Opinión

Mi amiga “Flora”

domingo, 20 de febrero de 2022 · 00:02

Por Marcelo Echevarría

El miércoles pasado, día soleado de calor (hubo días peores este verano) me invitaron mis dos amigos Quique y Coco a almorzar en Tinto y Soda en su carácter de potenciales compradores de un local comercial en el casco céntrico de Pilar.

A ese almuerzo acudí con mi amiga Flora, quien se dedica a negocios inmobiliarios y a la que conozco desde muy pequeño. La finalidad era que una persona de mi total confianza asesore a Quique y a Coco para concretar esa inversión.

Si hay algo que caracterizó siempre a Flora es su desparpajo para hablar, a lo que comúnmente se lo denomina como que no tiene “pelos en la lengua” o “habla sin filtro”.

Casi sin sentarse a la mesa, Flora comenzó exaltada con su vozarrón que desde siempre la caracterizó: “¿Les parece que nos merecemos lo que nos están haciendo a todos los pilarenses? Nos sacaron el estacionamiento de la plaza. Sí, ese estacionamiento que nos permitía caminar una o dos cuadras para llegar a los locales comerciales. ¿Y para qué? Para hacer el “Paseo del Centro” y erradicar lo que hace años era patrimonio del pilarense, ese bendito estacionamiento paralelo a la plaza. Lo amaba. Moría por él. Era muy feliz encontrando un lugarcito, estacionar mi auto y caminar escasos metros hasta mi destino final. ¿Nadie se dio cuenta de que no hay estacionamientos cercanos y los pocos existentes te cobran fortunas? ¡Esta gente vive en un tupper!

Juro que quedé atónito y pensé:

¿Flora querrá vender ese local comercial?

Ella prosiguió con su monólogo:

“La Iglesia quedó hermosa, si quieren les paso la vista aérea para que la vean toda iluminada. ¡Pero lo que parimos para ver a esa Iglesia tal como hoy se encuentra! Andamios, escombros, tuvimos que caminar por las calles todos empolvados, pegajosos, chapoteando agua con cal, arena y cemento, ropa y zapatos todos enchastrados, sucios… miren, fue toda una pesadilla, un caos”.

“Hicieron un Hospital Central majestuoso. Les confieso que no lo creía terminado. Bueno aún no lo está. Muy lindas las maquetas del hospital, pero, pregunto, estando el Sanguinetti ¿Era necesario levantar otro hospital, cuando, cada vez que llueven dos gotas, tenemos que ir a comprar el pan nadando por el centro? Sí, se inunda todo. No hay obras hídricas realizadas por ninguna gestión municipal ¿No les parece que, también, eso era importante encarar? “Me olvidaba. Los palos. Seguro vieron los palos. Se los llaman los “travesaños de Ducoté” porque el ex intendente fue su gran precursor afirmando que era necesario para Pilar plantar palos con sus marañas de cables que ustedes ven al levantar su vista y pretender mirar al cielo. Sí, escucharon bien, “pretender” porque rara vez uno llega desde la calle a ver ese cielo celeste o con nubarrones sin un cablecito que entorpezca esa visión”.

Les aseguro que no había forma que mi amiga Flora pare de descargar toda su vehemencia iracunda ante Quique y Coco y, por supuesto, di por sentado que no tenía interés alguno en la venta de ese local comercial.

De pronto Flora arremetió: “Quique y Coco, ¡No saben lo lindo que es Pilar! Nos quejamos, como siempre. Esa es nuestra naturaleza. Pero vamos de a poquito tratando de salvar las asimetrías de nuestro querido casco histórico con el kilómetro 46, 50 y el Champagnat.

Logramos que mejoren la estética de nuestra Iglesia, la cual podrán verla imponente e iluminada como muchos de nosotros, nuestros padres y abuelos siempre lo soñamos.

Nuestra plaza lucirá espléndida al ensanchar las veredas aledañas y mejorar su estética. A corto plazo tendremos una Universidad Nacional de Pilar donde contaremos con cientos de estudiantes que llegarán a nuestra localidad desde diversos rincones de Argentina y se instalarán cerca de su casa de estudios (o sea, en el centro, donde ustedes comprarán este local). Hoy es el momento de invertir. El estacionamiento no será problema. Seguramente ya encontrarán un sistema que mejore el anterior, quizás, como lo están anunciando, estacionando en algunas calles a 45 grados y con alguna tecnología accesoria ¿Quién lo sabe?

“Y Para su tranquilidad, previo a la inversión que realizarán, tomen en cuenta que muchas personas que vivían en countries, con el devenir de la pandemia y al ver sus ingresos acotados, migraron hacia el centro de Pilar”.

“Y si caminan por el centro verán gente y más gente. Y ello es porque las ventas van creciendo, despacito, pero creciendo en nuestros comercios de cercanía. No como quisiéramos, pero vamos al fin para adelante después de dos años terribles conviviendo con este maldito bicho”.

“Me olvidaba, en marzo de este año llegará el tren que recorrerá Pilar/Junín/Pilar. También, se pondrá en valor la estación Panamericana que conectará con Retiro. Y un tema no menor, enfrente de la plaza está prevista la inauguración de nuestro añorado cine y un paseo gastronómico”.

“Seguramente habrá que esperar, pero pronto llegarán las obras hidráulicas, como también, soterrarán el cablerío hoy expuesto en el aire. De a poquito, pero vamos a paso firme y seguiremos avanzando. Tomen en cuenta que hasta ahora nadie hizo nada por el centro, pero hoy, al menos, renació la esperanza ya que se concretaron en dos años obras impensadas, aunque falte mucho, pero mucho por hacer. Lo cierto es que hay proyectos y, como nunca pasó, antes que se anuncien ya cuentan con los fondos para encararlos”.

Señora y señor lector, mis amigos Quique y Coco se quedaron perplejos y atónitos ante este panorama, si bien contradictorio, totalmente cierto y comprobable con solo recorrer la localidad.

Y sí, la que hablaba era mi amiga Flora, a la que siempre, desde chicos, muy chicos, la llamamos “La Gata”, “La Gata Flora”.

5
5
14%
Satisfacción
0%
Esperanza
42%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
42%
Indiferencia

Comentarios

20/2/2022 | 19:26
#0
Uno ya no entiende, si no hacen nada por el centro se quejan y si hacen ponen palos en la rueda, piden explicaciones el pelo al huevo. Los de toda la vida de Pilar no quieren que nada se modifique para quejarse de todo, cuando algo se modifica para bien gritan. Son gatas floras. Muy bueno este artículo
20/2/2022 | 11:49
#-1
Soy Nancy de Villa Morra y me encantó. Con mis setenta y larguitos años pocas veces vimos con mi esposo estas obras que ponen muy lindo el centro. La verdad una no sabe tantas quejas juntas cuando hacen una obra para el bien de Pilar. Que sigan así que no aflojen que siempre hay gatas floras por la calle y son siempre los que no tienen nada que hacer. Todos los días veo por mi tableta el diario y maravilloso lo de hoy que se cambia la cara de la Municipalidad. No aflojen . Besos a todos