Confirman que fue descuartizado un hombre desaparecido en Derqui

Pascual Serafín Mareco tenía 30 años. Salió de su casa y nunca regresó. En septiembre, la policía encontró un cuerpo seccionado. Y ahora se comprobó que es el cadáver del joven.
martes, 9 de febrero de 2010 · 00:00

Pascual Mareco fue asesinado y su cuerpo apareció descuartizado.

 

 

La búsqueda desesperada de un joven que había salido de su casa el pasado 10 de julio para no dejar rastros tuvo su peor final: en los últimos días se confirmó que los restos humanos hallados en septiembre en un descampado del barrio Toro –Presidente Derqui- son los de Pascual Serafín Mareco, ciudadano paraguayo de 30 años y vecino de la zona. Por el hecho hay un detenido, ex pareja de una mujer que había iniciado una relación con la víctima poco antes del crimen.

Pascual, que trabajaba en una papelera del Parque Industrial, salió de su casa para -según sus propias palabras- encontrarse con una chica en la Ciudad de Buenos Aires. El último en hablar con él fue un vecino que lo encontró en el andén de la estación de trenes de Derqui, y al que Mareco le comentó sus planes. Una vez que subió a la formación, nada más se supo de él, y la búsqueda de las autoridades fueron infructuosas.

El único dato más o menos certero que manejaba la familia es el de la joven a la que Pascual viajó a visitar: dos semanas atrás, una chica de alrededor de 20 años había llegado desde Capital con la intención de alquilar una pieza en la casa de la víctima. Ella, finalmente, habría sido sólo un señuelo para tenderle una trampa fatal.

Es que, tiempo atrás, Mareco había mantenido una relación sentimental con una mujer porteña: en uno de esos encuentros, ambos fueron sorprendidos por la ex pareja de ella, un hombre con antecedentes penales, vecino del barrio de Barracas.

Según señalaron los familiares del joven, la mujer les contó que su ex esposo vivía en una villa con otra mujer y dos hijos que tiene con ella, pero que de todos modos nunca dejó de molestarla, describiéndolo como un hombre violento.

 

Hallazgo

Luego de varias semanas de incertidumbre, en septiembre se hallaron restos humanos –entre ellos una cabeza- en un lugar más cerca de lo pensado: un descampado del barrio Toro, la misma zona en la que Pascual vivía junto a su familia. El avanzado estado de descomposición no permitía identificar el cuerpo de manera inmediata.

No obstante, ya no quedan dudas de la identidad del fallecido: “En los últimos días me dijeron que es mi hijo”, expresó a El Diario Juliana Mareco, madre de la víctima. La mujer adelantó que hoy “iré a la fiscalía –el caso está a cargo de Gonzalo Acosta- para saber cuándo me van a entregar sus restos y poder darles sepultura. Ni siquiera sé dónde los tienen”.

La mujer agregó que por el crimen hay una persona detenida: “José Benítez, la ex pareja de la mujer que salía con mi hijo”. El hombre estaría alojado en la Comisaría Pilar 2º, de Presidente Derqui. “Luego de un allanamiento, en su vivienda se encontró la carcasa del teléfono celular utilizado por la mujer que citó a Pascual a verse en Capital”, indicó Juliana.

La búsqueda de Pascual Serafini Mareco tuvo el peor desenlace y aún deja varios interrogantes por resolver, como determinar si el detenido fue el autor material o intelectual del hecho -si es esto último, restaría saber quién fue el brazo ejecutor, dónde se produjo el crimen, y quién era la misteriosa mujer que lo invitó a Capital, haciéndolo subir a ese tren con destino a Retiro.

Comentarios