Tribuna del lector: Desconectar igualdad

domingo, 17 de julio de 2011 · 00:00

 

por Víctor Ejgiel

 

Hace unos años ya el entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, anunciaba con bombos y platillos la digitalización de las aulas argentinas con la, ilusa en aquel momento, llegada de una netbook por alumno. Tiempo y presidencia después, su esposa comenzó la entrega de tan preciado instrumento de acceso informático, que se aceleró a un ritmo vertiginoso desde el comienzo escolar de este año, los mal pensados dicen que son por las elecciones (idea compartida), tan vertiginoso que la velocidad de entrega superó por mucho la de la capacitación.

Con casi ninguna chance de acceso, por tiempo o por inexistencia, los docentes nunca pudimos informarnos, capacitarnos o por lo menos conocer de qué se trata todo este plan del Gobierno nacional que por más buenas intenciones tenga, su forma de aplicación es a este punto desastrosa. Nos encontramos con un montón de chicos con sus netbooks listas para… escuchar cumbias, sacar fotos y jugar jueguitos. Todo el pueblo de la Nación se enteró y vio las fotos de cómo cada chico recibía de manos de la mismísima Presidenta un equipo informático que según dictan los “acuerdos” se trataba de una netbook de fabricación nacional que no sería de venta pública para evitar robos y suspicacias.

Hoy la realidad es otra, la primera entrega de los equipos Exo fue para unos pocos, los demás recibimos otro de marca Samsung cuya venta ya encontré en varios comercios del ramo. Estos equipos necesitan de una activación en un “piso digital” que se instaló en cada escuela, dicha activación, por lo menos en mi escuela, la ESB37, jamás se explico cómo hacer, ninguno de los docentes de la escuela sabemos cómo lograr el alta que impide que las mismas se bloqueen y comiencen a trabajar en red para poder aplicar cada programa con los que contamos en estas benditas máquinas.

Sé que mi escuela no es la única con este problema y hoy los chicos empiezan sus vacaciones con una responsabilidad de cuidar una cajita negra que no la pueden usar ni para escuchar música y con bronca, que algunos dirigen a nuestras almas porque claro, somos los referentes escolares.

Nos engañaron, con la excusa de digitalizar nada, porque sumado a todo este tema ya sabemos que tampoco contaremos con internet por lo que todo será limitado a lo entregado. Seguimos siendo los eternos conformistas, los defensores del “es mejor que nada” y jamás reclamaremos como se debe que las cosas dejen de ser fotos políticas para ganar votos y se transformen en compromisos reales de soluciones reales para que la educación sea verdadera y nunca más esa eterna deuda pendiente. ¿Cuando carajo las cosas se harán bien?

 

Comentarios