Preocupación por una plaza en mal estado e “invadida”

jueves, 5 de julio de 2012 · 00:00

“Es una gran pena ver que nuestros chicos no pueden usar los juegos porque están casi todos rotos y encima, por la tardecita, llegan vagos que se drogan o te asaltan”, dijo una de las personas que dialogaron con El Diario en la esquina de O’Higgins y Bolívar.

Efectivamente la plaza Lumi, del barrio homónimo de Presidente Derqui, muestra un cuadro muy deprimente. Es que sus juegos fueron hechos con postes de luz cortados, abulonados y pintados, y por eso están muy lejos de básicas normas de seguridad.

Las hamacas tienen el 90 por ciento de las cadenas rotas y las que no cuelgan fueron enroscadas “para que ningún chico se lastime”. La única hamaca restante ya no es usada porque, como dicen los vecinos, se puede cortar la cadena o romper el plástico del asiento provocando que un nene se accidente.

Casi lo mismo sucede con los sube y baja porque desde hace meses algunos fueron arrancados y tirados en el piso. Algo similar ocurre con los tambores de combustible pintados y sostenidos en el aire, a modo de “caballitos”, con cadenas oxidadas clavadas a palos de iluminación pública. Y si los chicos se ven impedidos de disfrutar un espacio público, no falta la céntrica placa de mármol destruida que recuerda a su inauguración. “Acá no se salvó nada porque llegan algunos faloperos que asustan a los chicos, inclusive una nena de 11 años fue manoseada, y ni hablar cuando los domingos por la tarde se emborrachan”, agregó otro de los padres.

“Llamamos a la delegación municipal y nos dijeron que era responsabilidad de Espacios Verdes de la Municipalidad y que le iban a informar para que, al menos arreglen los juegos, pero pasan los meses y no vinieron”, aseguró una joven mamá desesperanzada.

Pero el mayor problema es la inseguridad que se registra en esa plaza. Dicen que llega una patota de jóvenes comprendidos entre los 15 y 20 años, que asustan a los chicos agarrando palos y abollan los tambores con fuertes ruidos. Acotan que llamaron a la policía, pero que cuando aparece el patrullero salen corriendo en distintas direcciones, “y si agarran a alguno enseguida lo largan porque es menor de edad”.

 

Comentarios