El pibe que hace firuletes

Gustavo Mansilla tiene 15 años. Junto un amigo de la localidad se dedica al freestyle fútbol. ¿En qué consiste? En hacer malabares con la pelota.
viernes, 24 de agosto de 2012 · 00:00

Años atrás fue un joven Maradona frente a las cámaras de tevé que realizó un “número artístico” con la pelota en el aire antes que adelantara que iba a jugar en la selección y ganar un mundial. Luego siguieron otros como Ronaldinho dentro del campo de juego. Ahora es Neymar con sus improvisados pero bien calculados y minúsculos movimientos, entre otros líricos del buen pie.

Lo cierto es que todo jugador de fútbol amateur, de potrero o de cualquier otra superficie, ha dedicado tiempo a realizar los comúnmente conocidos jueguitos con “la número 5”.

En la actualidad, los portales de videos en Internet han alentado a los jóvenes, muchas veces sin lograr el resultado esperado, a imitar a los astros del fútbol. Pero sin embargo, hay otros que han hecho de esta afición, un pasatiempo y un regalo para los ojos ajenos, que asombrados no pueden ocultar la envidia.

Gustavo Mansilla tiene 15 años y es uno de los mentores de esta rama poco convencional del fútbol en Del Viso. Junto a Maxi Galarza, practican diariamente entre 3 y 4 horas en la plaza Martín Fierro de William Morris. “Una cosa es el fútbol y otra es el freestyle”, advierte el joven a El Diario, distinguiendo entre la pasión de multitudes y las piruetas que cada vez son más aplaudidas.

Según su experiencia, compartió que los inicios de esta actividad nacieron de un joven que trabajaba en un circo y que, mezclando su formación como malabarista con el fútbol, creó el freestyle fútbol.

“Lo aprendí mirando videos de Ronaldinho, primero. Me gustaba cuando hacía jueguitos e intenté copiarlo. Después empecé a buscar en Internet y veía que había chicos mejores”, resaltó Mansilla sobre sus primeros movimientos.

 

En competición

El freestyle fútbol aún no se ha popularizado de forma masiva, pero sin embargo, continuamente se realizan encuentros entre aquellos jóvenes del Conurbano bonaerense que dedican varias horas en practicarlo. Así, una vez al año, una empresa de energizantes organiza en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro, entre los mejores del país, el Red Bull Freestyle Football. Allí fueron Gustavo Mansilla y Maxi Galarza, donde el primero ranqueó entre los primeros 16 de los 23 participantes de la competición. Ahora deberán esperar al año próximo, cuando se realice una nueva edición del torneo, o que el freestyle adquiera mayor popularidad.

 

Un hobbie rentable 

Días atrás se conoció la historia de Luis Alberto Molina Alcaino, un chileno que en plena Avenida 9 de Julio de Capital Federal, recauda hasta 500 pesos por día compartiendo a los transeúntes y automovilistas, su destreza con “la caprichosa”, como diría el exfutbolista y periodista deportivo Quique Wolff. Con 30 años, “el crack del semáforo”, recorre distintos países de Sudamérica haciendo jueguitos y viviendo de este arte, como lo llama. Hasta el director técnico de la Selección Argentina, Alejandro Sabella, le dejó 5 pesos de propina.

Comentarios