Empiezan a alimentar a Santino con leche materna

Es el bebé al que dieron por muerto en el Hospital Sanguinetti. Se le siguen suministrando antibióticos. El intendente criticó a los funcionarios del área Salud.
 
sábado, 1 de diciembre de 2012 · 00:00

Santino Franco, el bebé prematuro que fue dado por muerto en el Hospital Juan C. Sanguinetti de Pilar, continúa en estado crítico y se lo comenzó a alimentar con leche materna a través de una sonda.

El parte fue dado a conocer por Cristina Trubbo, jefa del Servicio de Neonatología del Hospital Hugo Meisner, de Presidente Derqui, donde se encuentra internado el bebé. La médica precisó sobre Santino que “su estado es crítico” en su 13º día de internación (nació el pasado 18 de noviembre).

Trubbo indicó además que el bebé “pesa 560 gramos, está manteniendo su peso y continúa con asistencia respiratoria mecánica”. En tanto, señaló que la alimentación de Franco “es parenteral y ayer (por el jueves) se le inició su alimento con leche de madre por sonda”.

Finalmente, la médica destacó que “se le continúan administrando al bebé antibióticos” y precisó que el Hospital Meisner “tiene todos los elementos para darle la asistencia que requiere el bebé en una unidad de terapia intensiva neonatal”.

Por otra parte, trascendió que en la noche del jueves Gisele Franco, la mamá de Santino, fue visitada por la pediatra del Sanguinetti que le salvó la vida a su hijo. La joven de 21 años decidió pernoctar en el hospital para estar más cerca del bebé.

 

Testigo

En la tarde de ayer, una lectora se comunicó espontáneamente con El Diario para dar su testimonio, ya que estuvo en el Hospital Sanguinetti la noche en que dieron por muerto a Santino. La mujer, identificada como C.F., prefirió no dar su nombre completo debido a que buena parte de su familia no conocía su estado de salud.

“Después de lo de Santino, la próxima paciente creo que fui yo –relató-. Cuando la médica me atendió hablaba con otra señora que justo le había traído el acta... Y allí hablaban de una chica que se acostó en la camilla y expulsó, textualmente según ellas, ‘una cagadita así’, haciendo señas con los dedos de algo de no más que 10 centímetros...”.

La mujer continuó diciendo que “mientras hablaba con ella la doctora Villegas me atendió a mí, que me había sentado a esperar hacía como una hora. Me hizo el tacto y me dijo ‘cuello cerrado, señora, tiene un poquito de pérdida’. Obviamente yo lo sabía, por eso estaba allí. Me dijo que tomara Progest y que hiciera reposo, y que cuando pueda me haga una ecografía... Me fui al lado, a la clínica Fátima, pagué en el momento y me hice una eco de forma particular”.

Allí, “la ecógrafa me dijo que no veía el embrión y que volviera a ver a la doctora (mi embarazo era de 8 semanas). Volví al hospital, me anoté y me senté al lado de una chica que me preguntó ‘¿Estás para la ginecóloga? Yo hace 2 horas que espero’, me dijo, mientras se retorcía peor que yo”.

C.F. agregó que “una hora más tarde me llama a mí desde otro consultorio, porque esta chica había quedado internada. Vio mi eco y me dijo ‘claro, no hay embrión, pero no te puedo dejar internada ahora. Andá a tu casa y cuando no des más de los dolores y tengas muchas pérdidas volvé’.

Obviamente no volví a ir, el aborto espontáneo se produjo en mi casa, los dolores me los banqué sola, y me contienen mi marido y mis amigas...”.

Y concluyó: “Esa ‘doctora’ capaz que es médica, pero de profesional no tiene nada. Que no vuelva esta señora a trabajar, por lo menos no donde los que no tenemos obra social tenemos que caer sí o sí en manos de ella”.

 

 

13
días de internación lleva Santino Franco en el Hospital Hugo Meisner. Su peso continúa siendo de 560 gramos.

Comentarios