Pese al peligro, nadie controla los escapes de monóxido de carbono

El Municipio delegó en los Bomberos las inspecciones de seguridad. Pero sólo deben vigilar lo referente a prevención de incendios. Revelan que el hotel donde murió Martino había sido fiscalizado.
miércoles, 16 de enero de 2013 · 00:00

por Diego Schejtman

d.schejtman@pilaradiario.com

 

Cada año, sobre todo cuando el invierno vuelve indispensable el uso de calefones, termotanques y calefactores, abundan las campañas sobre los peligros del monóxido de carbono, el gas letal que, a causa de instalaciones deficientes o mal funcionamiento de los artefactos, suele ser responsable de la pérdida de vidas.

Esa fue la causa de la muerte del secretario del bloque oficialista del Concejo Deliberante, Marcelo Martino, fallecido el fin de semana en un hotel de Del Viso junto a su acompañante, Laura Tchokla.

Sin embargo, nadie en el distrito tiene obligación de controlar específicamente que los artefactos alimentados a gas u otro combustible estén instalados de manera segura. Ni siquiera en los casos de comercios y empresas, aunque por sus características los clientes deban permanecer de forma prolongada dentro de los establecimientos.

El titular del área de Coordinación de Inspecciones de la Comuna, Roberto Airoldi, señaló que todo lo que tenga que ver con el control de medidas de seguridad fue delegado por el Municipio a los tres cuerpos de bomberos que funcionan en el distrito, Pilar, Del Viso y Derqui.

El Conforme de Bomberos es un requisito fundamental en la habilitación de comercios e industrias. Este documento debe ser renovado anualmente y si estuviera vencido al momento de una inspección, el local debería ser clausurado.

Airoldi reveló ayer que el hotel Sweet, donde murieron Martino y Tchokla, tenía en regla el Conforme de Bomberos, por lo que solo fue clausurado por falencias formales.

Sin embargo, la reglamentación no refiere específicamente a la prevención de las intoxicaciones por monóxido de carbono.

 

 

Legislación

La delegación de los controles de seguridad a los Bomberos está reglamentada por el decreto municipal 160, del año 2002, firmado por el entonces intendente Sergio Bivort.

En su artículo 1º, establece que “dentro del Partido de Pilar, compete a los Cuerpos de Bomberos Voluntarios establecidos, por medio de sus estructuras internas correspondientes, el estudio, evaluación, valoración, supervisión, determinación y conformidad de todas las medidas y dispositivos concretos de prevención y defensa contra siniestros y de seguridad, destinados a evitar el surgimiento de incendios, la propagación de los mismos o el agravamiento de sus consecuencias, así como la prevención y control de otras emergencias que pongan en peligro vidas humanas, a los bienes materiales y/o al medio ambiente”.

A pesar de que la última parte del texto anterior parece darle un carácter general a la responsabilidad de los Bomberos, el resto de los 121 artículos en los que se divide la norma refiere específicamente a medidas para evitar incendios, evitar que se propaguen o minimizar sus daños. Nada dice acerca de la exigibilidad de certificados de colocación de artefactos por parte de instaladores matriculados o de otras medidas que apunten a evitar la propagación de monóxido de carbono.

El titular del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Del Viso, Ricardo Ludueña, bajo cuya jurisdicción se encuentra el hotel Sweet, le dijo a El Diario que el control de las instalaciones de gas no es su responsabilidad.

“Voy a dejar esto bien claro: el Conforme de Bomberos se entrega anualmente y se hace un control contra incendios: lo que tiene que ver con la colocación de matafuegos, carteles que indican salidas de emergencia o planes de evacuación”, graficó Ludueña. Pero dijo que nada tiene que ver con el monóxido de carbono.

 

Sweet

Ayer, el hotel Sweet, de Del Viso, seguía clausurado, aunque el jefe de inspectores no sabe por cuánto tiempo. El domingo, cuando la policía retiró los cuerpos de las víctimas y los peritos realizaron su trabajo, Airoldi cerró el lugar aduciendo cuestiones formales: falta de inscripción en el registro de venta de bebidas alcohólicas y vencimiento de las libretas sanitarias de tres trabajadores. Cuando esos requisitos se hayan cumplido, salvo impedimento judicial, el hotel podrá volver a abrir sus puertas.

Hasta allí habían llegado Martino y Tchocla el sábado a las 9 de la noche. Ya era de madrugada cuando la encargada llamó a la policía al no tener respuesta a sus insistentes llamados a la habilitación 15, donde estaban alojadas las víctimas.

La autopsia reveló que ambos murieron por inhalación de monóxido de carbono. Se cree que provenía de los dos termotanques ubicados en un cuarto contiguo a la habitación de Martino y que fue introducido por el acondicionador de aire.

El cuerpo de Martino fue inhumado poco antes del mediodía de ayer en el cementerio municipal de Pilar. Estuvo acompañado por un cortejo compuesto por amigos, familiares y compañeros de la política. Según se informó, pasado el plazo legal, sus restos serán cremados tal como habría sido su pedido.

 

Gas mortal

El asesino silencioso

El monóxido de carbono, cuya fórmula química es CO, es un gas altamente tóxico que puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados. Por su carácter inodoro e incoloro y letal suele llamárselo también el asesino silencioso.

El CO se produce por la combustión deficiente de sustancias como gas, carbón, madera u otros combustibles. Las chimeneas, las calderas, termotanques, calefactores y los aparatos domésticos que queman combustible también pueden producirlo si no están funcionando bien.

Por eso, los especialistas recomiendan hacer revisar los artefactos periódicamente por personal calificado para evitar accidentes.

 

Tasa 

Aunque la mayoría de los controles de seguridad están delegados, el Municipio cobra la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene. En el caso de los albergues transitorios, el mínimo anual es de 32.400 pesos para establecimientos de menos de 20 habitaciones y de 54 mil para los que superen ese límite.

Los Bomberos también cobran por sus inspecciones anuales obligatorias una cifra que se determina según el tipo de comercio y su superficie.

Comentarios