Voraz incendio en el Lugar del Milagro

El fuego se inició en los pastizales y llegó a la mampostería de la capilla. Bomberos lograron controlar las llamas y poner a salvo las imágenes religiosas que albergaba el lugar.
lunes, 4 de enero de 2021 · 11:07

En la noche de ayer, un voraz incendio afectó a "El lugar del Milagro", ubicado en la localidad de Villa Rosa, uno de los sitios de interés histórico y turístico más destacados del distrito.

El fuego se inició cerca de las 22 en en los pastizales que rodean a la capilla moderna que funciona en el lugar, que alberga dos imágenes de la Virgen de Luján, entre otras piezas religiosas. El avance de las llamas llegó a afectar a la mampostería de la estructura de 40m2 donde se realizan las celebraciones litúrgicas. 

No obstante, la rápida actuación de los Bomberos de la localidad logró impedir que el fuego continúe avanzando. A su vez, con el apoyo de la policía, lograron forzar la reja de dicha construcción para poner a resguardo dos imágenes de la Virgen de Luján y el resto de los objetos que había en su interior. 

Cabe destacar que la capilla de adobe, réplica del lugar donde se veneró a la Virgen hace casi 400 años, no fue afectada por las llamas.

Intervino el Comando de Patrullas de Pilar y personal de la Comisaría 6ta. Interviene UFI N° 1 de Pilar  a cargo de Raul Casal. La causa fue caratulada "Averiguación de Ilícito "

Historia
El lugar del Milagro funciona en las tierras que hacia el año 1630 pertenecieron a la estancia de Rosendo, a orillas del Río Luján, que era una parada obligada para carga y descarga de algunas mercaderías.

Fue allí donde se detuvo la carreta proveniente desde Brasil, encargada por el poderoso vecino de Córdoba de Tucumán Antonio Farías de Sáa, con dos imágenes de la Virgen de Luján. Luego de hacer noche en aquella hacienda, cuando tocaba retomar la marcha, todos los bueyes comenzaron a arrastrar las carretas, excepto la que contenía las imágenes. Las bestias se mantenían inmóviles a pesar de la picana de los carreteros.

El tropero a cargo dio la orden de revisar la carga. Uno de los peones bajó el cajón que contenía la talla de la Virgen, e inmediatamente los bueyes comenzaron a marchar. Sin entender cuál había sido el motivo, volvieron a cargar el cajón y otra vez la carreta se detuvo. Extrañado, el carretero indicó que bajaran el cajón que guardaba la otra imagen. Nada cambió. Permaneció pensativo algunos instantes y luego dio aviso de que trocaran los cajones. Así lo hicieron y los bueyes volvieron a andar.

Los troperos gritaron “!Milagro! Es la Virgen que aquí quiere quedarse”. Abrieron el cajón y apareció una talla de Nuestra Señora de la Limpia Concepción. Todos la adoraron y la llevaron en procesión hasta la casa de la estancia.

Un pequeño esclavo de 8 años capturado en la Costa de los Ríos, en Cabo Verde, África, fue asignado para cuidarla. Se le atribuyeron poderosas curaciones usando el cebo de las velas que se encargaba de que siempre estuvieran ardiendo ante la Virgen. Su nombre era Manuel y a ella dedicó toda su vida.

Se le construyó una ermita y numerosos pelegrinos acudieron a visitarla. Se la bautizó como “Nuestra Señora de la Concepción del Río Luján”.

Por más de 40 años continuó su culto en Pilar, hasta que en 1671 la imagen fue comprada por doña Ana Matos quien la trasladó a su estancia, distante a 30 kilómetros del Lugar del Milagro. Allí creció la aldea de Luján, hasta convertirse en la ciudad mariana de la Argentina. Aunque la imagen de la Limpia y Pura Concepción eligió las tierras de Pilar como su primer asiento.

 

0%
Satisfacción
60%
Esperanza
20%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios