Escapes libres y música a “todo lo que da” en la mira de los vecinos

La situación se repite cada fin de semana en el centro de Derqui. También son frecuentes las picadas. Los frentistas se quejan y dicen que no hay controles. El Municipio prometió operativos.

9 de febrero de 2011 - 00:00

 

Juan Carlos Losada, titular de Prevención Ciudadana. “Si nos llaman vamos”, dijo.

 

En verano el problema lo sufren mucho más los vecinos del centro de la ciudad de Derqui. Es que entre las motocicletas y los automóviles o camionetas, en las noches y madrugadas de los fines de semana, les cuesta descansar porque los ruidos de picadas, fuertes aceleraciones o parlantes con música a muy alto volumen ya son cotidianos.

El problema se incrementó en los últimos dos años, y desde entonces, dicen, nunca vieron un control de la Comisaría 2ª, o de Prevención Ciudadana, área clave para esos operativos que sí son implementados en otras localidades del distrito.

“Hay decenas de autos y motos con equipos de  sonido con cumbia villera o reguetón que aturden desde las 10 de la noche hasta las 5 o 6 de la madrugada”, comentaron varios derquinos reunidos con este medio. Agregaron que se reúnen en los bares o pubs y que es habitual circular por el centro con los parlantes a su máxima potencia, “y encima, como no se escuchan por el volumen, se bajan de los autos para hablar a los gritos con otros”.

Según los afectados, hay muchos menores de edad con el auto de familiares, pero no faltan los que rondan los 30 años para ostentar con sus escapes libres, luces de colores adentro y abajo del chasis, y la potencia de sus parlantes. La ingesta desmesurada de alcohol fogonea el molesto proceder y, de acuerdo a los mismos vecinos, luego de la 1 de la madrugada comienzan las picadas por la plaza Antonio Toro y, a veces, hasta en la Avenida de Mayo, frente a la comisaría.

“Varias veces llamamos a la policía, pero nos responden que esas son infracciones, no delitos, y que debe intervenir el Municipio, pero resulta que el Municipio sólo se preocupa de Del Viso, de la ciudad de Pilar o de las picadas en la Panamericana”, disparó uno de los vecinos que sale a trabajar todos los días a las 4.30 de la madrugada.

 

“Si nos llaman, vamos”

Consultado el Subsecretario de Prevención Ciudadana, Juan Carlos Losada, adujo no haber recibido ninguna denuncia de vecinos de Derqui. No obstante le llegó la información del problema cuando medios gráficos (entre ellos El Diario) publicaron una carta de lectores firmada por varias personas de Derqui.

“Si el delegado municipal (Eduardo Mancini) o el titular de la comisaría (comisario Jorge Aguilar) nos llaman para hacer operativos de control, nos organizamos y vamos”, sentenció Losada.

Se sabe que para este tipo de controles es imprescindible el apoyo policial ante los varios desmanes que se generan cuando los inspectores interceptan a los conductores ebrios o a los que carecen de la documentación del vehículo.

En tanto Losada acotó que cuenta con todo “y hasta con una grúa en caso de tener que secuestrar un vehículo con su documentación irregular o sospechoso de haber sido robado”.

En tanto a un móvil de Prevención Ciudadana se lo ve apostado sobre la Avenidas Presidente Perón (ruta 234) y a escasos metros de la ruta 8. Eso se puso en práctica desde enero y el objetivo es contrarrestar delitos en base al monitoreo de cámaras de seguridad o prevenir accidentes que puedan ocasionar los numerosos automotores que sobrepasan a otros por la mano derecha poniendo en riesgo la vida de peatones.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar