Un colegio señala al Municipio por la destrucción de su paredón

Ocurrió el viernes, en pleno temporal. En la escuela dicen que fueron máquinas municipales. Otros afirman que lo hicieron los vecinos de San Alejo, ante el peligro de inundación.
martes, 23 de febrero de 2010 · 00:00

La imagen muestra cómo fue derribado el paredón del Verbo Divimo.

 

La inédita cantidad de agua que cayó en Pilar durante la tarde del viernes (105 milímetros en una hora) desnudó una vez más las falencias del distrito. En medio del caos, parte del paredón de un colegio –el Instituto Verbo Divino- fue derrumbado en circunstancias poco claras: mientras la entidad responsabiliza al Municipio, existen versiones que señalan a los vecinos del barrio San Alejo.

Anteriormente cercado por un alambrado perimetral, desde hace unos años el campo de deportes del Verbo está rodeado por un muro. Según indicó a El Diario Alejandro Roo, representante legal, “para proteger a los alumnos, que muchas veces eran objeto de robos, piedrazos o insultos de otros chicos”. A su vez, el predio está atravesado por una zanja de grandes dimensiones por la que fluye el agua entre los barrios Agustoni y San Alejo.

Con el temporal del viernes, máquinas enviadas por el Municipio llegaron hasta San Alejo y trabajaron sobre el paredón del Instituto: al cabo de unos minutos, parte de la construcción estaba destruida. Hasta el momento, en la entidad no habían podido comunicarse con áreas municipales que dieran precisiones sobre lo ocurrido.

El representante legal agregó que “hace un par de años hubo un problema similar con inundaciones y los vecinos rompieron parte del muro –mucho menos que ahora-, para que el agua fluyera más rápido. Por eso, en la parte de abajo de la pared se colocó una reja pensando en no detener el curso del agua”. Sin embargo, ahora se volvió a destruir parte del paredón, pero en una proporción mucho mayor.

En el colegio indicaron que mientras las máquinas trabajaban y los ladrillos cedían “algunos vecinos aprovecharon para robarse parte de las rejas. Dejaron todo destruido y un enorme pozo sin explicar nada”. Roo afirmó que “no tenía sentido destruir la pared, ya que el agua pasaba entre las rejas. Queremos saber quién fue el responsable”.

El representante legal añadió: “No quisiéramos volver a levantar el muro sin que antes el Municipio nos muestre un proyecto de desagüe pluvial para la zona”, por lo que pidió “que se contacten y expliquen qué van a hacer”.

 

 

¿Los vecinos? 

El Diario intentó comunicarse ayer, sin éxito, con la Secretaría de Obras Públicas y su correspondiente Subsecretaría. No obstante, una fuente municipal consultada expresó que “las máquinas fueron a hacer una limpieza. Al paredón deben haberlo roto los vecinos, que estaban muy nerviosos”.

 

Comentarios