determinará si los pacientes requieren ser internados en salas de cuidados intensivos, deben quedar en observación o pueden realizar la recuperación en aislamiento domiciliario siempre y cuando no se agraven los síntomas.

Esa determinación será clave para cuando las camas comiencen a escasear, una etapa que el gobierno considera inevitable, en vista de las experiencias de otros países.