El recorte en los comedores escolares quedó en suspenso

Antes de la tragedia en La Plata, se esperaba un achique. Pero las oficinas administrativas bonaerenses se inundaron. No descartan cambio en las políticas sociales.
sábado, 6 de abril de 2013 · 00:00

Tras la tragedia ocurrida en La Plata a raíz del temporal que arrasó la ciudad y se cobró 51 vidas, el conflictivo escenario social que vivía la Provincia de Buenos Aires podría modificarse.

Una de las decisiones que parecían inminentes era la quita en los cupos de los comedores escolares, lo cual señalaban derivaría en una mejora en la calidad de los alimentos entregados, fue suspendida.

Si bien la decisión tiene que ver con las pérdidas sufridas en las oficinas administrativas a raíz de la inundación, no descartan que pueda marcar un cambio de rumbo en las políticas sociales de la Provincia.

Según fuentes oficiales, el rumor sobre los recortes en el Servicio Alimentario Escolar (SAE), eran cada vez más fuertes y se esperaba que en esta última semana se oficializara.

Pero según fuentes oficiales, el escenario bonaerense antes del temporal, no es el mismo que se presenta hoy, cuando la prioridad es la asistencia a las víctimas e incluso con gran parte de las oficinas gubernamentales afectadas.

Consultados por El Diario, desde el Consejo Escolar aseguraron desconocer la posibilidad de variantes en el SAE y remarcaron que la asignación recibida es la misma del último mes.

En tanto, detallaron que según el cronograma en las próximas semanas se estaría abonando a los proveedores las deudas de enero y febrero último. Mientras que del 2012, solo quedaba parte de diciembre sin cubrir.

 

Calidad

Fuentes oficiales aseguraron que además del recorte, la intención del Gobierno bonaerense era la de mejorar la calidad de los alimentos entregados en el SAE.

Si bien el año pasado las variantes en el almuerzo se fueron improvisando en base a la entrega de los proveedores, las denominadas “desayuno y merienda reforzados”, fueron los que sufrieron la baja más notoria.

El Diario tuvo acceso al menú de estos últimos en las escuelas primarias del distrito y comprobó el bajo nivel de entrega.

Para empezar, desde las escuelas contaron que cambiaron de proveedores, ya que la mercadería la entregan una vez por semana para los 5 días.

Entre los sólidos, se entregan paquetes de 3 galletitas del estilo de las Manón, Vocación o pepas, por chico.

Otro menú es el de las facturas, que como son entregadas a mitad de semana por la tarde, deben ser repartidas al día siguiente. En algunos establecimientos que tienen posibilidad de calentarlas, lo hacen para que la consistencia sea otra y no se pongan duras.

En tanto, el colegio recibe un kilo de yerba, con el que deben preparar el matecocido para un promedio de 800 chicos, durante toda la semana y una proporción similar de leche en polvo.

“Hay muchos chicos que ya optaron por no tomar la leche, pero sí piden la porción de galletitas o la factura”, contaron las auxiliares encargadas de preparar el desayuno o la merienda.

Ante la pregunta sobre si el cambio es notorio o no, respondieron: “sí, antes se les daba una factura del día, sánguche de fiambre, una manzana y hasta chocolate caliente”.

 

El dato 

Fuentes oficiales aseguraron que la incertidumbre no se vive solo en base a lo que pueda suceder con el Sistema Alimentario Escolar (SAE), sino también en las planas mayores de los municipios.

La paralización de obras y el recorte en la coparticipación del 2012, fueron marcas profundas para los intendentes, que pese a la comprensión con la tragedia en La Plata, esperan que no haya coletazos económicos en sus distritos, tras el temporal.

Comentarios