El cacerolazo, según los dirigentes políticos locales

FM Plaza consultó a oficialistas y opositores. Hay opiniones encontradas. Pero todos celebran el derecho a reclamar. Y en su mayoría piden que el Gobierno se abra al diálogo.
 
sábado, 15 de septiembre de 2012 · 00:00

Horas después del multitudinario cacerolazo en la Capital Federal y otros puntos del país, el cual tuvo su correlato en Pilar, dirigentes locales de distintos sectores analizaron el reclamo popular.

A través de declaraciones en el programa Materia Prima, en FM Plaza, dirigentes del oficialismo y la oposición dieron sus puntos de vista, con coincidencias y posturas encontradas.

En el distrito, la plaza 12 de Octubre y el Kilómetro 50 fueron los epicentros de la movilización que entre ambos puntos, reunió a unas 2.500 personas.

La coincidencia entre quienes analizaron la marcha, fue el pedido de apertura al diálogo hacia el Gobierno nacional.

Desde el oficialismo, defendieron el proyecto del kirchnerismo, aunque algunos dirigentes mostraron que la movilización los inquietó.

“La sociedad está cansada de tanto atropello y sería un error que los gobiernos de la Nación, la Provincia y el local inclusive, no tomen nota de esto”, aseguró uno de los dirigentes del Partido Socialista en el Frente Amplio Progresista (FAP), Miguel Gamboa.

El delvisense reclamó: “la gente no quiere que le tomen el pelo con la inflación, no quiere la re-reelección, quiere más seguridad, políticas más amigables con el medio ambiente, mejores políticas de salud y que los jubilados cobren el 82% móvil” y cerró: “ojala tomen nota y busquen soluciones, le queda mucho mandato a la Presidenta y no podemos estar así”.

 

Opositores

Entre otros opositores que opinaron, la diputada nacional del Pro por la Provincia de Buenos Aires, Silvia Majdalani, señaló: “debe ser un llamado de atención muy serio”.

En tanto, reclamó con ironía: “la gente quiere que la escuchen y además de no escuchar, ahora no ven, porque no pueden negar que lo de ayer (por el jueves) fue más que importante”.

Al mismo tiempo, la legisladora aseguró: “el Gobierno nacional debe ver qué necesita la gente y dónde se siente desatendida, teniendo en cuenta que la libertad y la inseguridad fueron los puntos de protesta más altos. Pero lamentablemente no va a pasar”.

Por su parte, el ex candidato a intendente por el FAP, Gabriel Lagomarsino, remarcó: “estoy sorprendido porque la gente reaccionó ante el avance del Gobierno en cosas que no debería avanzar”.

Pero al mismo tiempo criticó a la oposición por no ocupar el liderazgo que los manifestantes demandan: “esto denota una clarísima falta de interpretar a la sociedad y una clara falta de liderazgo de la dirigencia opositora y eso me preocupa”, disparó Lagomarsino. Mientras que calificó los puntos de reclamos como “poco claros”: “había gente que reclamaba por cosas que no comparto y otra que lo hacía por mayor tolerancia, no querer el discurso único, ni que por tener una opinión contraria los tilden de gorilas o golpistas”.

Por su parte, el concejal exdenarvaista y próximo al Pro, Diego Ranieli, señaló: “siempre que la gente se manifiesta hay que escucharla y actuar en consecuencia”.

El edil lanzó contra el kirchnerismo: “con el discursito del modelo y las cosas sin sentido quieren solucionar todo y parece que están mirando para otro lado”.

Ranieli disparó: “si no empiezan a tomar medidas, la cosa se va a poner mal. Es un gobierno que no escucha y está marcado por la soberbia”.

 

Defensa

Entre las voces del oficialismo, el más crítico fue el vecinalista, Miguel Saric, que aseguró que debe ser un alerta para todos los políticos y lo comparó con el cacerolazo del 2001.

“Que la gente salga a la calle es positivo para abrirles las mentes a los dirigentes opositores y a los que están en el gobierno”, remarcó Saric, que enfatizó: “espero que bajen la soberbia, si lo hacen podrán solucionar algunas cosas”.

En tanto, el titular de Medio Ambiente de la Provincia de Buenos Aires, José Molina, fue el más moderado al hablar desde su rol de oficialista: “tenemos que ver y tomar nota tanto el gobierno como todos los partidos políticos”, aseguró.

El funcionario bonaerense aconsejó “sentarse, leer y ver qué hacer para mejorar esto. Lo tenemos que tomar en serio, hubo una manifestación y para el entender de esa gente, algo se está haciendo mal y tenemos que trabajar en eso”.

Entre los más polémicos se destacó el concejal oficialista Fabio Gómez, que calificó a los manifestantes como “una minoría considerable” y aseguró que los reclamos fueron por haber perdido “los beneficios de comprar dólares para ir de vacaciones al exterior”.

“Me preocuparía mucho si a la plaza hubiesen ido jubilados, desocupados y gente más humilde, es un sector al que tenemos que atender como gobierno y que debemos darle solución a esas problemáticas”, lanzó.

Gómez puso en tela de juicio el reclamo por seguridad: “es un tema que nos preocupa hace dos décadas y éste no es el pico máximo de la inseguridad, hemos vivido épocas de secuestros y olas delictivas y tendríamos que haber salido todos a la calle”, enfatizó.

Para cerrar, el concejal aseguró que las medidas tomadas por el gobierno, “son necesarias”.

En tanto, el consejero escolar y militante de la Agrupación 17 de Octubre de Presidente Derqui, Damián Espíndola, analizó: “me dio mucha pena que haya gente sin memoria, que no recuerde cómo estábamos y cómo está el país ahora” y agregó: “en los barrios más humildes de Derqui no hubo cacerolas, la gente laburante no sabe lo que es el cepo al dólar o que te persiga la AFIP”.

“Pero a la vez, me pone contento que la gente se involucre y salga a la calle”, arremetió y cerró: “está bueno que se escuchen todas las voces y seguiremos apoyando a este gobierno, que tendrá la humildad de que si se equivoca en algo, mejorará”.

 

 

José Molina: “Lotenemos que tomar en serio, hubo una manifestación y para el entender de esa gente, algo

se está haciendo mal”.

 

Diego Ranieli: “Si no empiezan a tomar medidas, la cosa se va a poner mal. Es un gobierno que no escucha y está marcado por la soberbia”.

 

Gabriel Lagomarsino: “Esto denota unaclarísima falta de interpretar a la sociedad y una clara falta de liderazgo de la dirigencia opositora y eso me preocupa”.

 

Fabio Gómez: “Éste no es el pico máximo de inseguridad. Hemos vivido épocas de secuestros y olas delictivas y tendríamos que haber salido todos a la calle”.

 

 

Comentarios