Detectaron irregularidades en el sindicato municipal

Se habría pagado a proveedores con cheques sin fondos. La secretaria de finanzas pidió licencia hasta el final de su mandato. Auditarán las cuentas para saber si hubo desvío.

sábado, 26 de noviembre de 2011 · 00:00

 

Luis Molina junto al nuevo secretario de finanzas del gremio, Arturo Sánchez.

 

Una serie de irregularidades detectadas en el manejo de fondos desató una tormenta en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Pilar (STMP). Tanto que, ayer, sus autoridades debieron oficializar el alejamiento de la secretaria de Finanzas de la entidad, Graciela Rojas, quien solicitó una licencia de dos años, es decir, hasta el final de su mandato.

Rojas será reemplazada por Arturo Sánchez, a quien desde la semana que viene le esperará una tarea complicada: auditar las cuentas del sindicato para comprobar si se trató sólo de “desprolijidades”, tal como las autoridades calificaron a la situación, o si en realidad hubo desvío de fondos con fines delictivos.

En rigor, se detectó que un número aún no precisado de proveedores recibió su pago correspondiente con cheques sin fondos. Aunque hasta ayer los sindicalistas evitaron dar números, El Diario pudo saber que las diferencias detectadas rondarían los 300 mil pesos.

El secretario general del gremio, Luis Molina, fue el encargado de explicar públicamente el problema. Lo hizo en una conferencia de prensa acompañado por buena parte de la comisión directiva del sindicato y por el abogado Juan Manuel Moraco.

El letrado dio algunos detalles acerca de lo que definió como “desprolijidades administrativas”, al tiempo que aseveró que no se detectó faltante de fondos.

“Hubo una desprolijidad en la forma de afrontar los pagos por parte de quien estaba a cargo de las finanzas (Rojas). Los fondos estaban, pero no a tiempo”, sostuvo Moraco.

 

Investigación

A partir de la semana que viene, el mismo Moraco llevaría adelante la auditoría con la que se buscará determinar si el reparto de cheques sin fondos para los proveedores obedeció sólo a la impericia de quien determinó los pagos o si, en cambio, fue la consecuencia de una maniobra delictiva.

Moraco señaló que en caso de tener elementos que fundamenten sospechas en este último sentido, “la comisión directiva decidirá las medidas correspondientes”.

En todo momento, sin embargo, Molina buscó bajarle el tono a la situación. “Quiero llevarle tranquilidad a los afiliados, decirles que el sindicato está funcionando de manera normal”, dijo.

Moraco agregó que la mayor parte de los cheques rebotados ya fueron pagados, al igual que las multas correspondientes.  Actualmente, sólo quedarían 6 cheques sin fondos para levantar, según informaron las autoridades, que prefirieron no dar a conocer el monto de esas deudas.

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Pilar percibe por mes unos 400 mil pesos, la mayor parte en concepto de aporte descontado del sueldo de los trabajadores afiliados. Ese dinero se deposita en una cuenta del Banco Provincia sucursal Pilar. Pero en las últimas semanas, cuando varios proveedores intentaron cobrar los cheques con que les habían pagado se encontraron con la sorpresa de que no había dinero para responder.

Para Moraco, se habría tratado de una falla administrativa, al liberar los cheques antes de que ingresen los fondos que, de todos modos, debían ingresar.

La investigación que se iniciará en los próximos días deberá determinar si fue así o si el caso deberá llegar a instancias judiciales.


Menos becarios

Se preparan unos 70 despidos

El intendente Humberto Zúccaro confirmó ayer que en los próximos días se producirán unos 70 despidos de empleados municipales.

Ayer, durante la visita del gobernador Daniel Scioli, Zúccaro señaló que los cesanteados serán, en su mayoría, empleados contratados bajo la modalidad de becarios, la más precarizada que se le permite al Estado comunal.

De todos modos, el jefe comunal admitió que les ordenó a los responsables de cada área realizar un relevamiento de su personal, detallando las tareas que desempeñan.

La intención sería la de achicar en alguna medida la planta de personal que actualmente tiene unos 3.600 empleados, además de mejorar salarios por mérito.

 

Subsidios

El intendente Humberto Zúccaro renunció ayer de manera voluntaria a los subsidios al consumo de electricidad y gas. Lo hizo a través de la página web del Ministerio de Planificación. La misma actitud habían tomado ya el titular de la OPDS, José Molina y el concejal oficialista Walter Roldán.

 

Comentarios