Buscan saber si multan a padres de menores alcoholizados

La ordenanza se sancionó el año pasado. Prevé sanciones a los progenitores por lo que hacen sus hijos en la vía pública. El Concejo Deliberante preguntará si se aplicó.

jueves, 10 de noviembre de 2011 · 00:00

 

La oficialista Liliana Alfaya dijo que se apela a la responsabilidad de los padres.

 

Por iniciativa del bloque oficialista, el Concejo Deliberante realizará un pedido de informes al Juzgado de Faltas, con el objetivo de dilucidar cómo está cumpliéndose en Pilar la reforma al Código Contravencional que estipula multar a los padres en el caso de que sus hijos sean encontrados ebrios en la vía pública, así como a los dueños de boliches que permitan el ingreso de menores.

En diálogo con El Diario, la concejal Liliana Alfaya expresó que “a raíz de las últimas peleas que hubo, y las próximas fiestas de egresados, queremos hacer un pedido de informes al juez Sebastián Zamarripa para que nos diga qué es lo que ocurrió con la ordenanza, qué resultados tuvo, si hubo algún caso de aplicación efectiva y cómo fue, para poder tener una estadística de su funcionamiento”.

La edil indicó que “el martes próximo lo presentaremos en comisión para que en la próxima sesión se pueda votar”.

No obstante, recordó que “seguimos apelando al compromiso de los padres, porque los chicos siguen generando las previas en las casas particulares y eso no puede regularse por ordenanza. Entonces, es una apelación al compromiso de todos para que eso no suceda, y que los chicos no salgan a la calle o lleguen a lugares de mayor concurrencia alcoholizados”.

 

Sanciones

La ordenanza fue aprobada por unanimidad a fines de 2010, luego de varios meses de reuniones con referentes de diversos sectores sociales y, sobre todo, con los responsables de la aplicación efectiva de la norma.

La medida incorporó duras multas: para los padres, las sanciones van de los 2.400 a los 8 mil pesos. En el caso de los dueños de boliches, el piso del punitorio es de 8 mil pesos, llegando hasta los 40 mil.

Asimismo, establece que en caso de que los infractores sean menores de edad “la fuerza pública que colabore en la verificación de los hechos quedará facultada para trasladarlo compulsivamente a su domicilio”.

Así, es su padre o tutor el que recibe las sanciones, que pueden ser multas equivalentes a un mínimo de tres sueldos municipales y un máximo de ocho, aunque esa sanción puede ser canjeada a criterio del Juez de Faltas por hasta 20 horas de trabajos comunitarios. De todos modos, se sostiene que ante el incumplimiento de una sentencia “el juez podrá imponer la pena de hasta tres días de arresto” al infractor.

Además, en un primer momento el Ejecutivo devolvió la ordenanza al HCD, para que se modificara el punto que indicaba que los menores debían ser llevados a una comisaría. Como se informó en su momento, existe una resolución dictada en 2004 por el entonces ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanián, que prohíbe taxativamente a la policía trasladar menores a las dependencias.

La norma, que se basa en tratados de la Comisión de los Derechos del Niño y resoluciones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, lleva el N° 1623 y sostiene que “la finalidad primordial asignada a los Policías de la provincia de Buenos Aires, es la de intervenir en protección de los derechos de sus habitantes (…) y que en materia de minoridad estos atienden a contribuir auxiliarmente”.

Sobre esto, Alfaya recordó que ante el pedido del Ejecutivo se hizo la modificación, “señalando que los jóvenes fuesen llevados al hospital de Pilar para hacerles control de alcoholemia, en el caso de que se supusiera que era esa la situación”, reemplazando así a las comisarías por el hospital público.


Uno o dos meses

Con respecto al tiempo que se le dará al Juzgado de Faltas para enviar la información, Alfaya indicó que serían “30 o 60 días, se votará en comisión. Quizás sean 30, para tenerlo en el mayor tiempo posible”.

 

Comentarios