San Alejo, otro barrio azotado por la inseguridad

En las últimas semanas robaron cuatro viviendas en un radio de 150 metros. En una casa maniataron y golpearon a una familia. A un comerciante le balearon la camioneta. Vecinos piden reunirse con el intendente.

San Alejo, otro barrio azotado por la inseguridad

Vecinos del barrio San Alejo, de Pilar, están en alerta luego de que en un lapso de 10 días, robaran tres viviendas y un local, en un radio de menos de una manzana, sobre la calle Naon. Por esa razón, decidieron reunirse para ver de qué modo pueden lograr poner fin a un problema que los preocupa a todos por igual.

La gota que rebasó el vaso de la paciencia de los vecinos fue el violento asalto que sufrió una familia el pasado sábado por la madrugada, cuando delincuentes armados ingresaron mientras un matrimonio y sus dos hijos dormían. Tras despertarlos, los maniataron y a Jorge, dueño de la propiedad, lo golpearon, le pegaron patadas en el piso y amenazaron con volver.

Fue Eduardo Barceló, que vive enfrente de la casa de la última familia afectada, quien decidió organizar una reunión. En diálogo con El Diario, el hombre explicó: “Hace ya unos diez años armamos un grupo con los vecinos, sobre todo para comunicarnos si vemos cualquier cosa rara. Y ahora con lo que pasó decidimos reunirnos”.

“En una semana y media, hubo cuatros robos en el barrio y ayer tras la reunión conocimos más casos. Uno de los asaltos fue en una carnicería, el dueño los quiso seguir cuando escapaban y le balearon la camioneta, un día y medio después le forzaron la puerta y le robaron”, contó Eduardo.

Y aunque la inseguridad siempre es preocupante, más aún lo es cuando pone en riesgo la vida de los vecinos. “Si entran y se llevan alguna cosa del parque, bueno, te sentís violado pero al menos es solo eso, pero los últimos casos no fueron así. La madrugada que le robaron a Jorge yo crucé a su casa, todavía estaba trabajando Policía Científica, hablé con un efectivo y me dijo que el área que tienen que cubrir es muy extensa y no dan abasto y la verdad es que eso lo podemos entender, pero nosotros no tenemos la culpa”, manifestó el frentista, que aseguró, además, que “a pesar de que San Alejo está en pleno casco pilarense, no nos dan una gota de importancia”.

“No nos hacen asfaltos, no tenemos agua corriente ni cloacas y ahora encima te cagan a tiros, estamos a la deriva”, cerró.

 

14
43

Valorar esta noticia

1% Satisfacción
2% Esperanza
92% Bronca
3% Tristeza
1% Incertidumbre
1% Indiferencia
Comentarios Libres