SECRETOS EN REUNIÓN

domingo, 20 de noviembre de 2011 · 00:00

 

 

¿Y el incentivo?

El Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas y Municiones, no podía ser perfecto y mostró su lado flaco en la falta de incentivo a quienes entregaban sus revólveres, pistolas, escopetas y proyectiles. Por cada arma recepcionada, el programa daba un cheque de entre 200 y 600 pesos, según cual fuese la entrega. El vale bancario, hay que cobrarlo en la sucursal del Banco Nación de la calle Lavalle, en pleno centro porteño, o depositarlo si quien lo recibe tiene una cuenta bancaria. Pero en el caso de las municiones, el pago parecía una cargada, como en el ejemplo de la imagen, donde el hombre, de quien reservaremos la identidad, entregó balas calibre 22, por las que le hicieron un cheque por la suma de 2,40 pesos, los que no le alcanzaron ni para el boleto en el San Martín.

 

Guerra del cerdo

Aunque en política la juventud parece tener los límites más extendidos que los de la vida real, el próximo año en el Honorable Concejo Deliberante (HCD) las cosas estarán bien claras. Es que dentro del oficialismo, los flamantes concejales electos de la Juventud Peronista (JP), harán sentir el famoso trasvasamiento generacional. A pesar de que conformarán un solo bloque, los “más chicos” tendrán su despacho separado del resto. Ya hay varios de los actuales ediles que están pidiendo el pase, porque aseguran que todavía son jóvenes y temen que el próximo paso de los “chicos” sea interpretar la novela de Adolfo Bioy Casares “La Guerra del Cerdo”.

 

La única

Los vecinos de Villa Astolfi están que arden de bronca porque tras haber logrado la apertura de una oficina del Registro Civil en la localidad, ésta fue cerrada por el embarazo de la joven que atendía dicha oficina.

El reclamo de los vecinos fue que las autoridades colocaran a otra persona en reemplazo de la futura mamá. Pero las autoridades no tuvieron mejor respuesta que señalar que “la joven era la única persona capacitada para hacer esa tarea”. Claro está, que el enojo de los frentistas fue aún peor: “lo único que falta es que entre 300 mil habitantes que tiene Pilar, sólo haya una persona que sepa cumplimentar un trámite, después dicen que no nos tratan de tontos”, dispararon con mucha razón los vecinos. 

 


Cuestión de domicilios

En la puja por los límites que llevan adelante Del Viso y Manuel Alberti, la pelea no se centra sólo en quién se queda con algunos barrios dentro de su territorio, sino que además las acusaciones cruzadas sobre los domicilios de cada uno de los referentes, es el nuevo núcleo de la disputa.

En Alberti, aseguran que los miembros de la Junta Vecinal que renunció a la Comisión por los Límites, están todos domiciliados en Del Viso y por eso quieren entregarles los barrios y hasta acusan a una concejal electa de estar por mudarse a la localidad vecina. Mientras que desde el otro lado, dicen que el principal referente y vocero de la comisión, está domiciliado en Tortuguitas y por eso lanzó la idea de pasar todo Alberti a Malvinas.

La confusión es cada vez más grande por lo que algunos ya pidieron que marche un censo para la guerra de los límites.

 

Publicidad engañosa

Parece que varios concejales del oficialismo se sintieron estafados por la publicidad de Nextel que con unos simpáticos loros de colores prometen “radio libre, radio zarpada”. Dicen que en Del Viso y Villa Rosa, la señal no es la ideal o se corta y es imposible hablar a través de ese servicio. Y como sus escritorios están llenos de los proyectos más importantes para solucionar las demandas de los vecinos, lejos de hacer su reclamo a través del órgano correspondiente, en este caso, la oficina de Defensa al Consumidor, utilizaron sus facultades de legisladores para generar un proyecto de comunicación, para exigir a la empresa que mejore el servicio en sus localidades.

 

Comentarios