Emoción en el 25º aniversario de la muerte de Luis Lagomarsino

Familiares, militantes y amigos hicieron un acto en el cementerio. Destacaron sus valores humanos. El domingo, El Diario edita un suplemento especial.

viernes, 14 de diciembre de 2012 · 00:00

Familiares, allegados, amigos y viejos militantes del peronismo local se congregaron hoy en el cementerio municipal para homenajear a Luis Lagomarsino, intendente entre 1983 y 1987, al cumplirse el 25º aniversario de su fallecimiento.

El acto comenzó pasadas las 18.30, siendo la primera acción el descubrimiento de una placa recordatoria en el mausoleo donde descansan los restos de “Luiso”. Además, se entregaron ofrendas florales por parte de familiares, el consejo pilarense del Partido Justicialista y el intendente Humberto Zúccaro.

Luego de un minuto de silencio seguido de un aplauso, llegó el momento de las alocuciones. En primer lugar tomó la palabra un histórico militante del peronismo local, Rolo Lascar, quien casi no pudo hablar, desbordado por la emoción.

A él le siguió el ex secretario privado de Lagomarsino, Dino Boeri, quien afirmó que el homenajeado “fue el gran maestro de todos nosotros, como político y ser humano. Fue un hombre de un compromiso humano extraordinario. Si prometía algo y no lo podía cumplir, se enfermaba”. Por su parte, Rosita Ledesma, otra militante de trayectoria, aseguró que “Luiso fue como un padre, me condujo en la política y en la vida”.

Uno de los nietos de Lagomarsino, Hernán Moreno, dijo en representación de la familia que “fue el mejor abuelo que podía tener”. Por último llegó el turno del intendente Humberto Zúccaro, indicando que “se lo conoce fundamentalmente por buena persona. Siempre tendía al diálogo y se abrazaba con sus opositores”. Y agregó: “Luiso marcó la historia de muchos compañeros”.

Suplemento

Como un homenaje a quien dejó un recuerdo imborrable en los pilarenses, El Diario publicará con su edición del domingo el suplemento especial “Luiso Lagomarsino, el último caudillo”, investigación que hará un recorrido biográfico inédito.

El protagonista tuvo una vida de película: fue sucesivamente albañil, cuidacoches, canillita, boxeador, recitador, dueño de una estación de servicio, pero sobre todo un político de raza, siendo esa la faceta por la que pasó a la historia este vecino de Villa Morra que comenzó su actividad en el radicalismo, para abrazar los ideales del peronismo en 1945.

Su temprana muerte (con apenas 62 años) a solo dos días de haber asumido su segunda etapa como intendente de Pilar, no hizo más que agrandar el mito de Luiso, quien sigue vigente a un cuarto de siglo de su partida.

Los textos estarán acompañados por un abundante material fotográfico que, acompañado de documentación de todo tipo, le darán forma a este suplemento especial dedicado al pilarense más querido.

Comentarios