tribuna del lector: ¡Otra vez!

domingo, 14 de agosto de 2011 · 00:00

 

por Víctor Ejgiel

 

Sí, otra vez tenemos esta bendita posibilidad de poder elegir a quienes van a dirigir los caminos de nuestras vidas en este país. Parece mentira pero entre tanta falta de diálogo, en esta oportunidad, y como siempre, el cuarto oscuro nos deja solos frente a nuestra única decisión. Y no voy a hablar de ningún partido en particular, todavía estamos en veda.

Pero esta vez estamos frente a algo nuevo, eso que surgió como una nueva propuesta de romper con los viejos vicios políticos de la imposición de candidatos. Así surgió, y así murió. Esta trampa de las elecciones internas abiertas y simultáneas, no es más que una especie de encuesta oficial sobre la intención de voto nacional, para saber qué hacer desde aquí hasta octubre con la imagen de cada candidato.

Si revisamos las postulaciones tanto a nivel Ejecutivo Nacional, Legislativo Nacional (senadores y diputados) y provincial, cada partido político no presenta más de una opción, es decir no se puede elegir entre algunos, y donde sí se reservó esta elección fue en la mayoría de las candidaturas locales donde son las únicas boletas donde podemos encontrar más de un postulante, tal vez con la idea de conseguir algún que otro gobernante que apoye en su totalidad las decisiones nacionales sin la posibilidad de discernir en algo. En realidad esa absurda posición de apoyo que viene del viejo y reacomodado (para donde dé el sol) eslogan popular de la lealtad partidaria, es, en muchos casos tan inentendible que genera los famosos simples levanta manos, que sólo ocupan lugares para, como dije antes, sólo apoyar las propuestas generadas desde el que manda, sin la opción de la creación de proyectos, sin la posibilidad de razonar en propia persona y ante la consulta popular de quienes lo votaron antes de hacerlo.

Todavía recuerdo la famosa 125 y el voto no positivo del vicepresidente en la Cámara de Senadores, cuando pareciera, porque así se hizo saber, que haber sido elegido para un cargo donde el puesto más alto lo ocupaba otra persona, los demás sólo debían obedecer la orden y cumplir, sin la opción de la propia decisión, acompañar un proyecto no tiene que ser dar el sí a todo, menos si las propias convicciones están en otra vereda. La opción de no ser un perrito faldero nunca debió abandonar la política, hoy hay que agachar la cabeza y acompañar la propuesta, sea cual fuere, nunca jamás está justificado todo lo malo por lo bueno que se haga.

Y encima no nos podemos alejar de esa sábana que se sigue imponiendo, el de las decenas de boletas, que sólo confunden a mucha gente, que en definitiva sirven para que todo aquel que no quiere complicarse se lleve la que le dieron por ahí. ¿Por qué será que Santa Fe siempre está más adelante en este nivel y presentó la tan anhelada boleta única? ¿O el voto electrónico?, donde hay que tildar o marcar un candidato para cada opción sin la necesidad fastidiosa de tener que cortar boleta, eso que nadie, o muy pocos hacen. Tal vez lo que pasa es que los ejemplos no sirven a quienes ocupan la posibilidad de su aplicación.

La verdad seguirá siendo que todavía en el cuarto oscuro estamos solos frente a todas las opciones, por complicadas que parezcan, y que sólo nuestras propias manos y en secreto pondrán la elegida y cerrarán el sobre, ese que en este caso, servirá para la “nueva encuesta nacional de intención de voto”.

Por favor, todos a votar, es muy importante que decidamos entre todos.

 

Comentarios