Correo de Lectores

domingo, 22 de mayo de 2011 · 00:00

 

Caso Pablo Aguirre; carta de la hermana a la Presidenta

 

Sr. Director:

A través de este medio quiero dirigirme a la Sra. Presidenta de la Nación Argentina, Dra. Cristina Kirchner y medios de opinión pública. De mi mayor consideración: Mi nombre es Stella y junto con mi madre, hermana y sobrinita necesitamos su ayuda. Somos nacidos en este bendito paí­s, somos argentinos pero estamos sufriendo la barbarie de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

Mi hermano Pablo Alberto Aguirre, el dí­a 17 de marzo de 2010, sufrió un allanamiento por denuncia anónima en nuestra casa de Del Viso, Partido de Pilar, por poseer 12 plantas de cannabis cultivadas para consumo personal Causa Nº 2671 Juzgado en lo Criminal Nº 6 del Departamento Judicial de San Isidro, juez Federico Xavier Tuya, quien el 11 de mayo de 2011 lo sentenció a 4 años de prisión efectiva a mi hermano. O mejor dicho lo castigó por consumir marihuana, lo condenó por un hecho absolutamente privado.

En su sentencia le imputa un delito que está reservado a la Justicia Federal. Quiero hacer saber que mi hermano no aceptó una pena “negociada” de 1 año de prisión ofrecida antes del juicio ya que él es inocente de los cargos que le imputan y así­ las pruebas lo demuestran, sólo es un consumidor y lo hace en su ámbito privado, lo que quedó demostrado por los testigos del barrio.

Mi hermano en el juicio, en su defensa, hizo referencia mención a los dichos del Dr. Fernández de basta de imputar, culpar a “perejiles”, lo que causó una notoria molestia.

Ud. que estudió leyes le pido que se interese en esta causa, acceda a ella y verá que todo el procedimiento está fuera de forma legal. Además un dí­a después de la sentencia el juez me exigió que no hablara más con la prensa si quería mejorar la “situación procesal de mi hermano”.

Todo esto me hace temer por la integridad fí­sica, sumando todo el daño que se le está ocasionando desde que se inició la causa hasta ahora, detenido en la DDI de San Isidro, encerrado como si fuera un delincuente.

Me pregunto por qué no buscan realmente dónde están los verdaderos delincuentes. Mi hermano pasó todo el proceso judicial en libertad. El juez de Garantí­as le concedió la libertad porque coherentemente entendió que era para consumo personal. Mi hermano es un chico que trabaja y estudia, es empleado del Ministerio de Educación de la Nación hace 10 años, estudia Dirección y Producción Musical por la noche.

Cómo puede ser que se violen tan impunemente los derechos humanos de una persona. La Justicia tiene que ser igualitaria para todos, no sólo para algunos. Este proceder me hace pensar que mi hermano es un preso político. Por eso recurro desesperadamente a Ud., a este Gobierno que es un arduo defensor de los derechos humanos de nosotros, sus habitantes.

Mi hermano es inocente, queremos que se haga verdadera Justicia y se le otorgue la libertad. Jamás creí­mos que podrí­a resultar este fallo. El dí­a 11 de mayo concurrí­ con él para conocer la sentencia. El viajó con su mochila con las carpetas de estudio, confiando en la justicia y pensando que después de allí­ continuarí­a con su vida. Ahí­ fue ordenada su detención, ni siquiera pude despedirme, darle un abrazo, por Dios qué se está haciendo con mi hermano en nombre de la ley.

No puedo dejar de pensar en el sufrimiento de mi madre de 70 años el dí­a que fuimos a visitarlo, su doloroso llanto, mi sobrinita que pide por su tío adorado, única figura masculina, sostén económico de esta familia. Mi hermano es una persona que ama su familia, ama la música, no en vano los vecinos del barrio, asociaciones, empleados del Ministerio de Educación cortaron, el dí­a jueves pasado, Santa Fe y Callao exigiendo su inmediata libertad y van a seguir así­ hasta que alguien escuche y haga algo por terminar con este fallo arbitrario.

También se está pensando en marchar a los Tribunales de San Isidro donde fue juzgado para pedir por la libertad de Pablo, por su reintegro al trabajo y a sus estudios.

Por favor Señora Presidente, no permita más presos políticos ni fallos inconstitucionales, no permita que se siga arruinando la vida de una persona que sólo quiso demostrar su inocencia. Ayúdenos a terminar con tanta impunidad de los que se dicen ser “representantes de la ley” y dictar Justicia.

Somos gente de trabajo, una buena familia, mi padre nos dejó como legado el caminar la vereda de la ley, a no molestar al prójimo, mi hermano no hizo mal a nadie, es una gran persona, defensor de los Derechos Humanos, con valores, por favor ayúdenos. Basta de inocentes presos, queremos vivir en un país donde no se nos violen los derechos y no seamos tratados como delincuentes. Quedo a su entera disposición y ruego a Dios llegue este escrito a su conocimiento y nos ayude.

Estamos totalmente desesperados e inmersos en un profundo dolor sin poder entender lo que pasó. Saludo con el mayor de los respetos quien suscribe y familia.

 

Stella Aguirre (animalnocturno2007@yahoo.com.ar)

 

N. de la R.: Quien suscribe es hermana de Pablo Aguirre, el joven de Del Viso condenado a 4 años de prisión por plantar marihuana en el jardín de su casa.

 


Promesa

 

Sr. Director:

Le escribo para contarle que Boca probó a un derquino en la 9ª División. Se trata de Gonzalo P. Palpacelli, que ya estuvo entrenando en Casa Amarilla bajo las órdenes de Ramón Madoni y “El Muñeco” Madurga, quienes llevaron a las grandes ligas del mundo a jugadores como Carlos Tévez, Juan Román Riquelme y Fernando Gago, entre otros.

Tiene apenas 13 años y una estatura de 1,91 metros. Actualmente juega en la categoría 97 de River Pilar, el club de sus amores. Pero con esta corta edad ya vistió las dos camisetas de los clubes más importantes de la Argentina.

Es un 9 de área puro y goleador y con mucho estilo. Así lo definió el propio Ramón Madoni. Gonzalo empezó su carrera futbolística en la escuelita de fútbol del Club Presidente Derqui a los 5 años. Hoy está en la mira de varios técnicos argentinos.


 

Agradecimiento

 

Sr. Director:

Desde estas simples pero sencillas líneas quiero hacerle llegar y compartir con usted la inmensa alegría que hoy mi familia siente al habernos hecho posible el sueño del techo propio donde albergar todos nuestros proyectos y nuestro futuro.

Y por supuesto, el sentimiento de gratitud hacia usted y todos aquellos que hacen posible que las personas como yo gocen de estos beneficios, será de ahora y para siempre, único.

No sé cómo explicarle lo que pasa por nuestros corazones. Pero de verdad señor intendente, muchas gracias. Gracias de las grandes y por supuesto me encuentro a su entera disposición para lo que necesite convocarme. Siempre sabré estar presente y recordaré esta ayuda que nos hace cada día más seres humanos, por el resto de mi vida. Otra vez gracias y muchas bendiciones para su familia y cuente con esta mano amiga si me lo permite.

 

Cristian Leonardo Monson, DNI 27.284.391

 

Marcelo Kubrak.

Comentarios