Internaron por un infarto al presidente del Concejo

Marcelo Castillo fue atendido en el Sanguinetti y derivado al Austral. Le practicaron una angioplastía y le colocaron tres stent. Ediles y funcionarios piden por su recuperación.
sábado, 21 de enero de 2012 · 00:00

 

Castillo evoluciona bien y estuvo despierto en todo momento, dice el parte.

 

por Diego Schejtman

d.schejtman@pilradiario.com

 

El presidente del Concejo Deliberante de Pilar, Marcelo Castillo, fue internado de urgencia, ayer, a raíz de un infarto agudo de miocardio, según se informó oficialmente.

Castillo ingresó poco antes del mediodía al Hospital Central Juan Cirilo Sanguinetti, de Pilar, con un malestar en el pecho. Allí se comprobó el diagnóstico y se lo derivó al Hospital Austral, donde se le practicó una angioplastía y se le colocaron tres stent.

Médico y político, Castillo es una figura política clave del oficialismo. Asumió el 9 de diciembre último su tercer período consecutivo como concejal, a la cabeza de la lista que llevó al intendente Humberto Zúccaro a la reelección. La misma fórmula se mantiene desde el 2003, lo que convierte al concejal en una suerte de virtual viceintendente (ver aparte).

Ayer, figuras del oficialismo y de la oposición desearon la pronta recuperación del titular del deliberativo, a quien destacaron tanto en su aspecto político como en el humano.

Según el parte médico oficial firmado por el secretario de Salud de la Comuna, Pablo Atchabahián, y el director del Sanguinetti, Gustavo Niotti, “el paciente estuvo despierto durante todo el procedimiento” que se “realizó sin ningún tipo de complicaciones”.

Asimismo, se informó que finalizada la intervención, Castillo “fue llevado a la unidad coronaria para su observación y control evolutivo”. 

En diálogo con El Diario, Atchabahian adelantó que Castillo permanecerá internado al menos hasta el miércoles. “Eso es lo habitual para un paciente con un infarto”, explicó.

Asimismo, reveló que tras la colocación de los stent la evolución es favorable “con una percusión del corazón satisfactoria”.

Aunque el médico indicó que el pronóstico definitivo de la evolución se obtendrá recién pasados tres meses desde el episodio de ayer, aseguró que “en el 90% de los casos, el tratamiento funciona muy bien”.

 

Trabajando

Según pudo saber El Diario, Castillo se despertó ayer a la madrugada a causa de un dolor agudo en el pecho. Sin embargo, al poco rato se sintió mejor y dejó pasar la situación. Tanto, que unas horas más tarde concurrió a su oficina del Concejo Deliberante para ultimar algunos detalles de trabajo antes de emprender sus vacaciones, el próximo domingo.

Sin embargo, con el correr de las horas el malestar persistía, por lo que decidió dirigirse hasta el hospital, distante unas tres cuadras y media de las oficinas del Concejo, para realizarse un chequeo.

Según el parte médico, Castillo llegó a las 11 al centro asistencial. “En dicho hospital se realizaron los procedimientos adecuados para el evento coronario, siendo internado en la unidad de terapia intensiva para realizar estudios diagnósticos y tratamiento. En dicha unidad se le diagnostica infarto agudo de miocardio en evolución”, se informó.

“Dado que el paciente presentaba historia clínica en el Hospital Austral, se decidió continuar el tratamiento de su infarto con su médico de cabecera, por lo cual fue trasladado en ambulancia  a las 12”, continúa el informe.

Castillo fue ingresado al Austral por la guardia, “y tras ser asistido por su médico de cabecera, el mismo decide realizar procedimiento endovascular (angioplastía), en el servicio de Hemodinamia, a cargo de su jefe, Dr. Juan Manuel Telayna, el cual realizó el procedimiento”.

La intervención “consistió en colocar dos prótesis endovasculares (stent) en la arteria descendente anterior y otro stent en la arteria circunfleja”, describe el parte médico (ver aparte).

 

Todas las voces

El intendente Humberto Zúccaro y concejales tanto del oficialismo como de la oposición, coincidieron ayer en manifestar sus deseos de pronta recuperación para Castillo.

“Le deseo lo mejor y que se recupere lo antes posible”, sostuvo Zúccaro, quien reveló que fueron él y sus colaboradores los que decidieron la pronta internación del presidente del Concejo.

“Tiene un buen pronóstico, ahora hay que esperar las próximas 72 horas para conocer su evolución”, indicó.

Por su parte, la presidenta del bloque de concejales del Frente para la Victoria, Liliana Alfaya, visitó ayer a Castillo poco después de la intervención.

“Le dijimos que vamos a poner los pasacalles, porque se los merece tanto como la Presidenta”, bromeó Alfaya. Es que hace dos semanas, en el mismo hospital, Cristina Fernández fue operada de la glándula tiroides, en medio de una movilización de militantes.

“Estamos acompañando, al pie del cañón, como lo haríamos por cualquiera de nosotros”, sostuvo Alfaya.

El también concejal oficialista Fabio Gómez reveló su afecto personal por Castillo. “Me da mucho gusto hablar con él, es inteligente, tiene historia y coherencia. Si hubiera más personas como él en la política, la actividad estaría mucho mejor”, opinó.

Miguel Saric, compañero de bloque de Castillo, expresó su sorpresa por la noticia, al tiempo que se mostró aliviado por los informes tranquilizadores de los médicos.

“Es un gran amigo, todos los días hablamos y no sólo de trabajo, sino que sobre todo conversamos sobre las cosas de todos los días”, contó Saric.

Walter Roldán, integrante también del bloque oficialista, reveló que en un primer momento se asustó, aunque más tarde, cuando habló con Zúccaro, se quedó más tranquilo.

“Lo quiero mucho a Castillo, todos los días me enseña algo. Es un referente y tiene mucha calidez humana”, describió Roldán.

El ex concejal Roberto Fernández, actual funcionario del Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS), también se mostró sorprendido por la internación de Castillo. Se enteró a poco de sucedida, mientras participaba en Pilar de una reunión de Comité de Cuenca del Río Luján.

“Esta semana cumplió años y se estaba por ir de vacaciones. Espero que se recupere pronto y vuelva al trabajo, porque él no es de quedarse”, opinó.

Voces de los bloques de la oposición también se sumaron a los deseos de pronta recuperación. El denarvaísta Diego Ranieli calificó a Castillo “sobre todo como una gran persona, de las que no abundan”. Incluso, se permitió bromear con una de las mayores aficiones de Castillo: “Mientras no le saquen la siesta, va a mejorar rápido”, sostuvo Ranieli.

La radical Claudia Zakhem, asumida en diciembre último, sostuvo que “aunque lo conozca desde hace poco, he hablado con él justamente sobre temas de salud. Le diría que se cuide por la responsabilidad que tiene. Seguramente, en esta situación, el acompañamiento de la familia lo va a ayudar”, opinó.


Suplentes

Si mientras Marcelo Castillo se encuentra convaleciente debiera sesionar el Concejo Delibrante, lo tendría que presidir el denarvaísta Diego Ranieli, vicepresidente primero del cuerpo.

Si en la misma situación, el intendente Humberto Zúccaro decidiera dejar su cargo por al menos una semana, sería reemplazado por el concejal Ángel Barría, quien seguía a Castillo en la lista del 2011.


Perfil

Casi un viceintendente

Marcelo Leónidas Castillo es más que sólo el presidente del Concejo Deliberante de Pilar. Médico y sobrino del sanitarista Ramón Carrillo, es uno de los hombres más cercanos al intendente Humberto Zúccaro, quien le renueva su confianza elección tras elección.

Es que Castillo acompaña a Zúccaro como cabeza de lista de concejales desde el 2003. Por eso, en diciembre, había jurado por tercera vez.

Ese lugar de privilegio lo coloca casi como un viceintendnete. Es que aunque esa figura no existe como tal en la Constitución bonaerense, Castillo cumple las mismas funciones: preside el deliberativo –aunque no por ley sino por elección de sus pares- y reemplaza al jefe comunal cuando éste debe dejar su cargo.

Reconocido por propios y extraños, amante de la historia argentina cuyas páginas recorre desde las tarimas en cada fecha patria, Castillo es una de las pocas figuras indiscutidas de la política local. Un cartel difícil de conseguir en una actividad no siempre proveedora de prestigio público. n

Comentarios