En Argentina se hace el mejor aceite de oliva del mundo

miércoles, 28 de septiembre de 2022 · 08:49

La olivícola mendocina Laur encabeza el ranking de las 100 mejores olivícolas del mundo, un hito no sólo para la olivícola y la provincia de Mendoza, sino para Argentina y América Latina, ya que es la primera vez que una olivícola fuera de Europa llega a ocupar el puesto N°1 del AOVE (EVOO World Ranking).

Este ranking, que se lleva a cabo hace más de trece años, permite saber qué aceites de oliva virgen extra son los más galardonados del mundo, y además los mejores por variedad o tipo y de qué lugar son. No se incluyen clasificaciones de libros o revistas, sino sólo Competiciones Internacionales, en donde las catas son a ciegas y llevadas a cabo por jurados internacionales especializados sin fines de lucro. Todos los años, antes del inicio del calendario de concursos, se publica la lista de los que se tendrán en cuenta para la elaboración del Ranking.

OLIVÍCOLA LAUR fue la primera fábrica de aceite de oliva Argentina que data de 1889. Desde entonces es pionera en la elaboración de aceite de oliva extra virgen. Ella nació como el emprendimiento de una familia francesa, iniciado por Francois Laur, legado que continuaron luego su viuda y su hijo, hasta 1940. Luego la empresa pasó por distintas manos, hasta que en 2010 lo compraron los actuales propietarios, la familia Millán, dueños también de la Acetaia Millán, que está dentro del mismo predio y es la primera y única bodega de aceto balsámico hecho al tradicional estilo de Módena, en Sudamérica.

Uno de los distintivos de la olivícola es que empezaron a elaborar líneas de blends de terroir, donde buscan la mejor expresión de los varietales según el suelo: uno es el de Altos Limpios, de la zona de Lavalle, más seca; otro el de Cruz de Piedra, de la finca propia, orgánica; y otro, el de Medrano, más gredoso, en la ladera del Río Tunuyán.

El arauco es una variedad de aceitunas que sólo existe en Argentina y en la zona de Medrano sus frutados son muy distintivos, tienen una nota fresca. Allí elaboran un blend monovarietal, con arauco de Medrano pero con una porción verde, otra en envero (cuando empieza a cambiar de color) y otra con la fruta negra, en partes iguales.

El aceite es una materia antioxidante. Desde el preciso momento en el que se arranca la aceituna de la planta, se empieza a deteriorar, por eso el trabajo consiste en tratar de frenar esos procesos de oxidación que inexorablemente van a suceder. Por eso cosechan la aceituna verde y una vez que sale de la planta, dentro de las 24 horas se hace aceite. Cuando hay aceitunas, no hay horario.

Laur posee una producción anual de seiscientas toneladas de aceite, aproximadamente un millón de botellas. El 25% de su producción se exporta a China, Japón, Alemania, Canadá, Suiza, Brasil, Panamá, Uruguay, Paraguay, Chile, Costa Rica, la Isla Guadalupe (Caribe) y Estados Unidos.

En 1996 se dio un gran paso a nivel tecnológico al cambiar las viejas maquinarias por otras mucho más avanzadas, optando por utilizar un sistema continuo de extracción centrifuga.

Los aceites ofrecidos por Laur son el Ultra Premium (Gran Laur), Premium (Gran Mendoza), Blend de Terroir (Medrano, Cruz de Piedra y Altos Limpios) y Clásico (Laur Virgen Extra).

 

 

Comentarios