Un particular pide que se liciten las tierras fiscales del Golfer’s

El country las cercó de hecho, hace décadas. Ahora, quiere comprarlas en cuotas. Un empresario ofreció pagar cuatro veces más y hacerlo en efectivo. Amenaza con ir a la Justicia si no lo toman en cuenta.
 
domingo, 16 de diciembre de 2012 · 00:00

 

por Diego Schejtman d.schejtman@pilaradiario.com

 

Pocos días antes de que el Concejo Deliberante convalide la venta de tierras municipales al country Golfer’s tras un debate plagado de polémicas, un nuevo actor entró en escena para hacer aún más compleja la trama de la negociación.

Se trata de un empresario que se presentó tanto en el Concejo como ante el Ejecutivo para exigir que ese lote –unos 18.300 metros cuadrados de tierras fiscales- sean vendidos mediante una licitación pública. El propio iniciador del expediente se postuló como interesado en la compra y, por si fuera poco, ofreció condiciones mucho más convenientes que las pactadas entre el gobierno y el Golfer’s.

Las notas fueron presentadas el viernes ante el Concejo y el Ejecutivo. Están firmadas por Carlos Fabián Rambaud, que ofrece pagar unas 4 veces más que la oferta hecha por la administración del country. Y a diferencia de esta, propone pagar la tierra al contado en lugar de hacerlo en cuotas.

El texto de ambas notas es el mismo. Señala que, según las publicaciones periodísticas que dieron cuenta de la operación, la tierra “se comercializa a 22 pesos el metro cuadrado en varias cuotas a través de una venta directa”.

Así, señala que “el método legalmente correcto implicaría un llamado a licitación pública o privada”. De ese modo, el interesado deja constancia escrita de su oferta: “86 pesos el metro cuadrado, pagados al contado efectivo”.

La diferencia entre ambas ofertas es sustancial: de los cerca de 400 mil pesos que pagaría Golfer’s, a más de 1,6 millones ofrecidos por el particular.

Pero si la tentación de una oferta más apetecible para el erario público no fuera suficiente para hacer cambiar de idea a los funcionarios encargados de autorizar la venta, el empresario recurre a un argumento más persuasivo: “en caso de no ser tenida en cuenta la oferta, nos reservamos la revisión judicial de la cuestión”, advierte antes de cerrar la nota.

 

Calles

La operación de venta de terrenos públicos al country involucra unos 240 mil metros cuadrados de tierras. De ellos, solo 18.300 constituyen el lote en disputa; el resto está formado por calles que el country alambró dentro de su perímetro y que ahora debe comprar.

Pero si las calles no pueden ser usadas más para su destino original de vía circulatoria –más allá de quién sea el titular de su dominio- el terreno de marras puede tener el destino que sus propietarios le asignen.

De hecho, desde que lo incorporó forzosamente a su perímetro, el Golfer’s usa esa tierra como extensión de su campo de golf, el corazón de la urbanización.

Según trascendió, el interesado en la compra tiene otro destino en mente: la construcción de un colegio privado que brinde servicios a los vecinos de las diferentes urbanizaciones de la zona.

Para eso, además de desafectar el terreno que linda con el country, sería necesario que la calle pública que, según el plano catastral, lo separa de la urbanización, sea abierta al tránsito. Esa vía uniría el hipotético colegio con la ruta 34, que une Pilar con Luján y que está pronta a ser pavimentada por primera vez.

 

Escándalo

La presentación del empresario a la que tuvo acceso El Diario pone en jaque el acuerdo alcanzado entre la administración del Golfer’s y el Ejecutivo municipal, pacto que debería ser convalidado por el Concejo en la sesión del próximo jueves, la última ordinaria del año.

Ese acuerdo establece en 5 millones de pesos el precio de venta de los 240 mil metros cuadrados –con las calles incluidas-, que debería ser pagado en 3 años. Son dos años menos que el plazo original ofrecido por el country y aceptado por el gobierno.

Aquel primer acuerdo, sin embargo, generó una fuerte polémica cundo concejales del oficialismo salieron a denunciar públicamente lo bajo del precio ofrecido y lo flexible de los plazos.

Miguel Saric y Fabio Gómez fueron los encargados de sostener una ardua pulseada con el country. Aunque fue el primero el que se llevó la peor parte.

De temperamento incendiario, Saric se trenzó en ásperas discusiones con los representantes del country hasta que en plena reunión de la comisión de Obras Públicas del Concejo, que el edil preside, el presidente de la urbanización, Salvador Ruggieri, prácticamente lo echó del recinto.

El episodio terminó con Saric asistido en el hospital con un cuadro de hipertensión y un cúmulo de repudios a la actitud del countrista, a la que Fabio Gómez comparó con la de los “patrones de estancia”.

Ahora, el acuerdo que parecía encaminado cuando se modificaron los plazos de pago vuelve a quedar en entredicho. Una oferta mucho mayor podría derivar en una licitación para deshacerse de las tierras. O bien obligar al country a sentarse a barajar de nuevo las cartas. Y esta vez, le toca al Estado ser mano.

 

 

1.600.000

pesos es lo que ofreció un empresario por las tierras fiscales de las que se apropió el country Golfer’s y que ahora están en venta.

 

  

Acusaciones
El canje que no fue

Cuando la negociación por el precio de la tierra que el country Golfer’s pretende comprarle al Municipio se había trabado, el concejal oficialista Miguel Saric ofreció una receta. La misma que, dice, pone a disposición en cada ocasión similar: la del canje de tierras.

El edil entregó a los representantes de la urbanización un listado con diferentes lotes que podrían servirle al Municipio con fines comunitarios: escuelas, centros deportivos, salas de salud.

Esa propuesta generó la reacción de los countruistas, que dijeron ver ahí acciones poco claras. Sobre todo, por la insistencia de Saric en un terreno perteneciente a la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Pilar, que el propio edil integra.

 

Comentarios