Sergio, el albañil sin piernas, fue asesinado por su hijo de 10 años

El niño lo mató de una puñalada al ver cómo le pegaba a su mamá. Falleció en el Hospital Sanguinetti. La mujer ya lo había denunciado por violencia de género.

En octubre de este año, el video de Sergio Juárez, un albañil que perdió sus piernas en un accidente ferroviario cuando tenía solo 8 años, se viralizó. En ese momento, se lo consideró un ejemplo de superación. Pero en las últimas horas se conoció la noticia de que el hombre fue apuñalado por su hijo de 10 años, que vio cómo el ahora fallecido golpeaba a su mamá.

De acuerdo a lo que revelaron fuentes oficiales, el trágico episodio tuvo lugar ayer cerca de las 14 en una vivienda de la localidad de Champagnat. En esa casa vivía Sergio junto a su esposa y sus hijos de 10 y 15 años.

Las mismas fuentes señalaron que la pesadilla comenzó tras una intensa discusión que, aparentemente, en palabras de los vecinos era una escena cotidiana. Allí, el hombre habría comenzado a golpear a su mujer ante la presencia de los dos nenes. Cansado, el menor de ellos tomó un cuchillo y apuñaló a su padre en la zona lumbar.

Aunque la ambulancia lo trasladó al Hospital Sanguinetti, el hombre murió luego de una intervención quirúrigica debido a la importante pérdida de sangre que le ocasionaron las heridas. 

En cuanto a la situación del menor, cabe recordar que por su edad es inimputable para la Justicia argentina. La causa recayó en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Pilar, a cargo de la fiscal Paula Romeo.

En tanto, fuentes ligadas a la investigación le confirmaron a El Diario que la mujer ya había realizado denuncias contra su marido por violencia de género este mismo año. 

242
39

Valorar esta noticia

26% Satisfacción
2% Esperanza
15% Bronca
51% Tristeza
1% Incertidumbre
1% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Pato | 26/11/2018 | 16:03
    Responder (1)
    Pos. (5) Neg. (0)
    #2
    grafico
  2. Su hijo defendió a su madre de una nueva golpiza por parte de este sujeto despreciable y ahora, además de cargar con el peso de un padre golpeador, deberá cargar con el peso de haber defendido a su madre PORQUE UNA VEZ MÁS Y COMO TANTAS VECES ANTES, el Estado les falló.