Tras el infarto, Marcelo Castillo tendrá al menos un mes de licencia

El presidente del Concejo Deliberante sería dado de alta entre el martes y el miércoles. Pero no podría volver al trabajo hasta fines de febrero. Lo reemplazará el concejal denarvaísta Diego Ranieli.

domingo, 22 de enero de 2012 · 00:00

 

Marcelo Castillo con su vice, Diego Ranieli, que lo reemplazará por un mes.


El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Castillo, evolucionaba favorablemente ayer tras haber sido sometido el viernes a una agioplastía y a la colocación de tres stent como consecuencia de un infarto.
Aunque se estima que entre el martes y el miércoles Castillo recibiría el alta del hospital Austral, donde se encuentra internado, el funcionario no podría reasumir su puesto al frente del deliberativo al menos hasta fines de febrero.
Según adelantó ayer el secretario de Salud de la Comuna, Pablo Atchabahián, “el primer mes tiene que ser de control y cuidado estrictos. Es al menos lo que se le va a recomendar, que sea ese el tiempo que nos tomemos para definir su pronóstico, que se ve muy bueno”, sostuvo.
Entrevistado por el programa radial SOS noticias, el médico evaluó que en un mes Castillo “tiene que recuperar toda su fuerza para volver al trabajo, con los cuidados del caso”.
Hasta entonces, el Concejo Deliberante quedará en manos de dos opositores: el denarvaísta Diego Ranieli, vicepresidente primero , y el duhaldista Sixto Desanto, vice segundo.
De todos modos, no está definido que vaya a convocarse a alguna sesión durante febrero, a pesar de que ediles de la oposición venían pidiendo pista para tratar algunos proyectos propios.

Buena evolución
Según el relato de Atchabahián, Castillo pasó una buena noche, y ayer se encontraba  de buen humor y se alimentó.
“Pasó buena noche, sin dolores ni molestias. Los exámenes de laboratorio mostraron que las encimas bajaron a la mitad y se le va a hacer un ecodopler para ver cómo responde el ventrículo” afectado por el infarto, señaló Atchabahián ayer por la mañana. Horas después, se informó que el resultado fue satisfactorio.
“Fue un infarto de cara anterior del ventrículo, que nunca lo descompensó, siempre se mantuvo alerta y conectado, lo que nos permitió actuar tranquilos y con toda la calidad técnica y médica adecuada”, describió el funcionario.
Castillo ingresó a las 11 de la mañana del viernes al Sanguinetti, luego de manifestar dolores en el pecho. Allí se le diagnosticó un infarto agudo de miocardio en evolución y se decidió el traslado al Austral.
El primer parte médico difundido el mismo viernes informó que en la clínica se le realizó una angioplastia y se le colocaron tres stent, dos en la arteria descendente anterior y otro en la arteria circunfleja.
Atchabahián contó ayer que todo el procedimiento duró entre 45 y 60 minutos y que, luego, Castillo fue internado en una habitación.
“Nos dijo que se sentía bien, como si no hubiera tenido nada. Estaba de buen ánimo, siempre acompañado por la familia”, contó el médico.

Cuidados especiales
Atchabahián es optimista. “Esto ya es algo pasado, que se resolvió en tiempo y forma. Ahora hay que ayudarlo a Marcelo para todo lo que sea prevención secundaria, el cuidado de su salud, su dieta, su ejercicio y, fundamentalmente, su diabetes”, advirtió.
Justamente, explicó que esa última condición es la que constituye el mayor factor de riesgo para el presidente del Concejo, que deberá encarar un profundo cambio de hábitos para prevenir un nuevo episodio.
“Ahora depende de Marcelo que esto le sea muy aleccionador para que sea muy estricto en la dieta, el ejercicio, el cuidado de cuerpo. Está más que nunca en manos de él cuidarse”, sostuvo Atchabahián.
De todos modos, confió en el que el paciente –también médico- será el primer interesado en cuidarse. “En esto es una persona metódica, él mismo va a poner el pie en el acelerador del cuidado. Eso es lo que decimos desde el sistema (sanitario) y él más que nadie lo promueve”, afirmó.


Cuidados
Para prevenir el  riesgo cardíaco

El secretario de Salud, Pablo Atchabahián, sostuvo que la prevención de las enfermedades coronarias requiere la realización de controles médicos periódicos, “más cuando hay factores de riesgo”, como diabetes, sobrepeso, o hipertensión.
“No da seguridad absoluta, pero una conducta saludable y chequeos periódicos achican las probabilidades de padecer eventos imprevistos”, señaló.
“El síntoma agudo, que pude pasarle a cualquiera, con o sin antecedentes, es un dolor que se reconoce como opresión en el pecho, aunque no tiene lugar preciso”, indicó Atchabahián. De hecho, señaló que el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Castillo, lo describió “como si estuviera tragando un pedazo de carne más grande y me costaba tragarlo”.
También puede darse en forma de un fuerte dolor estomacal, ya que “el corazón está en íntimo contacto con el diafragma y produce un dolor reflejo sobre ese músculo  y sobre el estómago”.

 
En los públicos no se consigue
El procedimiento médico al que fue sometido Marcelo Castillo a raíz de su infarto –una angioplastía con colocación de stent- no está disponible en el sistema público de salud municipal. De hecho, el titular de la cartera sanitaria local, Pablo Atchabahián, señaló que en caso de que un paciente sin obra social requiera ese tratamiento para salvar su vida, debe ser derivado hacia La Plata o a un centro asistencial que tenga convenio con la Provincia.

Comentarios