El Concejo apura la redacción del nuevo código contravencional

Durante todo el año se avanzó en la reforma de la ordenanza que fija las infracciones y sus multas. Buscan aprobarlo antes de fin de mes. Unificará toda la legislación que hoy está dispersa.
martes, 11 de diciembre de 2012 · 00:00

Cuando faltan unas pocas semanas para terminar el año y con él, el período legislativo, el Concejo Deliberante apura una de las ordenanzas que había estado al tope de la agenda desde comienzos del 2012: la reforma integral de la ordenanza contravencional.

Aunque la mayor parte del año se les fue en reuniones previas y cuestiones formales y hasta el momento no se redactó ni un solo artículo del nuevo proyecto, los ediles no descartan que, con un poco de trabajo adicional, la nueva norma pueda estar sancionada antes del 31 de diciembre.

El peronista disidente Diego Ranieli preside la comisión especial conformada para analizar la reforma. Ayer, señaló que se buscará llevar un proyecto definitivo al recinto antes de fin de año.

Es que la idea era cambiar la ordenanza que establece qué conductas constituyen infracciones y sus respectivas multas durante el 2012. Este, año, justamente, la ordenanza actual cumplió 30 años de vigencia, desde que fue redactada en 1982, durante la última dictadura.

 

Todo junto

Ranieli recordó que durante el año se mantuvieron reuniones con diferentes sectores, sobre todo los que tendrán a su cargo la aplicación de la nueva ordenanza.

Entre ellos, pasaron el juez de Faltas, Sebastián Zamarripa, y el equipo de inspectores del Ejecutivo municipal.

La idea es que una vez que se sancione la nueva ordenanza pueda aplicarse sin inconvenientes. Ese es el camino inverso al recorrido otras veces, cuando se sancionaron ordenanzas regulatorias que luego fracasan en su aplicación concreta.

Además, según anticipó Ranieli la idea es incorporar en un solo corpus normativo toda la legislación que hoy está en ordenanzas separadas. Por caso, todo lo vigente en materia de regulación de la actividad de diversión nocturna, con sus muchas prohibiciones y obligaciones pocas veces cumplidas.

De todos modos, hasta el momento el trabajo les llevó a los ediles más tiempo de previsto. Ayer, Ranieli admitió que recién en estos días están comenzando a escribir el articulado del proyecto.

Por eso, el opositor adelantó que en caso de que no lleguen a tratar el tema en la sesión del 20 de diciembre –última ordinaria el año- podría convocarse a una extraordinaria para después de la Navidad.

La comisión especial que analiza la reforma está integrada por concejales de todos los bloques, a la que ya fueron convocados funcionarios de diferentes áreas.

La idea original fue la de aggiornar una norma que el tiempo se encargó de dejar obsoleta. De hecho, el actual código establece sanciones para una serie de faltas que parecen haber quedado anacrónicas y, en algunos casos, bordean el ridículo. Por ejemplo, prohíbe dejar las bicicletas en la vereda y obliga a ponerles alarma. También prevé multas para el que camine por la calle usando short de baño.

El cambio de código persigue dos fines principales: modernizar el cuadro de las faltas que contempla y endurecer las sanciones para los asuntos que se consideren cruciales.

Entre los temas a los que apuntaron los ediles están las sanciones para lugares que vendan alcohol fuera de los términos permitidos y a los que dejan entrar menores.

 

Desacato 

Desde su aprobación en 1982, la ordenanza contravencional  ha ido sufriendo pequeñas reformas. Una de las más significativas se dio en el año 2003, cuando  se derogó el artículo 100, quitando la figura de “desacato” del texto.

 

Ejemplos

Las infracciones que quedaron en el pasado 

La actual ordenanza 44/82 contempla algunas reglas insólitas que, por los propios usos y costumbres ya quedaron en desuso, pero que ahora deberán salir del todo del texto normativo.

Varias de ellas refieren a las infracciones vehículos. “Mirar hacia atrás sin motivo que lo justifique” o “cortar filas de escolares, procesiones o cortejos fúnebres”, contemplan multas de 10 a 15 sueldos municipales, actualmente fijados en unos 2.237 pesos cada uno.

De la misma manera, establecen multas de hasta diez sueldos por “salpicar las aceras o desplazar el agua o barro de la calzada hacia los transeúntes”.

Las normas incluyen a las bicicletas: prohíbe dejarlas sobre la vereda y establece multas para las “que no estén provistas de sistema de alarma”.

También habrá multas de 20 sueldos para colectivos que no tengan libro de quejas. Está prohibido, además, “el uso de radios o aparatos estereofónicos”.

Otras de las prohibiciones contempladas en la norma actualmente vigente son:

• Uso de la indumentaria de baño en la vía pública, transportes públicos o en locales comerciales.

• También establece que “se impondrán hasta dos sueldos de multa por cada canino que circule sin bozal”.

• Y habrá “hasta tres sueldos de multa por lavar automotores en la vía pública, o ubicar en la misma vehículos con destino a la venta”.

Comentarios