Masiva manifestación contra el Gobierno en el distrito

Se dividió entre el centro de Pilar y el Kilómetro 50, donde se reunió la mayor parte de los manifestantes. La inseguridad fue el eje principal de los reclamos.
viernes, 14 de septiembre de 2012 · 00:00

Más de 2.500 personas manifestaron anoche en Pilar sus reclamos contra el Gobierno nacional. Fueron dos marchas, una en el Kilómetro 50 –la más masiva- y la otra en la plaza de Pilar. Ambas se dieron en respuesta a la convocatoria que, desde varios días antes, circuló a través de las redes sociales y cadenas de mails, aunque sin movilización partidaria.

Las marchas comenzaron poco antes de las 20 y se mantuvieron por algo más de una hora. En Pilar, la concentración tuvo su inicio en la vereda de Rivadavia y Lorenzo López. Luego, cuando la cantidad de gente comenzó a crecer, la columna cruzó a la plaza 12 de Octubre y la circundó un par de veces.

En el K 50, en tanto, el epicentro de la protesta fue la calle Las Magnolias, desde el puente de la Panamericana hasta la entrada al hipermercado Jumbo. En el momento de más concurrencia –se calculan cerca de dos mil personas- bajaron a la calzada para cortar casi totalmente el tránsito.

Al ruido de las cacerolas que aporreaban los manifestantes –entre los que abundaban las banderas argentinas- se sumaron las bocinas de muchos vehículos que acompañaban desde la calle, con los manifestantes haciendo girar banderas y hasta prendas de vestir a través de las ventanillas.

Pese a que la movilización no estuvo coordinada, no se produjeron incidentes. Sólo al inicio de la marcha en Pilar un pequeño grupo de militantes kirchneristas se acercó con un afiche que rezaba “Fuerza Cristina”, que les fue arrancado y abollado por los opositores.

También pasaron por el lugar el concejal del Frente para la Victoria Fabio Gómez y algunos dirigentes del Movimiento Evita, que miraron la marcha desde la vereda de enfrente.

 

Reclamos

Aunque los motivos del enojo de los manifestantes fueron variados, hubo uno se llevó la mayoría de las menciones y los carteles: la inseguridad.

 

“Me sumo a la protesta porque hace cinco días le robaron a mi hermana en Villa Rosa y hay una inseguridad que ya no se puede estar en este país; la vida humana no vale nada y esta es la forma que tenemos para manifestarnos”, respondió Pablo cuando El Diario le preguntó el motivo de su presencia en la marcha. 

 

La concejal del Pro, Silvana Aguilar, también se sumó a la protesta. “En este caso vengo como vecina, madre y abuela, porque se necesita más seguridad. En Pilar, ese es el tema”, dijo la edil que minutos después volvió al encuentro regional del partido que se realizaba, a la vuelta, en el local de la diputada Silvia Majdalani.

También los radicales tuvieron una reunión partidaria en el comité de calle Bolívar, a metros de la plaza. Pero sus dirigentes no pasaron por la marcha.

Sí estuvo en la plaza la ex concejal y ex candidata a la intendencia por la CC, Marcela Campagnoli, en tanto que su ex competidor del FAP, Gabriel Lagomarsino, eligió el K 50.

Otro vecino que se identificó como Pedro apuntó: “Me parece que hay que cambiar cosas y respetar la democracia. No se están respetando las leyes ni la Justicia”.

“Lo que me trae es la inseguridad. Que la señora Presidenta nos enseñe a comer con seis pesos como dijo Moreno. Son muchas cosas: el desempleo, un sueldo digno, sacar a los chicos de la calle y darles una buena educación, pagando mejor a los maestros”, enumeró a su vez Silvano.

Al borde de las lágrimas, mientras azotaba una pequeña cacerola con una cuchara de madera, Alejandra reclamó: “Realmente necesitamos seguridad, porque la justicia no está en su eje. Y la democracia necesita respeto”.

“Señora, usted no nos da miedo, nos da vergüenza”, decía el cartel que sostenía Carola: “Necesitamos que la gente salga a hablar y a decir la verdad de lo que está pasando. Estamos con una inseguridad impresionante, cansados de que nos roben y de que nos mientan y nadie haga nada. Tenemos que salir a la calle a protestar”, agregó la portadora de la pancarta.

“Ahora ya no existe el humilde digno que trabaja: existe el pobre subsidiado al que lo usan. Faltan oportunidades, pido que los maestros y médicos ganen dignamente. Pago todos los impuestos que quieran, pero que vuelva a los que lo necesitan”, se indignó a su vez Sandra.

“Vengo para que se enteren que no estamos de acuerdo con muchas de las medidas que toman, fundamentalmente con que se metan cada vez más en lo privado; falta poco para que se metan en nuestras casas. Quiero las libertades de la Constitución y no a la reelección eterna”, se quejó Héctor.

Otro dirigente político presente, el seguidor de Rodríguez Saá Daniel Liberé, también dijo estar participando en su rol de vecino. “Miro a Lanata y pienso: si hubiera justicia en este país, o Lanata tiene que estar preso porque miente o Boudou y la Presidenta tienen que estar presos”, resumió.

 

 

Zúccaro, tranquilo
La manifestación de anoche tuvo como claro blanco al Gobierno nacional, pero no así al local. En uno de los giros a la plaza, un pequeño grupo se detuvo frente al palacio municipal para ensayar algún canto contra el intendente Humberto Zúccaro, pero la mayoría no se plegó, por lo que rápidamente desistieron.

 

 

Comentarios