Derogan los límites entre Del Viso y Alberti para forzar el diálogo

El Concejo tomó la medida de forma sorpresiva. Ahora, la situación se retrotrajo al estado anterior al 2000. En Del Viso celebran la decisión, pero generó malestar entre las entidades de Alberti.

sábado, 3 de diciembre de 2011 · 00:00

 

Los concejales sorprendieron con la inclusión del tema a último momento.

 

por Diego Schejtman

d.schejtman@pilaradiario.com

 

El conflicto entre las localidades de Del Viso y Manuel Alberti por la determinación de límites definitivos que las separen entró ahora en una nueva etapa. Fue a raíz de la decisión del Concejo Deliberante de derogar la ordenanza que establecía las actuales fronteras oficiales que, ahora, quedaron borradas.

Así, la geografía de esa extensa zona del distrito se retrotrajo a la situación anterior al 2000, año de sanción de la ordenanza que fijaba los límites, y dejó a Del Viso con el mismo dibujo que tenía cuando se incorporó a Pilar, en 1994, tras disolverse el partido de General Sarmiento.

Pero la derogación de la ordenanza tiene otro efecto: el de forzar el diálogo entre los vecinos de ambas localidades, una instancia que hasta el momento se venía intentando aunque sin resultados demasiado alentadores.

La derogación de la ordenanza 176 del 2000 se votó el jueves a la noche, en la última sesión con la actual conformación del Concejo Deliberante. La próxima vez que el cuerpo se reúna, será para la asunción de los ediles electos el último 23 de octubre (ver aparte).

La posibilidad de derogar la norma se venía barajando en los últimos tiempos, pero su concreción no dejó de ser sorpresiva. Es que el tema no se incluyó entre los puntos del orden del día sino en los expedientes sobre tablas, es decir, los que llegan sin despacho de comisión y se agregan a último momento.

Esa decisión no fue casual: tuvo como objetivo evitar que se movilizaran vecinos de ambas localidades, sensibilizados por la situación.

 

El adiós

El proyecto de derogación fue sostenido por la concejal Marcela Campagnoli, de la Coalición Cívica, presidenta de la comisión de Legislación. Esa fue su despedida de la banca, que deberá dejar el 10 de diciembre.

Para la edil, la ordenanza que se dejó sin efecto había sido “pergeñada” con la intención de declarar localidad a Manuel Alberti y dotarla de un código postal, dos condiciones de las que carecía hasta el momento.

A su vez, atacó los dos puntos más flojos de la ordenanza, un cuerpo normativo de por sí errático y pobre. Para la edil, antes de fijar los límites era necesario escuchar las opiniones de las organizaciones de la comunidad, algo que establece la ley provincial de tierras 8912 y que no se hizo.

La otra falencia detectada fue la falta de intervención de las áreas de Planeamiento y Urbanismo de la Municipalidad, también ordenada por la legislación. En el caso de la ordenanza 176, en cambio, actuaron las direcciones de Catastro y Tierras.

De todos modos, fue necesario que los ediles pidieran un cuarto intermedio para dejar sentadas algunas aclaraciones. Entre otras, que no buscaban derogar los puntos centrales de la ordenanza, como la declaración de localidad de Alberti.

“Hubo errores en esa ordenanza que hoy debemos subsanar, ya que por ejemplo no se le dio participación a la ciudadanía como debería ser, y eso se logra retrotrayendo la situación previa a esa ordenanza, que tanta disputa ha generado entre localidades hermanas”, sostuvo Campagnoli.

“Ahora lo que hay que hacer es definir los límites, porque no existen desde que Del Viso pasó a ser parte de Pilar, en 1995. Pero la ordenanza era nula por donde se la mire”, adelantó la edil.

Por su parte, la vecina de Del Viso y presidenta del bloque oficialista, Liliana Alfaya,  apuntó que la medida “no significa darle los barrios en disputa a Del Viso, sino abrir un camino de diálogo para que ambas localidades se pongan de acuerdo y definan sus límites”.

 

Dos ciudades

La medida cayó de manera muy distinta a uno y otro lado de los hoy más difusos límites. En Del Viso, la decisión del Concejo Deliberante fue celebrada como un paso hacia un diálogo que termine en la definición del conflicto; en Alberti, resaltaron el profundo malestar que generó la derogación de la ordenanza.

El abogado Juan Manuel Moraco, asesor de la Comisión por Del Viso Ciudad, señaló que la medida fue “bien recibida, como parte de lo que estábamos pidiendo para poder avanzar de ahora en más en el diálogo”.

De hecho, la derogación de la ordenanza 176 era uno de los requerimientos de la comisión, que siempre la consideró viciada de nulidad.

Pero el hecho más relevante que destacó Moraco fue que, de ahora en más, los vecinos y las instituciones de todos los barrios tendrán el ámbito de participación para definir el futuro.

A su vez, sostuvo que la nueva etapa no sólo deberá definir los límites de las localidades, sino también planificar su desarrollo.

Para eso, señaló dos etapas de trabajo: la primera para seguir profundizando el incipiente diálogo iniciado con la Junta Vecinal de Alberti. La segunda, más técnica, necesitará el apoyo de las áreas específicas del Municipio.

“Hay que hacer un trazado sustentable, cuya legitimidad no se vuelva a cuestionar en el futuro”, advirtió. Y adelantó que, aunque en las próximas semanas pueda haber alguna reunión, seguramente el trabajo comenzará ya entrado el 2012.

En Alberti, sin embargo, el clima ayer era diferente. Los miembros de la Junta Vecinal, entidad que lleva adelante el diálogo con Del Viso, manifestaron su “profundo malestar” por la sorpresiva decisión del Concejo.

El vocero de la entidad, Carlos Olivola, manifestó incluso su temor de que la medida venga a entorpecer un diálogo que, por primera vez, se estaba dando entre las dos localidades, sin demasiados avances, pero al menos en el mismo idioma.

Incluso, señaló que la concejal electa Ana Cequeira, miembro de la entidad de Alberti, también se mostró molesta por no haber sido consultada por quienes serán sus pares desde la semana que viene.

Contentos o enojados, unos y otros no tendrán más salida que la de comenzar a dialogar para encontrar una solución a un conflicto que se prolongó durante demasiado tiempo y que ya pide a gritos una resolución definitiva.


La 176 del 2000

Una ordenanza confusa que ya no existe

En rigor, la ordenanza 176 del 2000, derogada el jueves por el Concejo Deliberante, no establece los polémicos límites entre Del Viso y Manuel Alberti. Sólo pide al Ejecutivo que tome esa determinación, lo que el gobierno del entones intendente Sergio Bivort hizo luego a través de un decreto.

La ordenanza derogada es un texto confuso y más bien pobre tanto, desde el punto de vista normativo y discursivo.

Sus intenciones explícitas son las de declarar localidad a Alberti y pedir su conversión en ciudad a la Legislatura bonaerense, además de dotarla de un código postal.

En su artículo 1º, sin embargo, abre la puerta a lo que luego fue el conflicto limítrofe con Del Viso: “Procédase al trazado de los límites de Manuel Alberti, incluyendo la franja de la localidad de Tortuguitas que pertenece al Distrito del Pilar”.

La próxima ordenanza que surja de las actuales negociaciones deberá por fuerza ser más clara y fundamentada para evitar que, en el futuro, vuelva a despertar cuestionamientos.


HCD

La última sesión con caras viejas

La del jueves pasado fue la última sesión del Concejo Deliberante antes del recambio legislativo del próximo 10 de diciembre. Aunque se especulaba que antes de esa fecha podría convocarse a una extraordinaria para designar al próximo Defensor del Pueblo, se confirmó que el tema no se tratará antes del 15 de diciembre, ya con la conformación surgida de las elecciones del 23 de octubre.

En la última sesión, no faltaron las polémicas. Una serie de excepciones a emprendimientos para aumentar la densidad y la altura más allá de lo que permite el Código de Zonificación generó controversias entre opositores y oficialistas que, al final, impusieron su mayoría.

Por primera vez, también hubo algún rechazo al otorgamiento de la licencia que, desde su asunción como concejal, viene pidiendo la primera dama, María del Carmen Rodríguez.

Es que la opositora Marcela Campagnoli comparó el caso con el del piquetero Raúl Castells, a quien el Congreso Nacional impedirá asumir porque para hacerlo primero debería renunciar una mujer lo que, según el oficialismo, violaría el cupo femenino.

En el caso local, la situación es similar ya que a Carmen Zúccaro la reemplaza un hombre, el dirigente camionero Oscar Larramendi. En su exposición, Campagnoli apeló a la ironía, al afirmar que, en este caso, “la Presidenta me abrió los ojos”.

Otro dato de la sesión fue la presencia del duhaldista Gustavo Trindade movilizado en silla de ruedas, impedido de caminar tras someterse a una operación de columna. Trindade decidió asistir de todos modos ante las versiones de que el oficialismo forzaría un pedido de licencia ante una nueva ausencia suya.

Comentarios