La foto de la previa: nace una tradición en la víspera del comicio

Los candidatos a intendente se reunieron ayer convocados por El Diario. Al oficialismo lo representó su primer postulante a concejal. Hubo clima distendido, mates y política en el único cruce preelectoral.

domingo, 23 de octubre de 2011 · 00:00

 

Atrás: Ortega Sanz, Lagomarsino, Martignone y Castillo. Adelante: Trindade, Campagnoli, Cornejo y Linares.

 

 

 

Siete de los ocho candidatos que hoy competirán por la intendencia, junto a un primer postulante a concejal, coincidieron ayer en un hecho inédito: convocados por El Diario, participaron de una foto conjunta en la puerta del palacio municipal, símbolo de lo que se pone en juego en las elecciones de hoy.

De la convocatoria participaron Gustavo Trindade (Frente Popular), Marcela Campagnoli (Coalición Cívica), Carlos Cornejo (Frente de Izquierda), Gabriel Lagomarsino (Frente Amplio Progresista), Mirta Ortega Sanz (Nuevo Encuentro), Manuel Martignone (UDESO) y César Linares (Compromiso Federal). También estuvo el primer candidato a concejal por el Frente para la Victoria, Marcelo Castillo, en representación del intendente Humberto Zúccaro, el único ausente.

En una tradición de campañas sin debates, la de ayer fue la primera vez que los candidatos a la intendencia se vieron las caras y pudieron intercambiar algunas palabras. De hecho, algunos se conocieron en la reunión, como fue el caso de Campagnoli y Martignone, que intercambiaron su primer saludo.

El clima fue cordial, aunque no faltaron las alusiones a cuestiones polémicas. Fueron varios, por caso, los que se quejaron por la supuesta continuación de la campaña del Frente para la Victoria más allá del inicio de la veda electoral.

También hubo algunas recriminaciones a declaraciones recientes de Zúccaro, quien por primera vez admitió que piensa en familiares directos como posibles sucesores suyos en la intendencia.

Castillo, representante del oficialismo en la reunión, no recogió el guante de las polémicas y todo transcurrió en armonía.

 

La foto

La convocatoria de El Diario a los candidatos fue a las 10 de la mañana, frente al palacio comunal. El primero en acudir fue el radical Martignone, que llegó incluso antes que el fotógrafo y los periodistas.

El candidato de la UDESO dejó correr los minutos en un tradicional café del centro, mientras de a poco iba llegando el resto. El último en sumarse al grupo fue Trindade, que se hizo esperar casi hasta las 10 y media.

Linares fue el encargado de matizar la espera con mates. Con el termo que lo acompaña permanentemente bajo el brazo, como un montevideano de este lado del charco, el seguidor de Rodríguez Saá fue bienvenido por sus competidores.

La fiscalización para hoy fue uno de los temas de la mañana. Linares y Campagnoli compartirán la tarea como en las primarias, mientras que el resto comentó los entretelones de la puesta a punto.

A la hora de la foto propiamente dicha no hubo divismos. Los propios candidatos se ubicaron siguiendo algunos consejos del fotógrafo. Algunos hasta apoyaron la mano en el hombro del rival que les tocó al lado. Y no faltaron las risas entre toma y toma.

Funcionarios del área de prensa municipal colaboraron con la tarea, despejando por algunos minutos la puerta principal del palacio municipal.

Política nacional y algunas pinceladas internacionales, pocas chicanas y un clima casi festivo fueron los matices de la reunión. Tal vez, se trató del nacimiento de una tradición que se instale desde ahora para confirmar, en la víspera de cada elección, que la disputa de ideas no es una guerra irreconciliable, sino una puja entre proyectos con un objetivo común: mejorar la calidad de vida de los vecinos del distrito.

 

 

El detrás de escena

 

 

 

Martignone, Castillo, Lagomarsino y Campagnoli.

 

 

 

El mate de César Linares matizó la espera.

 

 

Trindade, último en llegar, saluda a Ortega Sanz

 

Comentarios