Los puestos de los jóvenes, una fiesta aparte

sábado, 13 de octubre de 2012 · 00:00

Más allá de los festejos religiosos que son el principal motivo de las celebraciones patronales de Pilar, y dejando de lado los espectáculos musicales que le ponen ritmo a los festejos, los alumnos del anteúltimo año de los colegios de Pilar, protagonizan una fiesta aparte.

Como cada año, los jóvenes llenan de color y alegría las calles que rodean a la plaza 12 de Octubre, con el afán de recaudar dinero para el viaje de egresados que realizarán el año próximo, y también esperando ser seleccionados como uno de los mejores puestos para llevarse también dinero extra por la creativa competencia.

Este año, el motivo que desde la UMGE han seleccionado es el de los dibujos animados. Este fue el disparador para que los adolescentes, dentro y fuera del aula, prepararan las armas para la competición.

Alrededor de la plaza, los puestos estaban adornados con motivos de Los Simpson, Scooby Doo, Las Chicas Superpoderosas, entre otros, pero también recurrieron a la memoria emotiva (quizás de sus padres o hermanos mayores) en los puestos del Conde Pátula, Snoopy, Beetlejuice y los Caballeros del Zodíaco.

“Elegimos este porque nos pareció original. Nos imaginábamos que se iban a repetir los motivos, así que buscamos los dibujos y con la ayuda de una mamá y de una compañera que dibuja muy bien, lo hicimos”, explicó una joven del colegio Almafuerte donde recrearon al Conde Pátula.

Otros fueron más allá del dibujo animado elegido y optaron por atraer clientes con promociones ingeniosas, como uno de los puestos del colegio Parroquial, que propusieron que por la compra mayor a los 30 pesos, puedan girar una ruleta para obtener sorpresas y más comida en premio.

Otro de los colegios optó por salir a buscar a los clientes de una manera más que ingeniosa: en vez de repartir folletos con las ofertas a pie, lo hicieron en una hamburguesa móvil, un vehículo similar al que utiliza el celebrado dibujito Bob Esponja.

En todos los puestos los chicos se mostraron entusiasmados por el desafío de representar a sus colegios en vistas al último año escolar. Aunque luego de varias horas de trabajar, algunos demostraron el cansancio de esta actividad. “Todavía faltan dos días y ya estoy cansada”, exclamó una joven en uno de los puestos.

Comentarios